Inicio / Estuve en / Salamanca desde el cielo.

Salamanca desde el cielo.

Una de las vistas más bonitas que tienen las ciudades son las vistas desde las alturas. Siempre que voy a una ciudad intento subir a algún mirador para divisar todos los edificios, parques, calles… En Salamanca tenemos la posibilidad de subir a las Torres Medievales de la Catedral, con una altura de 100 metros.

La entrada coincide con la salida de la catedral vieja, a mano derecha veréis una puerta que pone Ieronimus y se accede por ahí. Cuesta 3,75 euros y, desde mi punto de vista, vale mucho la pena. Eso sí, prepararos para hacer ejercicio físico porque hay de escaleras…

El nombre de Ieronimus procede del latín y se refiere a D. Jerónimo de Perigueux, obispo francés destinado a Salamanca y encargado de la construcción de la Iglesia de Santa María. Se iniciaba así el camino que ha llevado a Salamanca a tener un Conjunto Catedralicio formado por dos templos: la Catedral Vieja (s. XII-XV) y la Catedral Nueva (XVI- XVIII).

La visita comienza visitando la Mazmorra y la Estancia del Carcelero, ambas construidas en el siglo XIII. La primera fue abierta al exterior en el siglo XVII. Aquí llegaban los que huían de la justicia buscando la protección de la Catedral.

Tras esto, pasamos a la Sala del Alcaide. Fue incialmente, y como indica su nombre, el lugar del Alcaide, el jefe de la fortaleza. Ahora, rinde homenaje a la música de las catedrales, que durante el Renacimiento y el Barroco fueron referencia en España y en Europa. Desde esta sala se puede tener también una panorámica de la Catedral Vieja desde a primera planta.

DSC_0089
Sala del Alcaide.
DSC_0092
Sala del Alcaide
DSC_0090
Vista de la Catedral Vieja.

La Sala de la Bóveda se encuentra en el interior de la Torre de las Campanas, construida en el siglo XIII. En esta sala se muestra la vida en la catedral, sus habitantes y oficios y la respuesta de las dos torres al incendio de la Torre de las Campanas en 1705 y el terremoto de Lisboa de 1755.

Salimos al exterior, a la Terraza de la Torre Mocha. Tiene vistas hacia la ciudad y el río Tormes pero, sin duda, las más espectaculares son hacia el conjunto catedralicio. La terraza es amplia y dispone de unas placas informativas donde te indican qué es cada parte de las torres de la Catedral que estás viendo.  De la misma terraza sale un pasillo exterior con una pasarela metálica para poder apreciar desde más cerca la Torre del Gallo.

Toda esta zona exterior es mi favorita, podría tirarme horas haciendo cientos de fotos. ¿Qué opináis vosotros?

DSC_0095
Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0116
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0109
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0110
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0113
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.

Continuamos la visita y entramos de nuevo a la catedral, esta vez a la primera planta de la Catedral Nueva, desde donde tendremos una panorámica espectacular. Es un estrecho pasillo en el que apenas pueden cruzarse dos personas, pero bastante largo para que no haya dificultad para poder apreciar la grandiosidad de la Catedral.

Y ahora nos toca hacer un poco de ejercicio. Poco, que lo duro viene después… Por medio de unas escaleras de caracol del siglo XVI llegaremos a la terraza situada sobre la fachada principal, la Terraza de Anaya. Desde aquí arriba se ve todo el casco antiguo de Salamanca, predominando La Clerecía y la Universidad Pontífica.

DSC_0122
Vista interior de la Catedral Nueva desde la primera planta.
DSC_0128
Vistas desde la Terraza de Anaya.
DSC_0130
Vistas desde la Terraza de Anaya.
DSC_0132
Terraza de Anaya.
DSC_0137
Torre del Campanario desde la Terraza de Anaya.

Nos quedan las dos últimas salas. La primera, la Sala del Reloj. En esta sala se habla, cómo no, del reloj de la Torre, que fue uno de los primeros en instalarse en las catedrales de España. Se puede ver la maquinaria original del reloj.

Por último, y ahora sí tras subir un buen puñado de escaleras en caracol, llegaremos a la Sala de las Campanas. En esta sala, como bien indica su nombre, se encuentran las campanas de la catedral. Es el punto más alto de la edificación y  la segunda torre histórica más alta de España, tras la Giralda. Tiene vista en las cuatro direcciones aunque unas redes impiden poder hacer buenas fotos.

Ten cuidad cuando vayas que no te pase lo que a mí, que subí a las 12 de la mañana y las campanas empezaron a resonar. Uno o dos campanazos hacen gracia pero llega un momento… ajaja. Además, como hay un semáforo para subir y bajar no pude bajar cuando quise y tuve que esperar unos minutos mientras las campanas estaban en todo su esplendor. ¿Te animas a visitarlas?

DSC_0148
Sala de las campanas.
DSC_0144
Vista desde a sala de las Campanas.

About Irene Saiz Olivares

Te puede interesar

Alsacia (día 2). Estrasburgo.

Tras el increíble y pintoresco día de ayer, visitando esos pueblos de cuento como Eguisheim, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *