Inicio / Estuve en / Perú. Episodio VII. La campiña de Arequipa.

Perú. Episodio VII. La campiña de Arequipa.

Hace mucho tiempo, en una Galaxia muy, muy lejana…

Las jedi se han encontrado con una adversidad que no esperaban a su llegada a Arequipa: el terremoto con epicentro en un pueblo cercano al Cañón del Colca que les impide hacer la excursión de 2 días y una noche que tenían planeada. Durante el día de hoy recorrerán Arequipa con la incertidumbre y esperanza de que abran las carreteras y pueda hacer una visita aunque sea express.

Ante la imposibilidad de hacer la excursión al Cañón del Colca, las chicas han contratado para el día de hoy un tour por la campiña de Arequipa. Les cuesta 25 soles y tiene una duración de unas 4 horas. Se encuentran en la puerta de la agencia pero no hay ni rastro del droide que deberá acompañarlas a la parada del autobús. Tras esperar 15 minutos comienzan a ponerse nerviosas. Todo han sido cambios de planes desde que llegaron a la ciudad.

Ya pasadas las 9:20 apareció un droide preguntando por ellas y las dirigió a la Plaza de Armas de Arequipa, donde las esperaba una nave turística de color naranja. Subieron y, tras recoger a varias personas más que llegaban también tarde, empezaron la ruta.

En apenas 15 minutos hicieron la primera parada en el distrito de Yanahuara, uno de los más cercanos al centro de la ciudad y de los más representativos. Sus principales atractivos son el Templo, el convento de San Juan Bautista y, el que más les llamó la atención, el Mirador. Desde aquí seguro que se podría observar cualquier ataque del Ejército Imperial. Consiste en unos arcos construidos en el siglo XIX en lo alto del barrio, desde donde se puede ver la ciudad y una panorámica de sus tres volcanes: el Misti, el Chachani y el Pichu Pichu (todos superando los 5500 metros de altura). Alguno de ellos con algo de nieve en la cima, ¡qué bonita estampa! En ellos hay algunas frases escritas de gente ilustre de la ciudad.

Arcos del mirador
Arcos del mirador
Vistas desde el mirador.
Vistas desde el mirador.

De nuevo en el autobús, se dirigen ahora al Mirador de Carmen Alto. Está algo más alejado de la ciudad y se pueden observar, de nuevo, los volcanes, además de la cuenca del río Chili y todos los campos de cultivo de alrededor. Junto al mirador, hay un quiosco que ofrece productos como la “hoja de coca” y un tubérculo típico del Perú, “la maca”, que les dieron a probar.

Vista de los volcanes desde el Mirador de Carmen Alto.
Vista de los volcanes desde el Mirador de Carmen Alto.

Anuncian que en la siguiente parada verán un mini zoo de animales típicos de la zona. Cuando las chicas bajan, lo primero que les indican es que tienen que pasar por una tienda para entrar a ver a los animales… ¡qué cosa más rara! ¿No será una trampa del Lado Oscuro? En la tienda hay, sobretodo, chaquetas y jerséis hechos con lana de alpaca, llamas, vicuñas… Y, al final de la tienda, se encuentra la puerta que las lleva a ver estos animales. Más que un zoo parece el lugar donde tienen a los animales de los que sacan la lana para la ropa. El lugar no es muy grande, pero tienen distintas especies y la guía les enseña a diferenciar unas de otras.

Por algunos sitios que anuncian en el folleto, el autobús simplemente pasa sin pararse, no parece merecer mucho la pena parar y bajarse aunque sí les van explicando qué es cada uno. La siguiente parada es en la Mansión del Fundador. La entrada no estaba incluida y las jóvenes jedi decidieron no entrar, como casi todo el mundo que iba en la nave, por lo que se toman un descanso y comen algo, al lado de algunas alpacas que hay sujetas a una cuerda.

Cuadro de los diferentes animales.
Cuadro de los diferentes animales.
Vicuña en el mino zoo.
Vicuña en el mino zoo.

La última parada del tour por la campiña de Arequipa es el Molino de Sabandia. Aquí tienen tres opciones: entrar a ver el molino de agua, un pequeño paseo a caballo o tirarse por una tirolina. La última la desecharon pronto al ver la tirolina. Era muy pequeña, más bien para niños. En cuanto al paseo a caballo, pensaron que el precio era demasiado para la ruta que iban a hacer. De modo que entraron al museo del molino que les pareció bastante interesante. Les explicaron cómo funcionaba y les dejaron un rato de tiempo libre para hacer algunas fotos. Encontraron una zona donde también había alpacas y vicuñas, incluso más que en el mini zoo.

Entrada al molino de Sabandia.
Entrada al molino de Sabandia.
Alpacas en el molino de Sabandia.
Alpacas en el molino de Sabandia.

Sobre las 13:30 las chicas estaban de nuevo en la Plaza de Armas de Arequipa. Comieron rápido y se dirigieron a varias agencias para ver si era posible hacer el Tour de Cañón del Colca al día siguiente. En algunas decían que era peligroso salir, en otras, que no. Estuvieron toda la tarde dándole vueltas a qué hacer. Finalmente, decidieron lanzarse. Era uno de los puntos clave del viaje y no querían perdérselo. Tras dar una última vuelta por el centro de la ciudad, entraron a una agencia y contrataron el tour por 200 soles con vuelta en Puno, el que sería si siguiente destino.

Campiña de Arequipa
Campiña de Arequipa

Si quieres leer el resto de aventuras por el Perú de nuestras Jedi, pulsa en los siguientes enlaces:

Episodio I. Lima.

Episodio II. Reserva Nacional de Paracas.

Episodio III. Islas Ballestas.

Episodio IV. Huacachina, Ica.

Episodio V. Nazca.

Episodio VI. Arequipa.

About Irene Saiz Olivares

Te puede interesar

Alsacia (día 2). Estrasburgo.

Tras el increíble y pintoresco día de ayer, visitando esos pueblos de cuento como Eguisheim, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *