Inicio / Estuve en / Perú. Episodio V. Nazca.

Perú. Episodio V. Nazca.

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

Las Jedi Madián e Irene siguen en el planeta peruano. Tras dejar Lima, Paracas y Huacachina llegan a Nazca con la intención de visitar las Líneas de Nazca. Solo estarán 12 horas en la ciudad pero las aprovecharán al máximo.

Son las 11 de la mañana cuando las chicas bajan de la nave en la estación de Cruz del Sur de Nazca. El trayecto desde Ica ha durado apenas dos horas y Madián e Irene tienen ganas de conocer uno de los mayores atractivos del Perú: las Líneas de Nazca.

La oficina de la agencia con la que han contratado el vuelo en avioneta, Nazca Lines Fight, se encuentra frente a las estación de autobuses, por lo que la localizan enseguida. Tras poner el regla el papeleo y dejar el equipaje (permiten hacerlo en el hotel de al lado), les dicen que volarán pronto, que estén en la oficina a las 13:oo para, desde allí, dirigirse al aeropuerto.

Con casi dos horas por delante, deciden ir a preguntar cómo poder visitar el resto de atractivos de la ciudad. Les ofrecen tours, pero al comenzar a las 15 horas no les dará tiempo. En la oficina de turismo, les dan una lista de guías oficiales para llamar y negociar precio. Finalmente, deciden contratar un droide guía con una agencia por 90 monedas cada una. Lo ven algo caro, pero el justo tiempo y una llamada que hacen a la oficina del vuelo en la que les dicen que las están esperando porque llegan tarde hace que se decidan.

Salen corriendo mientras miran que su reloj marca las 12:45. Si habían quedado a las 13 horas, ¿qué ha pasado? Les habían dicho mal la hora y llegan tarde, lo que retrasa también el vuelo de otros dos chicos que vuelan con ellas.

Las Líneas de Nazca
Las Líneas de Nazca

Las líneas de Nazca.

Sobre las 14 horas comienza el vuelo. Demasiado protocolo para volar media hora. Pero bueno, son las normas. La compañía con la que vuelan se llama Alas Peruanas. Las avionetas son para seis personas, el droide piloto, el copiloto y cuatro pasajeros, todos con ventanilla.

Con los cascos puestos, las Jedi esperan el despegue. Están deseando ver las Líneas de Nazca. Tantas veces en fotos, en la televisión… ahora serán ellas las que disfruten del espectáculo en directo.

Distintas han sido las teorías sobre la construcción de estas líneas y su razón. Algunos siguen pensando que son simplemente caminos. Otros, centros de adoración. También algunos arqueólogos piensas que fueron construidas por, al menos, dos culturas distintas.

Pero no todo es como esperan… nada más despegar Madián empieza a marearse. La avioneta se mueve de un lado a otro para que desde todas las ventanas se puedan apreciar las Líneas de Nazca. Esto no hace que la Jedi mejore y no le queda otra que coger la bolsa por si acaso…

La primeras Líneas de Nazca cuestan algo de ver. Desde tan alto, no se aprecian tan grandes como esperaban ni están tan claras como parecían. Menos mal que con el ala de la avioneta te van marcando hacia donde tienes que mirar. La ballena, los triángulos, el astronauta, el perro… Las figuras van pasando y los ojos de las chicas se van acostumbrando a lo que tienen que buscar en el suelo. Cada vez las aprecian mejor. Al menos Irene. Madián está deseando que esto acabe. ¡Menudo mareo lleva!

Tras media hora de vuelo, las chicas bajan de la avioneta. Pronto están de vuelta en Nazca. Entran a comer en una franquicia de pollos asados. Deben hacerlo rápido. En algo menos de una hora vendrán a buscarlas para la siguiente actividad.

Las línes de Nazca
El mono.

Las Líneas de Nazca

Las Líneas de Nazca
Las Líneas de Nazca
Las Líneas de Nazca
Las Líneas de Nazca

Excursión por los alrededores de Nazca.

Sobre las 4 una nave-taxi las está esperando en la puerta de la agencia donde han contratado el tour. Van a visitar los atractivos turísticos cercanos a la ciudad. De manera muy rápida, eso sí, pues sobre las 6 anochece.

El primer lugar al que se dirigen es a las Pirámides de Cahuachi. Es el más alejado de todos y, posiblemente, el que más les sorprende. El droide que las lleva les comenta cada parada. Consiste en un conjunto de pirámides de la época pre-inca. Según les explica, solo está excavado una parte, aunque bastante grande. Como suele pasar, no hay dinero para más.

Pirámides
Pirámides

Ya son casi las cinco de la tarde y se dirigen a El Telar de Cantalloc. Son unos geoglifos visibles desde la parte alta de una colina muy fácil de escalar. Su forma dibujada de líneas entrecruzadas sobre la tierra se asemeja a un telar y las espirales a un ovillo de lana. De ahí el nombre.

Telar
Telar

Cerca se sitúan los Acueductos de Cantalloc. Las Jedi se quedan sorprendidas ante estas construcciones hidráulicas en espiral que construyeron los antepasados de los habitantes de Nazca allá por los siglos I-VI d.C. Eran un total de 46 acueductos, de los que se conservan 32 y, algunos, aún en uso.

Acueductos de Cantalloc
Acueductos de Cantalloc
Acueductos de Cantalloc
Acueductos de Cantalloc

 

Por último, y ya anochecido, la nave les lleva a Los Paredones, un centro de control administrativo entre costa y sierra durante el periodo del Inca Túpac Yupanqui.

Paredones
Paredones

Aquí ya no queda ni el guardia imperial que vigila de día. Rápidamente, las Jedi dan una vuelta por la zona. Son las 6 y apenas queda luz. El camino a recorrer está marcado y ellas lo siguen hasta encontrarse de nuevo en la puerta de entrada.
Tras esto, deciden que ya es hora de volver a Nazca y descansar un poco. En teoría, les faltaría por ver los acueducto de Ocongalla pero, ya sin luz, no iban a poder apreciar nada.

Concluye la visita por Nazca.

El droide las deja en una cafetería donde reponen un poco de fuerzas. Después de descansar un poco, avanzan hasta la Plaza de Armas donde esta tarde de domingo hay mucho jaleo. Disfrutan del ambiente, la música y la gente. Cuando empieza a refrescar, se dirigen hacia un bar cercano a la estación de Cruz del Sur. Su nave sale a las 22 horas y, para matar el tiempo, toman una limonada y aprovechan para conectar el móvil.

Toca otra noche de viaje. Mañana estarán en Arequipa, donde les esperan nuevas aventuras.

Si quieres leer los anteriores episodios, pincha sobre las fotos de abajo.

p1040593
p1040701

4-ica

About Irene Saiz Olivares

Te puede interesar

Alsacia (día 2). Estrasburgo.

Tras el increíble y pintoresco día de ayer, visitando esos pueblos de cuento como Eguisheim, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *