Inicio / Lecturas / Leemos: Hacia rutas salvajes.

Leemos: Hacia rutas salvajes.

“No eches raíces, no te establezcas. Cambia a menudo de lugar, lleva una vida nómada… No necesitas tener a alguien contigo para traer una nueva luz a tu vida. Está ahí fuera, sencillamente”. Son palabras de Chris McCandless o, como él se hacía llamar en su aventura, Alexander Supertramp.

Portada del libro “Hacia rutas salvajes”

A Jon Krakauer, colaborador de la revista Outside, le tocó escribir el reportaje sobre la desaparición de Chris McCandless, de 24 años, cuyo cuerpo fue encontrado en Alaska en agosto de 1992. Tras publicar el artículo en enero de 1993, Jon siguió fascinado por la historia del joven, en la que veía similitudes con su vida, y empezó una investigación más exhaustiva que duró meses.

Hacia rutas salvajes cuenta la historia de un joven norteamericano que un día, tras graduarse en la universidad, decide dejar todo lo que tiene, donar a una organización humanitaria 24000 dólares que tenía ahorrados y quemar el dinero que tenía en el bolsillo para desaparecer. Durante dos años su familia no supo nada de él, hasta que su cuerpo apareció en un autobús abandonado en los bosques de Alaska.

Chris soñaba con una vida en estado salvaje, así que en el verano de 1990 abandona su hogar y durante dos años recorre parte de Estados Unidos y Canadá para acabar internándose en Alaska, donde estuvo dieciséis semanas viviendo en solitario, cazando animales y recolectando frutos del bosque para poder sobrevivir.

Durante la narración del libro, el escritor nos cuenta vivencias propias en las que se siente identificado con McCandless, cómo él también estuvo a punto de morir por unos ideales. También aparecen, en algunos episodios, las historias de otros jóvenes aventureros que perdieron su vida persiguiendo su sueño.

Para algunos, Chris fue un loco que pensó que se las podía apañar con nada subestimó a la naturaleza. Para otros, un valiente aventurero que, quizá por pequeños detalles de mala suerte perdió su vida. Yo pienso que todos debemos luchar por alcanzar nuestros sueños y estoy segura de que esos dos años fueron los más felices de su vida.

Esta historia fue también llevada al cine en 2007, bajo el título de Into the wild (Hacia lo salvaje).

About Irene Saiz Olivares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *