Inicio / Cerca de casa / Paseando por el Roldán.

Paseando por el Roldán.

Sin duda alguna, este es mi monte favorito. Da igual que el día esté nublado o haga mucho sol, que subas por la mañana o por la tarde, que vayas solo o acompañado, subir al Roldán siempre es especial.

Quizá es el más duro de los que rodean la ciudad (si lo haces hasta la batería) pero, sin duda alguna, “las vistas merecen la pena el esfuerzo”, dijo uno de mis alumnos de 7 años cuando el curso pasado subimos hasta el mirador.

La batería del Roldán se encuentra a una altitud de 485 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, es poca la gente que realiza la ascensión al monte desde abajo del todo. Normalmente, se sube hasta el Parque de Tentegorra y se aparca el coche allí. Este parque está a unos 10 minutos en coche del centro de la ciudad. Una vez en el aparcamiento, comienza la ascensión. Casi todos los que suben al Roldán, en realidad lo hacen hasta el mirador. Esta subida dura unos 45 minutos a un ritmo normal.

roldan
Sendero al comienzo de la subida al Roldán.

Hasta el mirador te guía un sendero bastante claro, sobre todo, en la primera parte del trayecto. Solo al final se estrecha el camino un poco. Pero la llegada es espectacular, pues el mar no lo ves hasta que no llegas hasta arriba y te lo encuentras de repente.

Una vez en el Mirador, el cabo que se observa al fondo es Cabo Tiñoso y, a mano izquierda, la isla que veríamos sería la isla de las Palomas, que ha sido declarada Área de Protección de la Fauna Silvestre y Espacio Natural Protegido. En 2008 estudios arqueológicos demostraron la existencia de varios pecios o restos de naves naufragadas en los alrededores de la isla.

roldan
Vistas desde el mirador del Roldán.

Una vez en el mirador, se puede subir hasta la batería. Para ello tienes que subir el monte de la izquierda según miras hacia el mar y la encontrará en lo alto.

DSC_0121

Sin embargo, a mi me gusta más hacerlo al revés. Primero subir a la batería, pues el trayecto es más duro y luego bajar hasta el mirador con unas vistas muy bonitas. Tanto para subir a un sitio u otro, el inicio del camino es el mismo, es cuando llegas a una zona en la que ves en la ladera de la montaña, a la izquierda, un sendero bastante inclinado, cuando puedes elegir subir por ahí directamente a la batería sin pasar por el mirador.

Las vistas que verás por este camino son fantásticas, pues entras en zona de muchos árboles (dentro de lo que permite nuestro clima), se ve la bahía de Cartagena y, si está despejado, también se puede ver todo el Mar Menor (diferenciando sus islas) y La Manga. Pero, a la vez, es una subida un poco dura. Es recomendable llevar agua, pues no hay en todo el recorrido. ¿La mejor época del año? Pues en verano lo podemos pasar bastante mal, a no ser que madrugues mucho. Durante el resto del año, cualquier día podría ser bueno, aunque aconsejaría evitar los días muy ventosos.

roldan
De camino a la batería del Roldán.
roldan
De camino a la batería del Roldán.
roldan
Vistas de la zona del puerto de Cartagena durante el trayecto d subida al Roldán.
roldan
Al fondo podemos ver La Manga, el Mar Menor y sus islas.

Una vez estás arriba, te encuentras con una batería militar. Es también conocida como C-51 y es una fortificación española que fue declarada Bien de Interés Cultural el 7 de agosto de 1997.

La batería fue proyectada y construida en 1926, durante la dictadura de Primo de Rivera.

Durante la Guerra Civil fue incluida en el programa republicano de Defensa Especial Contra Aviones (DECA) con el objetivo de defender la estratégica base naval de Cartagena de los bombardeos de la aviación del bando sublevado.

Realizó sus últimos disparos en 1959 quedando fuera de servicio definitivamente en 1965. Se encuentra en zona militar, por lo que aún pertenece al Ministerio de Defensa.

DSC_0177
Vistas desde la batería del Roldán hacia el puerto de Cartagena.
roldan
Entramos a la batería del Roldán
roldan
Batería del Roldán.

¿Y tú que piensas? ¿Vale la pena el esfuerzo? Pero lo mejor viene después, tras dos horas de ruta, pocas son las personas que se resisten a tomarse una cerveza y unos michirones en el chiringuito que hay al lado del parking de coches de Tentegorra a la vuelta. ¿y tú?

Consejo: si este lugar se es uno de mis favoritos de la ciudad, imaginaros si encima podemos ver la puesta de sol aquí… sin palabras.

roldán
Desde lo alto del monte Roldán.

About Irene Saiz Olivares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *