Inicio / Estuve en / Sur de Inglaterra. Bournemouth.

Sur de Inglaterra. Bournemouth.

Siempre supe que volvería. Aquel agosto de 2012 abandoné Bournemouth sabiendo que lo pisaría de nuevo. Habían sido tres semanas llenas, sobre todo, de experiencias nuevas. ¡Y como revitaliza eso! Así que con mi hermano viviendo en Southampton, era una buena oportunidad para mi regreso.

El emblema de Bournemouth, su embarcadero.

Tras el día anterior en Arundel, viendo su castillo, hoy tocaba algo de playa, que para eso es verano. A eso de las 11:30 estábamos en el parque sur de Bournemouth. A diferencia de la última vez que estuve, había unas jaulas enormes con pájaros de diferentes tipos y no estaba su característico “Balloon”. Dejando a la izquierda su famoso Pavilion Theatre, donde siempre tienen algo interesante que ofrecer, esta ver era Dirty Dancing, bajamos hasta la orilla de la playa.

La parte más concurrida de la playa es la que está pegada al bonito embarcadero, quizá lo más típico del Bournemouth, que ahora han puesto de pago… Una vez aquí, hacia la izquierda del embarcadero se encuentran las famosas minicasitas de colores, colocadas por tonalidades. La gente del lugar guarda aquí sus cosas de la playa y algunos tiene montada una especie de habitación con cocina y todo. Parece increíble lo que puede caber ahí.

Hacia el otro lado de la playa hay diferentes restaurantes y bares, algunos con terraza y un lugar donde celebran bodas en la playa. Tuvimos la tentación de colarnos en la boda que había pero intuimos que en cuanto empezáramos a hablar se darían cuenta de que no casábamos ahí…

Y, frente al embarcadero, el acuario. En esta visita no he estado pero sí que entré la otra vez que estuve y me gustó bastante. También una noria, algunas atracciones y puestos de helados. En el edificio central hay algunas tiendas y un bar con una terraza en la plata de arriba con unas vistas maravillosas al mar.

Bournemouth
Bournemouth

Bournemouth

El centro de Bournemouth, the square.

Atravesamos el parque de nuevo y llegamos a su conocida “Square”, la plaza principal. ¡Vaya ambientazo! Claro, que llegaba ya su hora de comer. Para nosotros era la hora del aperitivo, así que una cervecita no vendría mal al cuerpo. Para recordar tiempos pasados, fuimos al The Moon in the square, típico pub inglés donde, cuando estudiaba aquí, solíamos venir a tomar algo por la noche (hablamos de noche a las 9…). Está frente a la plaza, antes de llegar al enorme complejo de cines y restaurantes que han hecho nuevo, donde comimos.

Para después de comer, tenía preparadas unas de las mejores cookies que he probado en mi vida, las que venden en Greggs, una cadena de pastelerías con cosas dulces y saladas para llevar. Sí, llevan kilos de mantequilla, pero también de chocolate y están riquísimas.

Con el estómago más que lleno dimos un último repaso a Bournemouth por sus calles comerciales. De la misma square, por la parte de atrás sale una calle peatonal, Commercial Road, llena de tiendas. Para mí, la más curiosa es una que vende ositos de peluche que puedes vestir de mil maneras diferentes.

La otra calle comercial, Old Christchurch Road, está hacia el otro lado. También es una calle peatonal bastante acogedora y con tiendas de diferentes tipos. La cruza Post Office Road, con algunos sitios de comida rápida.

Y así terminó mi breve pero intensa vuelta a Bournemouth, del que guardo un bonito recuerdo. Así que esta entrada va dedicada a todos los que compartieron conmigo esas semanas hace cinco año aquí.

Parque de Bournemuth
Parque de Bournemuth

About Irene Saiz Olivares

Te puede interesar

Alsacia (día 3). Haut-Koenigsbourg, Riquewihr y Kayserberg.

Comienza nuestro tercer día por los pueblo de la Alsacia francesa. Tras un primer día …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *