Italia – Maki On Road http://makionroad.es Blog de viajes Wed, 11 Apr 2018 22:39:23 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.7.10 Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/ http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/#respond Sun, 11 Feb 2018 21:36:31 +0000 http://makionroad.es/?p=2176 Casitas de colores mirando al mar, rutas de senderismo en acantilados, baños en las aguas del Mar de Liguria y cenas en el país de la pasta, ¿qué más se puede pedir? Todo esto (y alguna cosilla más) son las que ofrece la bonita zona de Cinque Terre, en la costa italiana. Sonaba de maravilla …

La entrada Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Casitas de colores mirando al mar, rutas de senderismo en acantilados, baños en las aguas del Mar de Liguria y cenas en el país de la pasta, ¿qué más se puede pedir? Todo esto (y alguna cosilla más) son las que ofrece la bonita zona de Cinque Terre, en la costa italiana.

Sonaba de maravilla pero, en cuanto empezamos a planificar el viaje, vino la primera duda… ¿cuánto tiempo deberíamos dedicarle? Buscando en blogs, los hay desde los que en un día ven rápidamente todos los pueblos desplazándose en tren hasta los que dedican cuatro o cinco días pasando algunas noches en estos encantadores lugares.

Nosotras, finalmente, les dedicamos tres días, teniendo nuestra base en La Spezia y desplazándonos desde allí todas las mañanas.

Día 1. Monterosso y Vernazza, primera ruta de Cinque Terre.

Nos habíamos alojado en Pisa, pues el vuelo llegó de noche y era lo más práctico. Es una de las ciudades más de paso que conozco. La gente suele llegar, ver la torre, fotografiarla de mil maneras diferentes y partir hacia su verdadero destino, Cinque Terre, la Toscana, Florencia…

Cogimos el tren sobre las 11 de la mañana hacia la Spezia. El billete cuesta unos 7 – 8 euros, el más el barato, y tarda 1h y 20 minutos. Hay otro un poco más caro que tarda 50. Al llegar a la estación, quisimos comprar las tarjetas de Cinque Terre, pero había una cola enorme, así que decidimos comprarlas cuando volviéramos para empezar a ruta por los pueblos. Nos dirigimos al alojamiento que teníamos contratado, dejamos las cosas y comimos en un restaurante cerca de la estación.

Sobre las 14:30 estábamos de nuevo en la estación de tren, compramos la tarjeta que incluye el pase al parque de Cinque Terre y los trenes durante 2 días por 29 euros.

Primera noche, Pisa.
Primera noche, Pisa.
Vistas desde el hotel.
Vistas desde el hotel.

Monterosso al Mare.

Es el pueblo situado más al norte. La idea era empezar desde arriba e ir bajando. Llegamos sobre las 15 horas y lo primero que nos encontramos al bajar del tren fue la playa. Aunque te puedes pegar un chapuzón en casi todos los pueblos, este es el que tiene lo que puede considerarse una playa, aunque con demasiada gente. Está taaaan llena que es prácticamente imposible dejar la toalla en las piedras para darte un baño. Sí, en las piedras, porque la playa no es de arena. Casi toda la zona está plagada de sombrillas y tumbonas de pago y solo hay un pequeño espacio libre. Más tarde, camino al pueblo, por el que hay que atravesar un túnel, descubrimos que hay otro pedazo de playa menos concurrido más al sur. De haberlo sabido antes, hubiéramos ido allí directamente.

El pueblo es muy mono. Calles estrechas llenas de tiendas y casitas de no más de 3 o 4 pisos de color pastel. La típica estampa italiana. Lo bonito de ellos es callejear y entrar a sus tiendas. Una vez recorrido, nos pusimos en marcha con la primera ruta por el sendero azul, la que va de Monterosso al Mare a Vernazza. Son 3230 metros que tardamos algo menos de 2 horas en hacer. Un recorrido precioso por la costa, aunque con mucho calor.

Callecitas
Callecitas
Pequeña plaza en Monterosso
Pequeña plaza en Monterosso
Sendero azul de Cinque Terre
Sendero azul de Cinque Terre

Vernazza.

Lo bonito de este pueblo es la vista que tienes desde arriba cuando te vas acercando. Desde que lo divisamos, fuimos parando en cada hueco entre matorrates para intentar hacer la mejor foto. Y la verdad es que las vistas son muy chulas.

Una vez abajo, era tanta la sed que traíamos, que hicimos un alto en el primer bar que pillamos con vistas al mar. Unas Peroni con el aperitivo típico italiano y a disfrutar del momento.

Las mejores vistas de Vernazza, aparte de las de lo alto en el camino, son desde el pequeño muelle que tiene. Si vas hasta el final, podrás ver la pequeña zona con arena donde dejan las barquitas y las casas justo detrás, además de la iglesia.

Este pueblecito también cuenta con una especie de torre a la que puedes subir para volver a ver Vernazza desde lo alto y unas bonitas vistas desde otro ángulo.

Anochecía ya y decidimos cenar aquí antes de coger el tren que nos llevaría de nuevo a La Spezia.

De camino a Vernazza
De camino a Vernazza
De camino a Vernazza
Desde lo alto, Vernazza
Vernazza desde el muelle
Vernazza desde el muelle

Día 2. Corniglia, Manarola y Riomaggiore, segundo día en Cinque Terre.

Corniglia

Apenas hora y media tardamos en hacer el recorrido de Vernazza a Corniglia. Aunque es un poco más corto, comienza con muchos escalones hacia arriba que lo hacen bastante cansado. Este pueblo es el único que no “toca” el mar, pues está bastante en alto.

Habíamos oído la posibilidad de pegarte un baño por la zona donde está la estación del tren, pero por mucho que buscamos no encontramos un lugar algo asequible pues, aunque llegamos a la altura del mar, no vimos ninguna zona que nos apañara…

Para llegar desde el pueblo a la estación hay un autobús (gratuito con la tarjeta), aunque si lo quieres hacer andando es posible caminando un empinado trayecto. Hacia la estación cuesta abajo, hacia el pueblo, al revés. Recomendamos siempre el autobús, aunque va hasta arriba de gente.

Quizá la mejor comida de viaje la hicimos aquí. Callejeando encontramos una bodega pequeñita donde nos sirvieron una tabla de quesos, unos platos de pasta y un buen vino hecho por el mismo dueño. El lugar tenía un encanto especial, con fotos del dueño por todas partes y un vídeo que aparecía en la pequeña tele donde también salía. Así, sin protagonismo casi. Claro, que por eso es su restaurante…

Después, un café en una terracita a la que ya le habíamos echado el ojo nada más llegar y a preparar nuestro siguiente destino.

 

Parece que estamos llegando a Corniglia.
Parece que estamos llegando a Corniglia.
Nuestro rincón favorito de descanso.
Nuestro rincón favorito de descanso.

Manarola

El resto de senderos de la ruta de las “Cinque Terre” continuaba cortado, así que no nos quedó otra que terminar nuestras etapas en tren. Volvimos a coger el autobús hasta la estación y en apenas cinco minutos llegamos a Manarola.

Parece mentira que viniendo de la zona mediterránea de donde venimos tuviéramos “mono” de baño… Y eso que yo no soy muy de playas,  pero es que cuando vimos a toda esa gente tomando el sol en la rampa por donde bajan los barcos y bañándose en esas apetecibles agua (sobre todo debido al calor), ¡no pudimos resistirnos!

Y aquí, entre sol y agua, pasamos parte de la tarde. Nos apetecía bastante unas horas de descanso simplemente observando las preciosas vistas que teníamos enfrente.

Tras este pequeño kit kat, subimos por la parte que queda a la espalda de la zona de baño, desde donde se ven las mejores vistas del pueblo. Y en lo alto hay un bar donde bien merece la pena pararse a tomar algo.

Ya de camino a la estación, en la calle principal del pueblo, probamos por fin la tan famosa focaccia de la zona. Y no, no decepciona. ¡Estaba buenísima!

¡Llegamos a Manarola!
¡Llegamos a Manarola!
Tomamos un poquito el sol...
Tomamos un poquito el sol…
¡Y un baño refrescante!
¡Y un baño refrescante!
Preciosas vistas de Manarola
Preciosas vistas de Manarola
Y hacia el mar...
Y hacia el mar…
¡A la rica focaccia!
¡A la rica focaccia!

Riomaggiore

De nuevo al tren y bajamos en la última parada de las “Cinque Terre”. Riomaggiore dicen que tiene el mejor atardecer de todos y no nos lo quisimos perder. No dudamos ni un momento de cuál era el mejor lugar para ver la puesta de sol, pues ya estaba hasta arriba de gente. Menos mal que somos hábiles para hacernos un hueco…

Y la respuesta es sí. Sí que merece la pena hacer todo lo posible por acabar el día en este precioso lugar. Tras un buen rato haciendo fotos, pues no solo son bonitas las vistas desde la muralla de la puesta de sol sino también del pueblo, buscamos un lugar para cenar. No fue fácil.  Estaba todo lleno y, al contrario que en el resto de pueblos, la gente iba muy arreglada.

Finalmente, una ensalada y unas pizzas para compartir, junto con unas cervezas llenaron nuestros estómagos. De postre un helado y camino a la estación.

En dos días nos ha dado tiempo a ver los cinco pueblos de “Cinque Terre”. Sin detenernos en exceso en ellos, pero sin prisa.

atardecer
Atardecer
riomaggiore
Riomaggiore

Día 3. Paseo en barco y Portovenere.

Último trayecto en tren hacia las “Cinque Terre”. De nuevo a la situada más al norte, Monterosso, para coger desde allí el barco que nos daría otra perspectiva de estos encantadores pueblos. Los barcos salen cada hora aproximadamente desde las 9:45 de la mañana. Había distintos tipos de billetes. Nosotras lo cogimos hasta Portovenere y luego con extensión a La Spezia.

Menos en Corniglia, el barco hace parada en todos los pueblos. Como nosotras ya los habíamos visitado, no bajamos en ninguno, solo disfrutábamos (a pesar del calor que hacía) de las vistas desde el mar. Todo de postal.

El trayecto dura casi hora y media si no bajas en ninguna parada. Cuando el barco hizo el último giro hacia Portovenere entendimos el por qué se le llama el sexto pueblo. El puerto es bastante más grande que el del resto de pueblos, pero el encanto es el mismo.

Paseamos un poquito por el pueblo en busca de un lugar donde comer. Nos decidimos por una terraza en la plaza que hay antes de entrar al casco antiguo. Teníamos algo de prisa ya que habíamos contratado una excursión de cuarenta minutos alrededor de un archipiélago cercano al pueblo, que se compone de tres islas: Palmaria, Tino, Tinetto. Estas islas son parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La excursión cuenta con un audio en inglés e italiano. No entiendo qué les cuesta ponerlo en español también, pero bueno. Tuvimos la suerte de coincidir con unos chicos que hablaban español y nos iban explicando un poquito las cosas que se nos escapaban.

Tras el paseo en barco, volvimos a Portovenere para terminar de ver el pueblo, helado en mano. Subimos hasta la fortaleza, desde donde hay unas bonitas vistas. Sobre las 17:30 volvimos al puerto para coger el último barco del día, hacia la Spezia.

Habíamos reservado para nuestra última noche una mesa en Pepe Nero, lugar que habíamos visto en Internet que tenía buena fama. Y estuvo bastante bien.

Vistas a la entrada de Portovenere
Vistas a la entrada de Portovenere
Portovenere
Portovenere

Y así terminaba nuestra andadura por las “Cinque Terre”, por este país que me tiene enamorada y que raro es el año que no piso… ¿caerá este verano otra vez?

Más Italia.

Cerdeña. Top 5 en playas.

Golfo di Orosei.

La entrada Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/feed/ 0
Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste. http://makionroad.es/trieste/ http://makionroad.es/trieste/#respond Sat, 10 Sep 2016 18:11:49 +0000 http://makionroad.es/?p=1216 Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Cinco jóvenes jedi se adentran en dos planetas que fueron muy dañados por las guerras Clon de principios de los ´90. Viajarán hasta Eslovenia y Croacia para llevar a cabo sus misiones. Su primera aventura comienza en Trieste, territorio italiano donde han aterrizado y donde deberán …

La entrada Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

Cinco jóvenes jedi se adentran en dos planetas que fueron muy dañados por las guerras Clon de principios de los ´90. Viajarán hasta Eslovenia y Croacia para llevar a cabo sus misiones. Su primera aventura comienza en Trieste, territorio italiano donde han aterrizado y donde deberán investigar acerca de una extraña desaparición…

Erasmo Lueger es un maestro jedi procedente de una familia noble de Trieste. Luchó en batallas contra el Imperio Austríaco de Federico III matando a un oficial imperial muy cercano a Darth Vader. Esto hizo que fuera perseguido por la Guardia Imperial y ahora mismo se desconozca su paradero.

Nuestros jóvenes jedi tienen la misión de descubrir qué pasó con Erasmo, dónde se encuetra y que es de él. Por eso, han aterrizado en Trieste, lugar de procedencia del maestro jedi y tierra conquistada por los Habsburgo, la familia que quiere acabar con la vida de Erasmo por órdenes del Lado Oscuro. Es por eso que esta ciudad tiene ese aire centroeuropeo, al ser parte del imperio Austro-húngaro hasta hace menos de un siglo.

Comienza la aventura…

Los jóvenes jedi acaban de aterrizar en Trieste y lo primero que hacen es ir a por su Halcón Milenario. Es el vehículo que utilizarán durante toda su estancia en estos planetas.

Nada más llegar y dejar su equipaje en la que sería su casa las siguientes dos noches, decidicen salir a cenar. El vuelo por la Galaxia había sido agotador. Cerca se encuentra la Birreria Forst. Al ser tan tarde, les informan de que solo les podían poner pizzas pero… ¿a qué habían venido a Italia si no? Sí,sí, habían venido a cumplir una misión, ¡pero también a comer pizzas! Las pizzas allí son caseras y cuadradas y van por centímetros. Para haceros una idea, Fer y Tomy se pidieron una de 45 cm y Bea, Isa e Irene, dos de 30 cm. Y con esto, para digerir bien, unas cervezas de la marca de allí, Forst.

Unas horas más tarde…

p1030033
Descubriendo el Castillo de Miramare.

Toca madrugar, así que sobre las 9:30 comienza la investigación sobre las personas que mandaron atacar a Erasmo. Al primer sitio al que se dirigen los chicos es al Castillo de Miramare.  La fortaleza se encuentra a algo menos de 10 km hacia el norte, aunque tardan unos 20 minutos en recorrerlos. Tras dejar el Halcón a los pies del castillo, se disponen a subir una pequeña cuesta en la que paran cien mil veces a admirar y fotografiar el paisaje. El castillo está en un lugar espectacular… ¡no sabían nada estos Habsburgo!

Por lo visto, el archiduque Maximiliano de Habsburgo regaló este castillo a su esposa, Carlota de Bélgica. Pero, como suele pasar, a ella no le bastaba y Maximiliano abandonó el castillo para convertirse en emperador de México. Desde entonces, dicen que mantiene un halo de maldición y mala suerte para quien lo posea.

El castillo es precioso por fuera. Por la parte de atrás hay unos balcones que dan directamente al mar Adriático. Desde aquí seguro  que vigilan todas las naves de la República que llegan. Tras la inspección del castillo, se dirigen hacia los enormes jardines, que llevan a otras edificaciones mucho más pequeñas. Pero ni en el castillo ni en los alrededores encuentran pistas sobre qué pudo haber sido de Erasmo, ya que Federico III nunca vivió en ese castillo. Este fu construido varios siglos después de su muerte por sus predecesores.

p1030039
Castillo de Miramare
p1030055
Castillo de Miramare
p1030064
Balcones del castillo con vistas al Adriático.

La siguiente para es el Faro de la Victoria, un poquito más al sur y camino de nuevo a Trieste. Se dirigen a él con la intención de ver si desde allí arriba se puede observar alguna prueba galáctica de naves o droides que lleven a los jóvenes jedi tras la pista del caballero Lueger. Este faro fue construido en la década de los años veinte y recuerda a los caídos en la Primera Guerra de los Clones. Es el faro con el rayo más largo de Europa y el cuarto de la Galaxia. Pero no, el faro permanece cerrado a toda persona ajena al Imperio. No les queda más remedio que volver a Trieste, ciudad de procedencia de Eramo, a seguir investigando.

p1030081
Faro de la Victoria

 

De vuelta en Trieste…

p1030086
Iglesia Ortodoxa

Los jedi vuelven a Trieste hambrientos. Se acerca la hora de comer y se dirigen a la zona del paseo marítimo. De camino, no pueden dejar de pararse ante la iglesia ortodoxa. Con esos colores llama mucho la atención. Se encuentra pegada a la zona del canal con unas terrazas muy apetecibles. Deciden andar un poco más al borde del mar y sentarse a comer en uno de los restaurantes. No viene mal un rato de descanso y reponer fuerzas tras la agotadora mañana… ¡y la tarde que les espera!

Antes de seguir con su misión, deciden meter al cuerpo unas pocas caloría más (como si no hiciese suficiente calor ya…) y pasan por la heladería Marco, dicen que la mejor heladería de la ciudad. ¡Cierto!

Ya son las 4 de la tarde y está cayendo una buena. Pero con el estómago lleno las cosas se ven de otra manera, así que se disponen a subir a la colina de San Giusto para a visitar el Castillo de San Giusto y la Catedral.

El ascenso comienza justo enfrente de la heladería, por unas escaleras que primero llevan a la iglesia de Santa María la Maggiore. Después, cogiendo una subida a la izquierda de la iglesia, comienzan a subir la colina de San Giusto.

Tras el ascenso, llegan a la Plaza de la Catedral, que contiene restos de una antigua basílica romana y la Catedral de San Giusto, del siglo XIV. En la misma catedral ofrecen la posibilidad de visitar la torre del campanario.

Cerca de la catedral se encuentra también el Castillo de San Giusto. Aquí puede estar la clave de lo que pudo pasar con Erasmo ya que parte de este castillo fue mandado construir por Federico III. En el castillo, descubren que los soldados de asalto del Imperio se dirigieron a Eslovenia hace unos días tras el joven bandolero. Ese sería el destino del día siguiente de los chicos, pero no sin antes terminar de explorar la ciudad. Nunca se sabe las pistas que se pueden encontrar…

p1030101
Santa María la Maggiore
p1030111
Catedral de San Giusto
p1030122
Plaza de San Giusto y Castillo

Al atardecer…

p1030131
Teatro Romano

Tras descansar un rato y asimilar la gran pista que acababan de descubrir, deciden salir a terminar de explorar la ciudad. Se dirigen a la Plaza de la Unidad. Pero no sin antes pasar por el teatro romano, que se ve desde la misma calle. Y es que a los jóvenes jedi les llama mucho la atención todo lo relacionado con el Imperio Romano.

A partir de aquí se dedican un poco a callejear… La Piazza della Borsa y La Piazza dell´Unità, que es la plaza europea más grande con vistas al mar. Fue construida en siglo XIX y en ella se encuentra el Ayuntamiento, el Palacio del Gobierno y el palacio de Lloyd. El en centro, la fuente de los cuatro continentes.

En el siglo XVIII este lugar fue el puerto marítimo del Imperio austro-húngaro y todos los edificios que rodean la plaza recuerdan la época de esplendor de los Habsburgo.

p1030148
Palacio de Lloyd
p1030143
Edificios plaza de la Unidad

Y es aquí donde los jóvenes jedi encuentran las pistas finales necesarias para emprender el viaje de mañana… En estos edificios que fueron construidos por los Habsburgo aún viven, sin que la gente de la calle lo sepa, guardias imperiales del Imperio Austro-Húngaro. Y, de manera sigilosa entraron al edificio y les escucharon decir que Erasmo se escondía en unas cuevas de Eslovenia… Mañana tocará aventura por distintas cuevas de este verde país, ¿conseguirán nuestros amigos saber qué ha pasado con Erasmo?

p1030156

La entrada Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/trieste/feed/ 0
Top 5. Playas de Cerdeña. http://makionroad.es/top-5-playas-de-cerdena/ http://makionroad.es/top-5-playas-de-cerdena/#respond Sat, 02 Jul 2016 19:46:36 +0000 http://makionroad.es/?p=953 Cerdeña es un paraíso para el que le gusten las aguas cristalinas. No hace falta irse al Caribe para disfrutar de espectaculares playas. Y, además, a mi modo de ver, aquí la gastronomía gana por goleada. Como se suele decir: para gustos, colores. Y eso se aplica cada vez que hay que hacer un ranking …

La entrada Top 5. Playas de Cerdeña. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Cerdeña es un paraíso para el que le gusten las aguas cristalinas. No hace falta irse al Caribe para disfrutar de espectaculares playas. Y, además, a mi modo de ver, aquí la gastronomía gana por goleada.

Como se suele decir: para gustos, colores. Y eso se aplica cada vez que hay que hacer un ranking de preferencias. Nosotros viajamos a Cerdeña en el verano de 2015. Llevábamos una lista de playas paradisíacas que habíamos ido recopilando de Internet y de amigos italianos. Pero, una vez allí, cambiamos varias veces la ruta según conocíamos gente y nos iban contando sus preferidas.

De esta manera, tras el “mejunje” de playas y de haber visitado todas las que pudimos (pues nos quedamos con ganas de muchas más), aquí está mi Top 5.

  1. Playas de la isla de Caprera. A esta isla se accede en coche por medio de la isla Maddalena, al norte de Cerdeña. A nosotros nos gusto mucho esta isla porque no tiene edificaciones ninguna, es todo natural, sin casas ni nada de eso, solo árboles y calas preciosas. En la isla Maddalena sí que vive gente. Es un pueblecito gracioso. Las playas de esta isla son de aguas cristalinas pero los días que hace viento pierde un poco de encanto y el agua está un poco revuelta. Si es un día ventoso, antes de elegir una de las calas para pegaros un remojón, preguntad a la gente de allí, qué calas son mejores ese día para ir, te lo dirán muy amablemente. El día que estuvimos nosotros eran las del sureste.
cerdeña
Playa isla de Caprera.
  1. En este lugar colocamos a Capo Giunco , en Villasimius, al sureste de la isla. Lo bonito de esta playa es que está entre el mar y unas salinas en las que se pueden ver flamencos. Sin ser tan impresionantes como otras que hemos visto, fue donde tuvimos el mejor baño, así que la colocamos en el puesto número 4. Es quizá, la más parecida a las playas que tenemos aquí en La Manga. Pero con aguas azules. El 4º lugar se lo hemos dado también porque el camino de Cagliari a Villasimius es una auténtica pasada. Vas viendo acantilados y calas con aguas azules todo el camino. Cuidado con caer en la tentación de pararos en alguna y no llegar al destino final ¡¡Nosotros casi lo hicimos!!
cerdeña
Playa Capo Giunco.
  1. La Pelosa es la típica playa que sale en google cuando buscas playas de Cerdeña. Es preciosa. El color del agua tiene un azul super bonito que invita a estar todo tiempo bajo ella. Además cubre muy poquito en muchas partes y ves a la gente jugado a la pelota o a las palas en el agua a muchos metros de la orilla. Al ser una de las más conocidas está siempre saturada de gente y es complicado, a veces, encontrar sitio para aparcar o para dejar la toalla en la arena, pero es un “obligatorio” de la isla.
cerdeña
Playa de La Pelosa
Cerdeña
Buceando en aguas cristalinas. Playa La Pelosa
  1. Li Cossi, en Costa Paradiso. Esta es una de las playas que no llevábamos apuntadas de inicio. En la playa de La Pelosa nos encontramos con unos españoles que habían estado allí el día anterior, nos enseñaron unas fotos y nos vimos “obligados” a incluirla en el recorrido. ¡Y menos mal! Pasamos por ella el día que íbamos de Alghero hacia la zona de Porto Cervo, ya que está al norte de la isla. Para unos fue la 3º mejor playa que vimos, para otros, la 2º.  El paraje que la rodea es una maravilla. Desde que dejas el coche hasta la playa tienes que andar unos 15 minutillos. El camino va al lado del mar y es muy bonito y la playa es preciosa. Tardamos el doble en hacer el camino que unía la dos ciudades y la carretera con muchas curvas, así que paciencia, ¡¡pero valió la pena!!
cerdeña
Vistas de la playa Li Cossi.
  1. Y la ganadora es… La cala Goloritzé, en el Golfo di Orosei. No podía ser de otra manera cuando le dedico un post solo para este golfo. Sin duda nos quedamos maravillados, no solo por la cala en sí, sino por el paraje que la abarca. Acantilados, aguas azules, calas de ensueño y, si os atrevéis, toda una aventura con una zodiac. ¡Un día de lo más divertido!
DSC_0185
Desde nuestra zodiac, la cala Goloritzé al fondo.
Cerdeña 090
Bañito bueno en el Golfo di Orosei

Seguro que esta lista varía dependiendo de la experiencia de cada uno, ¿cuál sería vuestro Top 5?

 

La entrada Top 5. Playas de Cerdeña. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/top-5-playas-de-cerdena/feed/ 0
Descubriendo el Golfo di Orosei. http://makionroad.es/descubriendo-el-golfo-di-orosei/ http://makionroad.es/descubriendo-el-golfo-di-orosei/#respond Fri, 01 Jul 2016 09:14:06 +0000 http://makionroad.es/?p=783 Ya sabréis lo que me encanta Italia. Y si no, lo iréis descubriendo poco a poco. Es uno de esos países a lo que me encanta volver y volver y volver. Y nunca me canso. Pero esta vez no viajaba a la península, sino a una de sus islas, Cerdeña.  Casi toda la costa de …

La entrada Descubriendo el Golfo di Orosei. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Ya sabréis lo que me encanta Italia. Y si no, lo iréis descubriendo poco a poco. Es uno de esos países a lo que me encanta volver y volver y volver. Y nunca me canso. Pero esta vez no viajaba a la península, sino a una de sus islas, Cerdeña. 

Casi toda la costa de la isla italiana de Cerdeña es espectacular, pero tiene un pequeño gran rincón, de 22 kilómetros, que conquista. Se trata del Golfo di Orosei. Había leído en diferentes foros sobre esta parte de la isla, pero cuando nuestros vecinos del apartamento que teníamos allí nos dijeron que para los propios italianos era una de sus zonas favoritas, sabíamos que no nos defraudaría. Y vaya si no lo hizo…

¿Cómo visitar el Golfo di Orosei?

cerdeña

El Golfo di Orosei se puede visitar de distintas maneras. Los más valientes hacen una ruta de senderismo de más de una hora hasta llegar a una de las calas. El inconveniente de escoger esta opción es que en verano hace demasiado calor para estas rutas, muchas de ellas son de difícil acceso y que solo visitas una de las calas del golfo.

Si decides hacerlo por mar, hay varias opciones, todas ellas saliendo desde Cala Gonone, un pueblecito al que se accede en coche, por medio de una carretera llena de curvas pero con muy buenas vistas, a unos 75 kilómetros al sur de Olbia. Recomiendo llegar temprano al pueblo porque solo dispone de dos parkings que se agotan rápidamente. Y lo mismo pasa con las lanchas, sobre todo en temporada alta.

La primera opción es con un mini crucero organizado. Cuesta unos 35 euros por cabeza y va parando en las calitas, aunque no sé exactamente el tiempo que deja de baño en cada cala.

Nosotros nos decantamos, sin duda, por la segunda opción: alquilar una zodiac. Nos permitía disfrutar del mar a nuestro ritmo, parando en las calas, disfrutando de los acantilados, divisando las cuevas y alucinando con el azul del agua. Nunca había visto nada igual. Y la elección fue super divertida.

Una vez escogida a zodiac… ¡a navegar!

Conducir una zodiac es muy sencillo. Y, si no sabes, no te preocupes porque te enseñan en 10 minutos cómo hacerlo y 4 normas básicas para echar el ancla y recoger el motor y… ¡adelante! Te recomiendan que primero vayas hasta el final del golfo, bordeándolo y disfrutando de los acantilados y el color del agua, pues a la vuelta, por la tarde, no será el mismo. Y, desde la última cala, vayas volviendo y parando en las que quieras. Y es fue exactamente lo que hicimos.

cerdeña
No os perdáis el azul del agua de la mañana. Es espectacular.

El alquiler nos costó 100 euros, más 25 de gasolina, entre los 4. Vamos, poco más de 30 euros cada uno, para todo el día. Nos dijeron que en agosto subían el precio hasta los 200, no sé si será verdad… aún así, me sigue pareciendo barato para toda la diversión que conlleva. El único inconveniente de esto es que hay que aparcar la embarcación a 100 metros de la orilla de cada playa, con lo cual el recorrido hasta ella hay que hacerlo a nado.  En todas, menos Goloritzé, que es la última, se puede acercar la embarcación hasta la orilla  para que se bajen todos y luego que sea uno o dos los que echen el ancla a los 100 metros y vayan nadando.

La maravilla del Golfo di Orosei, Goloritzé.

En Goloritzé es diferente porque está protegido y no se puede acercar ninguna lancha a menos de 200 metros. Esto hace que esté menos masificada. Aquí sí que nos metimos un palizón de nado. Pero vaya si valió la pena… ¡¡No nos queríamos ir!! De hecho, fue la cala que más nos gustó. Es, a nuestro gusto, la más bonita de toda Cerdeña. La playa está sobre una roca blanca gigante y tiene parte de ella con piedrecitas transparentes pequeñitas y otra con arena blanca. También hay una roca desde la que puedes saltar y caer al agua, ¿quién puede resistirse? ¡Nadie! Acabamos saltando todos.

cerdeña
En nuestra zodiac y con la cala Goloritzé de fondo.
cerdeña
Bañito bueno en las aguas del golfo.
Cerdeña
Disfrutando de un buen baño.

Otra cala muy bonita es Cala Luna, por la que pasa un riachuelo por detrás. Esla única que dispone, además, de un mini bar donde poder tomar algo. Esta cala suele ser la más saturada, pues es la que tiene el acceso más fácil andando.

Sin duda, si viajáis a Cerdeña, no dudéis en dedicar un día a divertiros en estas bonitas playas, para muchos, las mejores de la isla.

movil-1354
¿Quieres conocer las 5 mejores playas de Cerdeña? ¡Pincha en la foto!

La entrada Descubriendo el Golfo di Orosei. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/descubriendo-el-golfo-di-orosei/feed/ 0