Europa – Maki On Road http://makionroad.es Blog de viajes Sun, 11 Feb 2018 21:41:28 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.7.9 Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/ http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/#respond Sun, 11 Feb 2018 21:36:31 +0000 http://makionroad.es/?p=2176 Casitas de colores mirando al mar, rutas de senderismo en acantilados, baños en las aguas del Mar de Liguria y cenas en el país de la pasta, ¿qué más se puede pedir? Todo esto (y alguna cosilla más) son las que ofrece la bonita zona de Cinque Terre, en la costa italiana. Sonaba de maravilla …

La entrada Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Casitas de colores mirando al mar, rutas de senderismo en acantilados, baños en las aguas del Mar de Liguria y cenas en el país de la pasta, ¿qué más se puede pedir? Todo esto (y alguna cosilla más) son las que ofrece la bonita zona de Cinque Terre, en la costa italiana.

Sonaba de maravilla pero, en cuanto empezamos a planificar el viaje, vino la primera duda… ¿cuánto tiempo deberíamos dedicarle? Buscando en blogs, los hay desde los que en un día ven rápidamente todos los pueblos desplazándose en tren hasta los que dedican cuatro o cinco días pasando algunas noches en estos encantadores lugares.

Nosotras, finalmente, les dedicamos tres días, teniendo nuestra base en La Spezia y desplazándonos desde allí todas las mañanas.

Día 1. Monterosso y Vernazza, primera ruta de Cinque Terre.

Nos habíamos alojado en Pisa, pues el vuelo llegó de noche y era lo más práctico. Es una de las ciudades más de paso que conozco. La gente suele llegar, ver la torre, fotografiarla de mil maneras diferentes y partir hacia su verdadero destino, Cinque Terre, la Toscana, Florencia…

Cogimos el tren sobre las 11 de la mañana hacia la Spezia. El billete cuesta unos 7 – 8 euros, el más el barato, y tarda 1h y 20 minutos. Hay otro un poco más caro que tarda 50. Al llegar a la estación, quisimos comprar las tarjetas de Cinque Terre, pero había una cola enorme, así que decidimos comprarlas cuando volviéramos para empezar a ruta por los pueblos. Nos dirigimos al alojamiento que teníamos contratado, dejamos las cosas y comimos en un restaurante cerca de la estación.

Sobre las 14:30 estábamos de nuevo en la estación de tren, compramos la tarjeta que incluye el pase al parque de Cinque Terre y los trenes durante 2 días por 29 euros.

Primera noche, Pisa.
Primera noche, Pisa.
Vistas desde el hotel.
Vistas desde el hotel.

Monterosso al Mare.

Es el pueblo situado más al norte. La idea era empezar desde arriba e ir bajando. Llegamos sobre las 15 horas y lo primero que nos encontramos al bajar del tren fue la playa. Aunque te puedes pegar un chapuzón en casi todos los pueblos, este es el que tiene lo que puede considerarse una playa, aunque con demasiada gente. Está taaaan llena que es prácticamente imposible dejar la toalla en las piedras para darte un baño. Sí, en las piedras, porque la playa no es de arena. Casi toda la zona está plagada de sombrillas y tumbonas de pago y solo hay un pequeño espacio libre. Más tarde, camino al pueblo, por el que hay que atravesar un túnel, descubrimos que hay otro pedazo de playa menos concurrido más al sur. De haberlo sabido antes, hubiéramos ido allí directamente.

El pueblo es muy mono. Calles estrechas llenas de tiendas y casitas de no más de 3 o 4 pisos de color pastel. La típica estampa italiana. Lo bonito de ellos es callejear y entrar a sus tiendas. Una vez recorrido, nos pusimos en marcha con la primera ruta por el sendero azul, la que va de Monterosso al Mare a Vernazza. Son 3230 metros que tardamos algo menos de 2 horas en hacer. Un recorrido precioso por la costa, aunque con mucho calor.

Callecitas
Callecitas
Pequeña plaza en Monterosso
Pequeña plaza en Monterosso
Sendero azul de Cinque Terre
Sendero azul de Cinque Terre

Vernazza.

Lo bonito de este pueblo es la vista que tienes desde arriba cuando te vas acercando. Desde que lo divisamos, fuimos parando en cada hueco entre matorrates para intentar hacer la mejor foto. Y la verdad es que las vistas son muy chulas.

Una vez abajo, era tanta la sed que traíamos, que hicimos un alto en el primer bar que pillamos con vistas al mar. Unas Peroni con el aperitivo típico italiano y a disfrutar del momento.

Las mejores vistas de Vernazza, aparte de las de lo alto en el camino, son desde el pequeño muelle que tiene. Si vas hasta el final, podrás ver la pequeña zona con arena donde dejan las barquitas y las casas justo detrás, además de la iglesia.

Este pueblecito también cuenta con una especie de torre a la que puedes subir para volver a ver Vernazza desde lo alto y unas bonitas vistas desde otro ángulo.

Anochecía ya y decidimos cenar aquí antes de coger el tren que nos llevaría de nuevo a La Spezia.

De camino a Vernazza
De camino a Vernazza
De camino a Vernazza
Desde lo alto, Vernazza
Vernazza desde el muelle
Vernazza desde el muelle

Día 2. Corniglia, Manarola y Riomaggiore, segundo día en Cinque Terre.

Corniglia

Apenas hora y media tardamos en hacer el recorrido de Vernazza a Corniglia. Aunque es un poco más corto, comienza con muchos escalones hacia arriba que lo hacen bastante cansado. Este pueblo es el único que no “toca” el mar, pues está bastante en alto.

Habíamos oído la posibilidad de pegarte un baño por la zona donde está la estación del tren, pero por mucho que buscamos no encontramos un lugar algo asequible pues, aunque llegamos a la altura del mar, no vimos ninguna zona que nos apañara…

Para llegar desde el pueblo a la estación hay un autobús (gratuito con la tarjeta), aunque si lo quieres hacer andando es posible caminando un empinado trayecto. Hacia la estación cuesta abajo, hacia el pueblo, al revés. Recomendamos siempre el autobús, aunque va hasta arriba de gente.

Quizá la mejor comida de viaje la hicimos aquí. Callejeando encontramos una bodega pequeñita donde nos sirvieron una tabla de quesos, unos platos de pasta y un buen vino hecho por el mismo dueño. El lugar tenía un encanto especial, con fotos del dueño por todas partes y un vídeo que aparecía en la pequeña tele donde también salía. Así, sin protagonismo casi. Claro, que por eso es su restaurante…

Después, un café en una terracita a la que ya le habíamos echado el ojo nada más llegar y a preparar nuestro siguiente destino.

 

Parece que estamos llegando a Corniglia.
Parece que estamos llegando a Corniglia.
Nuestro rincón favorito de descanso.
Nuestro rincón favorito de descanso.

Manarola

El resto de senderos de la ruta de las “Cinque Terre” continuaba cortado, así que no nos quedó otra que terminar nuestras etapas en tren. Volvimos a coger el autobús hasta la estación y en apenas cinco minutos llegamos a Manarola.

Parece mentira que viniendo de la zona mediterránea de donde venimos tuviéramos “mono” de baño… Y eso que yo no soy muy de playas,  pero es que cuando vimos a toda esa gente tomando el sol en la rampa por donde bajan los barcos y bañándose en esas apetecibles agua (sobre todo debido al calor), ¡no pudimos resistirnos!

Y aquí, entre sol y agua, pasamos parte de la tarde. Nos apetecía bastante unas horas de descanso simplemente observando las preciosas vistas que teníamos enfrente.

Tras este pequeño kit kat, subimos por la parte que queda a la espalda de la zona de baño, desde donde se ven las mejores vistas del pueblo. Y en lo alto hay un bar donde bien merece la pena pararse a tomar algo.

Ya de camino a la estación, en la calle principal del pueblo, probamos por fin la tan famosa focaccia de la zona. Y no, no decepciona. ¡Estaba buenísima!

¡Llegamos a Manarola!
¡Llegamos a Manarola!
Tomamos un poquito el sol...
Tomamos un poquito el sol…
¡Y un baño refrescante!
¡Y un baño refrescante!
Preciosas vistas de Manarola
Preciosas vistas de Manarola
Y hacia el mar...
Y hacia el mar…
¡A la rica focaccia!
¡A la rica focaccia!

Riomaggiore

De nuevo al tren y bajamos en la última parada de las “Cinque Terre”. Riomaggiore dicen que tiene el mejor atardecer de todos y no nos lo quisimos perder. No dudamos ni un momento de cuál era el mejor lugar para ver la puesta de sol, pues ya estaba hasta arriba de gente. Menos mal que somos hábiles para hacernos un hueco…

Y la respuesta es sí. Sí que merece la pena hacer todo lo posible por acabar el día en este precioso lugar. Tras un buen rato haciendo fotos, pues no solo son bonitas las vistas desde la muralla de la puesta de sol sino también del pueblo, buscamos un lugar para cenar. No fue fácil.  Estaba todo lleno y, al contrario que en el resto de pueblos, la gente iba muy arreglada.

Finalmente, una ensalada y unas pizzas para compartir, junto con unas cervezas llenaron nuestros estómagos. De postre un helado y camino a la estación.

En dos días nos ha dado tiempo a ver los cinco pueblos de “Cinque Terre”. Sin detenernos en exceso en ellos, pero sin prisa.

atardecer
Atardecer
riomaggiore
Riomaggiore

Día 3. Paseo en barco y Portovenere.

Último trayecto en tren hacia las “Cinque Terre”. De nuevo a la situada más al norte, Monterosso, para coger desde allí el barco que nos daría otra perspectiva de estos encantadores pueblos. Los barcos salen cada hora aproximadamente desde las 9:45 de la mañana. Había distintos tipos de billetes. Nosotras lo cogimos hasta Portovenere y luego con extensión a La Spezia.

Menos en Corniglia, el barco hace parada en todos los pueblos. Como nosotras ya los habíamos visitado, no bajamos en ninguno, solo disfrutábamos (a pesar del calor que hacía) de las vistas desde el mar. Todo de postal.

El trayecto dura casi hora y media si no bajas en ninguna parada. Cuando el barco hizo el último giro hacia Portovenere entendimos el por qué se le llama el sexto pueblo. El puerto es bastante más grande que el del resto de pueblos, pero el encanto es el mismo.

Paseamos un poquito por el pueblo en busca de un lugar donde comer. Nos decidimos por una terraza en la plaza que hay antes de entrar al casco antiguo. Teníamos algo de prisa ya que habíamos contratado una excursión de cuarenta minutos alrededor de un archipiélago cercano al pueblo, que se compone de tres islas: Palmaria, Tino, Tinetto. Estas islas son parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La excursión cuenta con un audio en inglés e italiano. No entiendo qué les cuesta ponerlo en español también, pero bueno. Tuvimos la suerte de coincidir con unos chicos que hablaban español y nos iban explicando un poquito las cosas que se nos escapaban.

Tras el paseo en barco, volvimos a Portovenere para terminar de ver el pueblo, helado en mano. Subimos hasta la fortaleza, desde donde hay unas bonitas vistas. Sobre las 17:30 volvimos al puerto para coger el último barco del día, hacia la Spezia.

Habíamos reservado para nuestra última noche una mesa en Pepe Nero, lugar que habíamos visto en Internet que tenía buena fama. Y estuvo bastante bien.

Vistas a la entrada de Portovenere
Vistas a la entrada de Portovenere
Portovenere
Portovenere

Y así terminaba nuestra andadura por las “Cinque Terre”, por este país que me tiene enamorada y que raro es el año que no piso… ¿caerá este verano otra vez?

Más Italia.

Cerdeña. Top 5 en playas.

Golfo di Orosei.

La entrada Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/feed/ 0
Sur de Inglaterra. Bournemouth. http://makionroad.es/sur-de-inglaterra-bournemouth/ http://makionroad.es/sur-de-inglaterra-bournemouth/#respond Wed, 07 Feb 2018 20:12:44 +0000 http://makionroad.es/?p=2168 Siempre supe que volvería. Aquel agosto de 2012 abandoné Bournemouth sabiendo que lo pisaría de nuevo. Habían sido tres semanas llenas, sobre todo, de experiencias nuevas. ¡Y como revitaliza eso! Así que con mi hermano viviendo en Southampton, era una buena oportunidad para mi regreso. El emblema de Bournemouth, su embarcadero. Tras el día anterior …

La entrada Sur de Inglaterra. Bournemouth. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Siempre supe que volvería. Aquel agosto de 2012 abandoné Bournemouth sabiendo que lo pisaría de nuevo. Habían sido tres semanas llenas, sobre todo, de experiencias nuevas. ¡Y como revitaliza eso! Así que con mi hermano viviendo en Southampton, era una buena oportunidad para mi regreso.

El emblema de Bournemouth, su embarcadero.

Tras el día anterior en Arundel, viendo su castillo, hoy tocaba algo de playa, que para eso es verano. A eso de las 11:30 estábamos en el parque sur de Bournemouth. A diferencia de la última vez que estuve, había unas jaulas enormes con pájaros de diferentes tipos y no estaba su característico “Balloon”. Dejando a la izquierda su famoso Pavilion Theatre, donde siempre tienen algo interesante que ofrecer, esta ver era Dirty Dancing, bajamos hasta la orilla de la playa.

La parte más concurrida de la playa es la que está pegada al bonito embarcadero, quizá lo más típico del Bournemouth, que ahora han puesto de pago… Una vez aquí, hacia la izquierda del embarcadero se encuentran las famosas minicasitas de colores, colocadas por tonalidades. La gente del lugar guarda aquí sus cosas de la playa y algunos tiene montada una especie de habitación con cocina y todo. Parece increíble lo que puede caber ahí.

Hacia el otro lado de la playa hay diferentes restaurantes y bares, algunos con terraza y un lugar donde celebran bodas en la playa. Tuvimos la tentación de colarnos en la boda que había pero intuimos que en cuanto empezáramos a hablar se darían cuenta de que no casábamos ahí…

Y, frente al embarcadero, el acuario. En esta visita no he estado pero sí que entré la otra vez que estuve y me gustó bastante. También una noria, algunas atracciones y puestos de helados. En el edificio central hay algunas tiendas y un bar con una terraza en la plata de arriba con unas vistas maravillosas al mar.

Bournemouth
Bournemouth

Bournemouth

El centro de Bournemouth, the square.

Atravesamos el parque de nuevo y llegamos a su conocida “Square”, la plaza principal. ¡Vaya ambientazo! Claro, que llegaba ya su hora de comer. Para nosotros era la hora del aperitivo, así que una cervecita no vendría mal al cuerpo. Para recordar tiempos pasados, fuimos al The Moon in the square, típico pub inglés donde, cuando estudiaba aquí, solíamos venir a tomar algo por la noche (hablamos de noche a las 9…). Está frente a la plaza, antes de llegar al enorme complejo de cines y restaurantes que han hecho nuevo, donde comimos.

Para después de comer, tenía preparadas unas de las mejores cookies que he probado en mi vida, las que venden en Greggs, una cadena de pastelerías con cosas dulces y saladas para llevar. Sí, llevan kilos de mantequilla, pero también de chocolate y están riquísimas.

Con el estómago más que lleno dimos un último repaso a Bournemouth por sus calles comerciales. De la misma square, por la parte de atrás sale una calle peatonal, Commercial Road, llena de tiendas. Para mí, la más curiosa es una que vende ositos de peluche que puedes vestir de mil maneras diferentes.

La otra calle comercial, Old Christchurch Road, está hacia el otro lado. También es una calle peatonal bastante acogedora y con tiendas de diferentes tipos. La cruza Post Office Road, con algunos sitios de comida rápida.

Y así terminó mi breve pero intensa vuelta a Bournemouth, del que guardo un bonito recuerdo. Así que esta entrada va dedicada a todos los que compartieron conmigo esas semanas hace cinco año aquí.

Parque de Bournemuth
Parque de Bournemuth

La entrada Sur de Inglaterra. Bournemouth. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/sur-de-inglaterra-bournemouth/feed/ 0
Sur de Inglaterra. Castillo de Arundel. http://makionroad.es/castillo-de-arundel/ http://makionroad.es/castillo-de-arundel/#respond Fri, 02 Feb 2018 23:01:01 +0000 http://makionroad.es/?p=2164 Entre Southampton y Brighton, en la costa sur de Inglaterra, se encuentra un pequeño pueblecito inglés con sus casas más características. A simple vista, podría parecer un pueblo cualquiera de la campiña inglesa pero, ya desde los ventanales del tren, se pude observar su imponente fortaleza, el castillo de Arundel. Nos vamos a Arundel Apenas …

La entrada Sur de Inglaterra. Castillo de Arundel. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Entre Southampton y Brighton, en la costa sur de Inglaterra, se encuentra un pequeño pueblecito inglés con sus casas más características. A simple vista, podría parecer un pueblo cualquiera de la campiña inglesa pero, ya desde los ventanales del tren, se pude observar su imponente fortaleza, el castillo de Arundel.

Nos vamos a Arundel

Apenas una hora y cuarto tardamos en llegar a Arundel desde Southampton, con un trasbordo en Chichester. El tren es bastante cómodo y son unas 15 libras el trayecto de ida y vuelta si se cogen con antelación (con un día vale). Sabes que estás llegando a Arundel cuando ver a lo lejos el castillo sobre una colina y la iglesia que sobresalen en el centro del pueblo.

La estación de tren está a un kilómetro de Arundel. Tras caminar unos diez minutos cruzamos el río y a mano izquierda está señalizada la entrada al castillo. Hay varios tipos de entradas según lo que interese ver (pinchando aquí puedes ver los tipos de tickets). Nosotros nos decidimos por el Gold, que nos permitía entrar a muchas de las estancias del castillo de Arundel, entre ellas, la biblioteca, una de las más bonitas que he visto.

Arundel
Arundel

El castillo de Arundel

Los alrededores del castillo están muy bien cuidados, con algunos jardines y una capilla donde descansan algunos de los duques que un día lo habitaron. A la hora de comer (su hora de comer, vamos, a las 12:30 del mediodía) muchas familias aprovechan que hace buen día para sacar su mantel y algún sandwich en los mismos jardines.

Biblioteca
Biblioteca

Ya desde fuera el castillo impone. No recuerdo si he estado en alguno más grande. Y mira que me gustan los castillos y no dejo pasar ninguno… jaja.

Una vez dentro y de primeras, nos encontramos con la tienda y el restaurante, para no variar. Pero una vez atravesados, entramos de lleno en el castillo de Arundel. Es una pena que no dejen hacer fotos en muchos de los lugares, como la capilla que tienen dentro, que es impresionante. También visitamos varios salones que aún mantienen muchos objetos de siglos y décadas pasadas, al igual que joyas. Pero para mí, lo más bonito es su biblioteca. Ya no por su tamaño, sino por lo acogedora que es. Imagino una tarde de lluvia a partir de las 6, cuando ya no queda nadie. Libro en mano y en un rinconcito al que ya le eché el ojo, rodeada de globos terráqueos y cientos de ejemplares.

Unas escaleras nos llevaban al torreón, desde donde había unas bonitas vistas, tanto del pueblo como de un patio interior de la fortaleza. Son más de 100 escalones, pero valen la pena.

Una vez fuera del castillo, paseamos un poquito por sus alrededores, fuimos a la capilla que tiene en los jardines, con un patio muy bonito y a un pequeño jardín con un reloj de sol. Este jardín debe ser precioso en primavera con todas sus flores. Por la parte de atrás del castillo, continúan aún más y más.

Jardines
Jardines
Jardines
Jardines

A bajar la comida con un paseo

A la hora de comer (la nuestra), salimos del castillo (te ponen un sello por si quieres volver) y nos fuimos a comer. Nos dirigimos al centro de Arundel, al que llegamos rápido porque es muy pequeñito. Comimos en un típico pub unas hamburguesas y, después, decidimos pasear un poquito en dirección a un lago muy acogedor por la parte trasera del castillo.

El camino es muy tranquilo, con un pequeño arroyo que nos acompañó casi todo el tiempo donde pudimos ver muchos patos y ocas. Anduvimos durante unos 20 minutos hasta llegar al lago, donde descansamos un poco y disfrutamos del paisaje. Eran las 5 y la cafetería que hay estaba cerrando, así que volvimos al pueblo y nos tomamos la merienda allí. Nos quedó por ver la catedral. Preciosa seguro, pero el tren salía a las 6 y ya no nos daba tiempo.

Se acababa nuestra visita al castillo de Arundel. Sin duda, una gran sorpresa.

Castillo de Arunel
Castillo de Arunel

La entrada Sur de Inglaterra. Castillo de Arundel. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/castillo-de-arundel/feed/ 0
Catedral Santa María la Vieja de Cartagena http://makionroad.es/catedral-santa-maria-la-vieja-cartagena/ http://makionroad.es/catedral-santa-maria-la-vieja-cartagena/#respond Wed, 30 Nov 2016 20:42:37 +0000 http://makionroad.es/?p=1623 Un catedral del siglo XIII. Una catedral medieval pero con toques modernistas de principios del siglo XX. Una catedral cuya puerta principal da a un teatro romano. La única catedral de España que no ha sido restaurada tras sufrir los bombardeos de la Guerra Civil. Hablamos de la Catedral de Santa María La Vieja de Cartagena …

La entrada Catedral Santa María la Vieja de Cartagena aparece primero en Maki On Road.

]]>
Un catedral del siglo XIII. Una catedral medieval pero con toques modernistas de principios del siglo XX. Una catedral cuya puerta principal da a un teatro romano. La única catedral de España que no ha sido restaurada tras sufrir los bombardeos de la Guerra Civil. Hablamos de la Catedral de Santa María La Vieja de Cartagena (Murcia).

Así es. Por la ciudad de Cartagena han pasado muchas y muy diversas civilizaciones. Quizá, los más representativos por el gran legado que dejaron fueron los romanos. Pero detrás vinieron los bizantinos, los visigodos y los árabes. Y, tras estos, de nuevo los cristianos. Y fue aquí cuando, por medio del rey Alfonso X el Sabio, se construyó la Catedral de Santa María.

Catedral de Santa María la Vieja.
Catedral de Santa María la Vieja.

Un poco de historia…

Todo comienza cuando, en 1245, el príncipe Alfonso, hijo de Fernando III el Santo, reconquista la ciudad y en 1250 el papa restaura la diócesis de Cartagena, aunque no queda claro que llegara a iniciar la construcción de esta catedral de Santa María. De lo que sí hay documentos es que la catedral existe en 1270, cuando el ya rey Alfonso X el Sabio creó la Orden de Santa María de España para la defensa naval de la Corona de Castilla, que estableció su sede principal en Cartagena.

Al fondo, puertas de las capillas de la Catedral
Al fondo, puertas de las capillas de la Catedral

Pero a finales del siglo XIX la cimentación del templo empezó a caerse. Para la restauración contaron con el arquitecto Víctor Beltrí, que ya había construido en la ciudad gran cantidad de edificios con estilo modernista. Son muchas las críticas que dicen que más que restaurar, construyó un nuevo templo, quizá con demasiado retoque de su estilo en un edificio medieval. Pero para gustos, colores.

Hasta que llegaron los años 30 y la Guerra Civil. La catedral fue asaltada y destruyeron sus altares. Fue utilizada como cárcel y, en 1939, bombardeada quedando destruida gran parte de la edificación y capillas. Desde entonces permanece abandonada y, aunque se supone que hay un proyecto para su rehabilitación, son muchos los años ya que estamos esperando, siendo la única catedral de España no restaurada tras los bombardeos de la Guerra Civil.

Vista del Teatro Romano desde la puerta principal de la catedral.
Vista del Teatro Romano desde la puerta principal de la catedral.
Interior de la catedral
Interior de la catedral

¿Cómo era la catedral de Santa María La Vieja?

La catedral de Santa María está situada en un lugar inmejorable. Construida en el cerro de la Concepción, elevación que utilizaron los romanos para construir las gradas del Teatro Romano, daba la bienvenida a todo aquel que entrara por el puerto de la ciudad.

Tiene tres naves, una central y dos laterales, con capillas adosadas, construidas varios siglos más tarde. La entrada era una pequeña puerta en la nave situada al sur, que hoy día da al Teatro Romano y que está cerrada porque no tiene salida. También cuenta con una torre con campanario, a la que no se puede acceder porque está medio destruida y que posiblemente servía también como torre de defensa.

El edificio contaba con una composición escultórica tallada en alabastro, llamada El Retablo de Cartagena, datada de finales del siglo XV. Los detalles acerca de cómo y cuando la Catedral de Cartagena lo adquirió son desconocidos pero estuvo la capilla mayor del edificio hasta 1871, cuando pasó a formar parte del Museo Arqueológico Nacional de Madrid (MAN), donación hecha efectiva por el Ayuntamiento de Cartagena con motivo de la inauguración aquel mismo año del museo. Y hasta ahora, allí se encuentra.

Altar de la capilla principal
Altar de la capilla principal
Altar de una de las capillas
Altar de una de las capillas
Techo de la capilla principal.
Techo de la capilla principal.

¿Cómo llegar a ella y disfrutara al máximo?

Puerta actual de entrada a la Catedral de Santa María la Vieja.
Puerta actual de entrada a la Catedral de Santa María la Vieja.

Aunque la Catedral de Santa María está construida sobre un cerro para que todo visitante que llegara a la ciudad pudiera reconocerla, hoy en día solo la verás desde la zona portuaria si realmente la buscas, pues entre el derrumbe y lo edificios que colocan delante ya no impone como supongo que lo haría en su época de esplendor.

Para llegar a ella puedes hacerlo desde la Plaza del Ayuntamiento, subiendo por una de las calles frente al Palacio Consistorial y girando a la derecha por la Cuesta de la Baronesa. Te encontrarás con uno de sus laterales y, a mano izquierda, el Teatro Romano. Pegada a la catedral, a la derecha, suben unas escaleras que te llevarán hasta la única puerta de entrada, que no era la principal pues, como he dicho antes, esta da al Teatro y está cerrada.

Si pasas la puerta de la catedral y continúas por las escaleras de la izquierda, por unos jardincillos, llegarás a una de las vistas estrella de la ciudad. Te encontrarás en lo alto del Teatro Romano y, a la izquierda, la puerta principal de la Catedral de Santa María la Vieja.

La edificación permanece cerrada al público, pero de vez en cuando hay jornadas de puertas abiertas durante varios días seguida en la que se puede hacer una visita guiada gratuita o entrar por tu cuenta a visitarla. Aún así, no todas las capillas están abiertas por peligro de derrumbe.

Esperamos que dentro de pocos años podamos disfrutar de una catedral restaurada o, al menos, reformada de tal manera que pueda ser visitable en su totalidad.

Vistas de las gradas del Teatro Romano y la Puerta Principal de la Catedral de Santa María.
Vistas de las gradas del Teatro Romano y la Puerta Principal de la Catedral de Santa María.

La entrada Catedral Santa María la Vieja de Cartagena aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/catedral-santa-maria-la-vieja-cartagena/feed/ 0
Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste. http://makionroad.es/trieste/ http://makionroad.es/trieste/#respond Sat, 10 Sep 2016 18:11:49 +0000 http://makionroad.es/?p=1216 Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Cinco jóvenes jedi se adentran en dos planetas que fueron muy dañados por las guerras Clon de principios de los ´90. Viajarán hasta Eslovenia y Croacia para llevar a cabo sus misiones. Su primera aventura comienza en Trieste, territorio italiano donde han aterrizado y donde deberán …

La entrada Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

Cinco jóvenes jedi se adentran en dos planetas que fueron muy dañados por las guerras Clon de principios de los ´90. Viajarán hasta Eslovenia y Croacia para llevar a cabo sus misiones. Su primera aventura comienza en Trieste, territorio italiano donde han aterrizado y donde deberán investigar acerca de una extraña desaparición…

Erasmo Lueger es un maestro jedi procedente de una familia noble de Trieste. Luchó en batallas contra el Imperio Austríaco de Federico III matando a un oficial imperial muy cercano a Darth Vader. Esto hizo que fuera perseguido por la Guardia Imperial y ahora mismo se desconozca su paradero.

Nuestros jóvenes jedi tienen la misión de descubrir qué pasó con Erasmo, dónde se encuetra y que es de él. Por eso, han aterrizado en Trieste, lugar de procedencia del maestro jedi y tierra conquistada por los Habsburgo, la familia que quiere acabar con la vida de Erasmo por órdenes del Lado Oscuro. Es por eso que esta ciudad tiene ese aire centroeuropeo, al ser parte del imperio Austro-húngaro hasta hace menos de un siglo.

Comienza la aventura…

Los jóvenes jedi acaban de aterrizar en Trieste y lo primero que hacen es ir a por su Halcón Milenario. Es el vehículo que utilizarán durante toda su estancia en estos planetas.

Nada más llegar y dejar su equipaje en la que sería su casa las siguientes dos noches, decidicen salir a cenar. El vuelo por la Galaxia había sido agotador. Cerca se encuentra la Birreria Forst. Al ser tan tarde, les informan de que solo les podían poner pizzas pero… ¿a qué habían venido a Italia si no? Sí,sí, habían venido a cumplir una misión, ¡pero también a comer pizzas! Las pizzas allí son caseras y cuadradas y van por centímetros. Para haceros una idea, Fer y Tomy se pidieron una de 45 cm y Bea, Isa e Irene, dos de 30 cm. Y con esto, para digerir bien, unas cervezas de la marca de allí, Forst.

Unas horas más tarde…

p1030033
Descubriendo el Castillo de Miramare.

Toca madrugar, así que sobre las 9:30 comienza la investigación sobre las personas que mandaron atacar a Erasmo. Al primer sitio al que se dirigen los chicos es al Castillo de Miramare.  La fortaleza se encuentra a algo menos de 10 km hacia el norte, aunque tardan unos 20 minutos en recorrerlos. Tras dejar el Halcón a los pies del castillo, se disponen a subir una pequeña cuesta en la que paran cien mil veces a admirar y fotografiar el paisaje. El castillo está en un lugar espectacular… ¡no sabían nada estos Habsburgo!

Por lo visto, el archiduque Maximiliano de Habsburgo regaló este castillo a su esposa, Carlota de Bélgica. Pero, como suele pasar, a ella no le bastaba y Maximiliano abandonó el castillo para convertirse en emperador de México. Desde entonces, dicen que mantiene un halo de maldición y mala suerte para quien lo posea.

El castillo es precioso por fuera. Por la parte de atrás hay unos balcones que dan directamente al mar Adriático. Desde aquí seguro  que vigilan todas las naves de la República que llegan. Tras la inspección del castillo, se dirigen hacia los enormes jardines, que llevan a otras edificaciones mucho más pequeñas. Pero ni en el castillo ni en los alrededores encuentran pistas sobre qué pudo haber sido de Erasmo, ya que Federico III nunca vivió en ese castillo. Este fu construido varios siglos después de su muerte por sus predecesores.

p1030039
Castillo de Miramare
p1030055
Castillo de Miramare
p1030064
Balcones del castillo con vistas al Adriático.

La siguiente para es el Faro de la Victoria, un poquito más al sur y camino de nuevo a Trieste. Se dirigen a él con la intención de ver si desde allí arriba se puede observar alguna prueba galáctica de naves o droides que lleven a los jóvenes jedi tras la pista del caballero Lueger. Este faro fue construido en la década de los años veinte y recuerda a los caídos en la Primera Guerra de los Clones. Es el faro con el rayo más largo de Europa y el cuarto de la Galaxia. Pero no, el faro permanece cerrado a toda persona ajena al Imperio. No les queda más remedio que volver a Trieste, ciudad de procedencia de Eramo, a seguir investigando.

p1030081
Faro de la Victoria

 

De vuelta en Trieste…

p1030086
Iglesia Ortodoxa

Los jedi vuelven a Trieste hambrientos. Se acerca la hora de comer y se dirigen a la zona del paseo marítimo. De camino, no pueden dejar de pararse ante la iglesia ortodoxa. Con esos colores llama mucho la atención. Se encuentra pegada a la zona del canal con unas terrazas muy apetecibles. Deciden andar un poco más al borde del mar y sentarse a comer en uno de los restaurantes. No viene mal un rato de descanso y reponer fuerzas tras la agotadora mañana… ¡y la tarde que les espera!

Antes de seguir con su misión, deciden meter al cuerpo unas pocas caloría más (como si no hiciese suficiente calor ya…) y pasan por la heladería Marco, dicen que la mejor heladería de la ciudad. ¡Cierto!

Ya son las 4 de la tarde y está cayendo una buena. Pero con el estómago lleno las cosas se ven de otra manera, así que se disponen a subir a la colina de San Giusto para a visitar el Castillo de San Giusto y la Catedral.

El ascenso comienza justo enfrente de la heladería, por unas escaleras que primero llevan a la iglesia de Santa María la Maggiore. Después, cogiendo una subida a la izquierda de la iglesia, comienzan a subir la colina de San Giusto.

Tras el ascenso, llegan a la Plaza de la Catedral, que contiene restos de una antigua basílica romana y la Catedral de San Giusto, del siglo XIV. En la misma catedral ofrecen la posibilidad de visitar la torre del campanario.

Cerca de la catedral se encuentra también el Castillo de San Giusto. Aquí puede estar la clave de lo que pudo pasar con Erasmo ya que parte de este castillo fue mandado construir por Federico III. En el castillo, descubren que los soldados de asalto del Imperio se dirigieron a Eslovenia hace unos días tras el joven bandolero. Ese sería el destino del día siguiente de los chicos, pero no sin antes terminar de explorar la ciudad. Nunca se sabe las pistas que se pueden encontrar…

p1030101
Santa María la Maggiore
p1030111
Catedral de San Giusto
p1030122
Plaza de San Giusto y Castillo

Al atardecer…

p1030131
Teatro Romano

Tras descansar un rato y asimilar la gran pista que acababan de descubrir, deciden salir a terminar de explorar la ciudad. Se dirigen a la Plaza de la Unidad. Pero no sin antes pasar por el teatro romano, que se ve desde la misma calle. Y es que a los jóvenes jedi les llama mucho la atención todo lo relacionado con el Imperio Romano.

A partir de aquí se dedican un poco a callejear… La Piazza della Borsa y La Piazza dell´Unità, que es la plaza europea más grande con vistas al mar. Fue construida en siglo XIX y en ella se encuentra el Ayuntamiento, el Palacio del Gobierno y el palacio de Lloyd. El en centro, la fuente de los cuatro continentes.

En el siglo XVIII este lugar fue el puerto marítimo del Imperio austro-húngaro y todos los edificios que rodean la plaza recuerdan la época de esplendor de los Habsburgo.

p1030148
Palacio de Lloyd
p1030143
Edificios plaza de la Unidad

Y es aquí donde los jóvenes jedi encuentran las pistas finales necesarias para emprender el viaje de mañana… En estos edificios que fueron construidos por los Habsburgo aún viven, sin que la gente de la calle lo sepa, guardias imperiales del Imperio Austro-Húngaro. Y, de manera sigilosa entraron al edificio y les escucharon decir que Erasmo se escondía en unas cuevas de Eslovenia… Mañana tocará aventura por distintas cuevas de este verde país, ¿conseguirán nuestros amigos saber qué ha pasado con Erasmo?

p1030156

La entrada Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/trieste/feed/ 0
Le piton de la Fournaise, la joya de la Isla de la Reunión. http://makionroad.es/le-piton-la-fournaise-isla-reunion/ http://makionroad.es/le-piton-la-fournaise-isla-reunion/#respond Wed, 27 Jul 2016 11:00:37 +0000 http://makionroad.es/?p=1165 Seguro que muchos estamos rodeados de montañas que hace miles o millones de años eran volcanes activos. Pero, ¿y si el volcán a cuyo cráter ascendemos estuvo activo por última vez hace tan solo dos meses? Así es, Le Piton de la Fournaise entró en erupción por última vez el 26 de mayo de 2016. Guauuuu, la …

La entrada Le piton de la Fournaise, la joya de la Isla de la Reunión. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Seguro que muchos estamos rodeados de montañas que hace miles o millones de años eran volcanes activos. Pero, ¿y si el volcán a cuyo cráter ascendemos estuvo activo por última vez hace tan solo dos meses? Así es, Le Piton de la Fournaise entró en erupción por última vez el 26 de mayo de 2016. Guauuuu, la primera pregunta que le hicimos al chico de la oficina de turismo fue “¿cuándo puede volver a echar lava?” “En cualquier momento” fue su respuesta… Pero no, ya anticipo que no hubo suerte y lo vimos más en frío y mojado que en caliente y quemado…

¿Cómo llegar al Piton de la Fournaise?

El parking más cercano para empezar la ruta de ascenso al cráter se encuentra en Pas de Bellecombe, pero llegar hasta aquí no es nada fácil… No diría que es más complicado que el ascenso al volcán andando… ¡pero casi! Jajaja. Las carreteras N1 y N2 son las que rodean la isla y la N3 la que la atraviesa desde St-Pierre a St-Benoit. Esta última es la que hay que coger. Es, gran parte de ella, una carretera nacional con alguna que otra curva y unos paisajes muy chulos en la parte más al norte.

Hacia la mitad de la carretera se encuentra Bourg Murat, pueblo del que sale una carretera bien señalizada hacia el volcán. Esta carretera está repleta de curvas en cuesta arriba. Nosotras, que íbamos con un coche pequeño y con las maletas nos vimos negras para que el coche subiera… Si os es posible, al alquilar el coche, coged uno que tenga algo más de motor… Esta carretera tiene unas vistas preciosas y hay varios miradores para poder parar y admirar el paisaje. Consejo: si queréis parar, no lo dejéis para la vuelta, pues puede estar tan nublado que no se vea nada, como nos pasó a nosotras. De hecho, cuando volvimos, tuvimos que hacerlo muy despacio porque en parte del trayecto la niebla, o la nube permanente que llevamos todo el viaje encima, no nos dejaba ver ni tan siquiera la carretera.

Tras la larga serie de curvas y cuestas, llegamos al punto más alto, donde comenzamos a descender de nuevo. Desde aquí, se ve el tramo de carretera que nos queda y el volcán (si la niebla lo permite). Cuatro o cinco curvas, esta vez hacia abajo, un pequeño tramo de carretera asfaltado y entramos en “la huevera”, como lo hemos llamado nosotras. Es un terreno de tierra sin asfaltar lleno de baches donde toda una hilera de coches tratan de pisar los menos posibles. Este tramo se hace un poco pesado, pero a los pocos kilómetros estarás ya en el parking de Pas de Bellecombe.

P1020616
Tras las cuestas, comenzamos a descender. Aquí te aprecian las curvas hacia abajo y “la huevera” al fondo.
P1020692
Una odisea atravesar los pocos kilómetros que nos separan del aparcamiento. Aquí, “la huevera” en su esplendor.

Nuestra experiencia en Le Piton de la Fournaise.

Cuando bajamos del coche la niebla envolvía todo el ambiente. No se veía nada, ni siquiera hacia dónde estaba el volcán. Hicimos una paradita en los aseos (también hay un restaurante) y nos dirigimos hacia donde iba todo el mundo.

El trayecto comienza con unos pocos metros de camino de tierra, donde están las señales informativas sobre los diferentes trayectos que se pueden hacer, aunque prácticamente todo el mundo sube hasta el cráter de Dolomieu, que es el principal.

P1020621
Mapa informativo del volcán. El camino lila es que el lleva al cráter Dolomieu

Tras esto, atravesamos una puerta de verja que es la que prohíbe el acceso al volcán cuando entra en erupción. Si el volcán está activo o se detectan los movimientos sísmicos que preceden ala erupción, solo se puede ver desde ahí. El resto del días permanece abierta (dentro de un horario establecido) y da a una graaaaaan cantidad de escalones que llegan a la parte baja del volcán. Mientras los bajaba iba penando “madre mía, y después de 5 horas de trayecto tendré que volver a subirlos…” Jajaja. Mientras bajas los escalones se puede ver parte del recorrido que haremos para llegar al cráter, así como un pequeño cono volcánico por el que pasaremos cerca y que podremos subirlo.

Una vez abajo empieza la verdadera ruta. Al poco de empezar a andar, nos encontramos con Formica Léo, el cono volcánico mencionado anteriormente. Puedes subir hasta arriba sin ninguna dificultad. Aquí es donde se bifurcan las diferentes rutas a seguir. La que sigue en línea recta es la que lleva al volcán. Se puede apreciar algo de vegetación, eso nos indica que en las últimas entradas en erupción la lava no llegó hasta aquí.

P1020625
Cono volcánico Formica Léo desde los escalones para bajar al comienzo de la ruta.
P1020626
Formica Léo un poquito más cerca.

Ahora sí que empieza la ruta de verdad. Una dos horas y media nos separan de la cima del volcán y el paisaje es alucinante. Nada que ver con los vistos en el resto de la isla, tan verdes y llenos de vegetación. Aquí no hay apenas intentos de plantas por sobrevivir, todo es rocoso. Pero espectacular. Parece que estás en otro planeta. Vamos, yo nunca he estado en otro planeta, claro, pero me lo imagino así. Muchas rocas volcánicas, algunas en forma de pequeñas montañas y lenguas de lava que solidificaron de diferentes formas.

P1020678
Camino al cráter Dolomieu. Si os fijáis bien, se pueden ver personas, para hacerse una idea de la magnitud.
P1020629
Así quedó solidificada la lava en una de sus erupciones.

Andamos un ratito más y nos topamos con una mini montaña de rocas, la Chapelle de Rosemont. Durante los 3 años seguidos a la última gran erupción (en 2007), el paso a partir de aquí permaneció cerrado. Ahora ya se puede continuar, siempre siguiendo las marcas blancas pintadas en las rocas, muy importante, sobre todo en los días de niebla. Si no, te puedes llegar a desorientar fácilmente.

 

 

P1020670
La Chapelle de Rosemont. Hasta aquí se podía llegar hasta hace apenas unos años.

Una hora aproximadamente nos separaban de la cima y la niebla no cesaba… No se veía el volcán ni siquiera a lo lejos. Llovía bastante y ya el chubasquero empezaba a empapar. Yo iba calada entera. Llegamos a pensar en volvernos. Preguntamos a una pareja que venía de vuelta y no habían visto nada, pues había estado todo nublado. Pero ya allí, tan cerca, ¿cómo lo dejas? Así que decidimos continuar.

P1020632
Señal de que has llegado a la cima.

Y, tras más de dos horas de caminata, llegamos a la cima. Y sí, con todo nublado. Estuvimos unos minutos haciendo fotos, bebiendo agua y comiendo un poco. Cuando ya estábamos preparadas para comenzar a bajar, la nube empezó a desaparecer. Fueron apenas unos segundos para hacer unas fotos. Y la nube volvió de nuevo. Decidimos esperar un poco más, a ver si había suerte de nuevo y se volvía a despejar. A los pocos minutos, la niebla desapareció otra vez y esta vez nos dejó unos minutillos para poder apreciar la grandeza del cráter. Había una parte delimitada con una línea blanca que se supone que no puedes pasar… pero nadie puede resistirse asomarse un poco más. Unas cuantas fotos más y de nuevo todo en blanco. Esta vez, espesa, espesa, así que decidimos comenzar a bajar. También porque íbamos caladísimas y cuando el sol se escondía tras las nubes hacían un frío que pelaba.

P1020650
Estamos al borde del cráter.
P1020654
La nube nos respetó un poquito y nos dejó asomarnos…

La vuelta fue mucho más relajada. Nos encontramos con una pareja francesa con la que habíamos coincidido en el Refugio del Piton des Neiges y vinimos hablando con él casi todo el camino. Aunque seguía lloviendo, el sol salía un poco más que a primera hora de la mañana. De vez en cuando volvía la vista y esta vez sí que divisaba el volcán a lo lejos. Y, tras dos horas de caminata, llegamos a los empinadísimos escalones. Poquito a poquito y pasito a pasito conseguimos llegar hasta la zona del aparcamiento. De vez en cuando, la niebla dejaba paso al sol y se venía le Piton de la Fournaise a lo lejos. Inmenso. Parecía mentira que viniésemos de allí. Parecía mentira que apenas dos meses atrás estuviera en erupción.

P1020688
Vista del Piton de la Fournaise. ¡Hasta su cima llegamos!

La entrada Le piton de la Fournaise, la joya de la Isla de la Reunión. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/le-piton-la-fournaise-isla-reunion/feed/ 0
Conquista del Piton des Neiges. http://makionroad.es/conquista-piton-neiges/ http://makionroad.es/conquista-piton-neiges/#respond Mon, 25 Jul 2016 07:48:34 +0000 http://makionroad.es/?p=1142 3070 metros. Que así, de buenas a primeras, se dice pronto. Pero es que llegar a la punta más alta del Océano Índico sin esfuerzo no hubiera sido lo mismo, claro. Este pico está situado en el centro de los circos de Salazie, Cilaos y Mafate, en la isla de la Reunión, territorio francés al ladito …

La entrada Conquista del Piton des Neiges. aparece primero en Maki On Road.

]]>
3070 metros. Que así, de buenas a primeras, se dice pronto. Pero es que llegar a la punta más alta del Océano Índico sin esfuerzo no hubiera sido lo mismo, claro. Este pico está situado en el centro de los circos de Salazie, Cilaos y Mafate, en la isla de la Reunión, territorio francés al ladito de Madagascar. Le Piton des Neiges es un volcán sin actividad desde hace 12.000 años, el punto más alto de la isla y origen de la misma.

P1020247

 

¿Desde dónde subir al Piton des Neiges?

Todos los caminos llevan a Roma. Bueno, en este caso, al gran Piton des Neiges. La ruta de senderos de la isla es taaaaaan inmensa que se puede empezar desde distintos sitios según el recorrido que quieras hacer. Recomiendo comprar un mapa de las rutas que venden en casi todas las tiendas de souvenirs por unos 8 euros. En él vienen muy claramente los distintos trayectos. También hay un gratuito que dan en muchos sitios, aunque algo menos completo, pero para hacer los senderos básicos vale.

Nosotras empezamos en el pueblo de Cilaos. Más concretamente en el parking de Le Bloc, situado unos pocos kilómetros. Para llegar hasta Cilaos, hay que subir por una carretera que dicen que tiene más de 400 curvas. Nosotras no las contamos, pero vaya si nos lo creemos… Y, además de curvas, túneles y vistas maravillosas.

El nivel de esta ruta está considerado como difícil ya que son unos 1700 metros de ascenso hasta la cima. Lo que se convierte en unas 10 horas para realizar todo el trayecto, contando la subida y bajada.

El día que llegamos nosotras era domingo, así que pillamos Cilaos con muy buen ambiente. Era día de mercadillo y había mucha gente por las calles. Aquí hay una oficina de turismo donde nos atendieron muy bien. La chica se encargó de llamar al Refugio para asegurarse de que teníamos la reserva hecha (no se recomienda subir sin reserva), ¿para qué? Ahora os cuento…

P1020345
Mapa del recorrido

 

¿Cómo subir al Piton des Neiges?

P1020348
Comenzamos la aventura del Piton des Neiges.

Pues están los valientes que lo hacen de una tajada… y luego estamos el resto. Jajaja. Que no, que no. La principal razón de hacerla en dos etapas es aprovechar y ver el amanecer desde la cima, no solo por lo espectacular de ver salir el sol desde tan alto sino porque la mayoría de la veces acude al poco una densa niebla que ya no deja ver nada.

Por eso, se suele hacer en dos etapas, con una parada en el Refugio de la Caverne Dufour. Pasar la noche aquí (o, mejor dicho, las primeras horas de la noche) cuesta unos 18 euros. Es un refugio de montaña en el que solo ponen la luz para cenar, el resto del tiempo tienes que ir con tu frontal. No hay duchas, solo váter y lavabo. Si quieres cena, son otros 19 euros, avisando antes de las 18:00 horas y otros 6 euros si quieres el desayuno del día siguiente.

La cena, la verdad, me pareció un poco cara para lo que te dan, arroz blanco, alubias en salsa y una especie de chorizo también en salsa. De postre yogur y un licor típico para entrar en calor. Pero claro, no solo estás pagando la cena, sino el ahorro de tener que subir la cena 1100 metros. El desayuno consiste en una bebida, leche, café o infusión y cuatro trozos de pan de molde con mantequilla y mermelada.

Y comienza la aventura, se deja el coche en Le Bloc, a 1380 metros de altitud y, a mano izquierda comienza el sendero muy bien señalizado de ascenso hacia el Piton des Neiges. Recomiendo para los menos expertos, si es que no lo lleváis ya, coger algún trozo de rama gruesa que sirva de apoyo al andar.

Nuestra experiencia.

Nuestra primera parte del trayecto, hasta el refugio, duró 3 horas y 40 minutos. Las vistas eran espectaculares cuando la nube permanente que nos seguía se apartaba un poco. Se puede ver el pueblo de Cilaos en medio de su Circo y, al estar el sol fuera y esa pequeña llovizna, también el arco iris en gran parte del trayecto. Subida, subida y más subida pero entre un entorno inmejorable.

P1020228
Vista de Cilaos cuando las nubes nos respetaban.

Esta primera parte de la subida fue la menos dura para mí. Nos parábamos cada dos por tres a admirar las vistas a echar fotos. Hay un pequeño mirador de madera desde el que observar el pueblo y una visión global del paisaje. Aún estamos debajo de a nube y el paisaje se aprecia perfectamente. Además, ¡hace un día estupendo!

P1020344
Señal en la zona de descanso.

Tras una hora aproximada de trayecto hay una zona habilitada para un descanso, con agua potable que sale de un grifo y un pequeño techado.

Nos encontramos también con la señal de que llevamos subidos ya 600 metros y los tiempos que nos quedan para llegar a nuestra meta. Aunque son orientativos, ¡a mí estas cosas me animan! Vamooooos, ¡que cada vez queda menos!

Tras una breve parada, continuamos con el ascenso, con cuidado, pues las rocas están húmedas y facilita las caídas… ¡¡que me lo digan a mí!! Y es que ya estamos a la altura de la dichosa nube y empezamos a mojarnos.

Y así, entre búsquedas de pisadas inseguras, cientos de fotos, bastante cansancio y algún resbalón, llegamos, tras algo más de 3 horas, a la zona donde empieza a divisarse el refugio, de color verde y situado casi sobre un acantilado.

Pero no está aquí todo acabado. Para mí quedaba la peor parte, es una pequeña bajada entre barro y rocas muy resbaladizas que parecía que nunca acababa!! Si no llega a ser porque sabíamos que estábamos cerca… jajaja. Y así llegamos al refugio… hasta las trancas de barro!! Pero ya a 2480 metros!!

Se recomienda llegar relativamente temprano, al menos en esta época del año (julio), pues anochece sobre las 6 de la tarde. Nosotras lo hicimos casi a las 4. Nos alojaron en una tienda de campaña con literas. Nos dieron a cada una un par de mantas, algo mojadas debido a la humedad del tiempo que hacía… así que es imprescindible el saco de dormir. Hay otras habitaciones con literas dentro del edificio. No sé en qué se basan para darte una u otra, si será el orden de llegada…

P1020333
Refugio Caverne Dufour

Llegamos reventadas, comimos un poco de lo que traíamos (pan y embutido) y nos fuimos a descansar un rato hasta las 18:30 que se sirvió la cena en el comedor. La verdad es que estaba hasta arriba, aquí hacen el agosto con la cena. Tras cenar, estuvimos un rato hablando y tanteando a la gente a ver a qué hora tenían previsto salir de madrugada. Depende de la hora a la que salga el sol, se empieza el ascenso antes o después.  Nos dijeron que al día siguiente amanecería sobre las 6:40, así que decidimos que saldríamos sobre las 4:30.

Y así fue, algo pasada la hora prevista, emprendimos la marcha, con el frontal (indispensable) y la mochila lo más ligera posible. Dejamos las cosas en el refugio para recogerlas a la vuelta. La verdad es que se hace un poco duro. Es subida, subida y subida sin apenas ver nada, solo las luces de los frontales de las personas que van por delante, y la tuya, claro jajaja.

Pero, cuando parece que no ves el fin, empieza a verse la luz del amanecer y el paisaje cambia por completo. Llevábamos casi dos horas. Empezamos a aligerar, queríamos llegar cuanto antes a la cima y ver salir el sol desde lo alto del todo. ¡Y vaya si lo conseguimos! Heladas… ¡pero lo conseguimos! Porque hacía un viento frío insoportable… Cámaras fuera y a fundir los carretes, que se diría antes, claro… jaja. Y, entonces, todo el esfuerzo, cansancio, piernas agotadas y cargadas había valido la pena. ¡Qué espectáculo! ¡Estábamos a 3070 metros! ¡Parecía que estábamos en Marte! Y el frío… daba igual. Allí estaban mis dedos helados pero que no querían bajar… hasta que ya no aguantaron más y no nos quedó más remedio.

P1020242
Primeras luces de la mañana.
P1020322
A pocos metros de la cima.
P1020315
Amanece sobre el Piton des Neiges.

Tardamos en bajar al refugio 1 hora y 40 minutos aproximadamente. Aún íbamos con el subidón, aunque se hizo algo pesado, pues el terreno era muy rocoso. Desde lo alto empezamos a ver el refugio, ¡aunque parecía que no llegábamos nunca! Cuando lo hicimos, ya había mucha gente desayunando y preparando las mochilas para bajar. Desayunamos rápido y emprendemos la dura bajada hasta Le Bloc.

Fueron casi tres horas, con menos cansancio que la subida pero más dolor de piernas. El paisaje volvía a ser maravillosamente verde. Tras un par de culazos (de los que aún tengo moratones), llegamos a la zona de descanso, comimos un poquito de fruta y bebimos agua. Apenas una hora nos separaba del final de nuestra aventura. Y así, con ayuda de mi palo y bajando de lado es como terminé el descenso del Piton des Neiges. Ya estábamos en el parking de nuevo. Eran las 12 de la mañana. Habían sido 24 horas increíbles. Por el esfuerzo, la superación y el espectáculo presenciado. ¡Conseguido!

P1020354
Vista del circo de Cilaos.

La entrada Conquista del Piton des Neiges. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/conquista-piton-neiges/feed/ 0
Old Trafford, el Teatro de los Sueños. http://makionroad.es/old-trafford-teatro-los-suenos/ http://makionroad.es/old-trafford-teatro-los-suenos/#respond Sun, 10 Jul 2016 23:18:57 +0000 http://makionroad.es/?p=1116 No sé si Old Trafford será el Teatro de los Sueños o no (prefiero el Santiago Bernabéu, claro está), pero un sueño sí que cumplí allí, salir como capitana del Real Madrid por el túnel de vestuarios hacia el terreno de juego. ¿Queréis saber la historia? Un poquito más adelante… Mi visita a Manchester fue …

La entrada Old Trafford, el Teatro de los Sueños. aparece primero en Maki On Road.

]]>
No sé si Old Trafford será el Teatro de los Sueños o no (prefiero el Santiago Bernabéu, claro está), pero un sueño sí que cumplí allí, salir como capitana del Real Madrid por el túnel de vestuarios hacia el terreno de juego. ¿Queréis saber la historia? Un poquito más adelante…

Mi visita a Manchester fue de apenas unas horas, y es que poco me interesaba que ver en la ciudad aparte del estadio del Manchester United (el del City, si hubiera tenido más tiempo…).

Primero, un poco de historia.

Old Trafford, llamado también El Teatro de los Sueños, apodo que le puso Bobby Chartlon, es el estadio del Manchester United desde 1910, excepto en los años 40 que, debido a una bomba que cayó durante la II Guerra Mundial, tuvo que ser remodelado. El United estuvo jugando esos años en el estadio del otro equipo de la ciudad, el Manchester City.

El Manchester United es uno de los equipos más laureados de la Premier League, la liga inglesa y fue fundado en 1878. Entre sus numerosos títulos se pueden contar 20 Premier League y 3 Copas de Europa, ¿qué futbolero no recuerda aquella remontada de 1999 al Bayern de Munich en el descuento?

De este club han salido jugadores de talla mundial como David Beckham y Cristiano Ronaldo. Venga sí, es el momento de decirlo, yo soy seguidora de los Reds desde que Beckham juagaba allí. Se me iba a notar mucho en las fotos de todas formas… jajaja.

Old Trafford
Entrada de Old Trafford

¿Qué vemos en Old Trafford?.

La visita a Old Trafford incluye la entrada al Museo y al Estadio. Se puede realizar entre las 9:30 y las 16:30, excepto cuando hay partido que se restringen los horarios. Aconsejo comprar las entradas con antelación, pues se suelen agotar en determinadas épocas del año.

Cuando llegué, me sorprendió que estuviera tan apartado de todo. Sé que estadios en el centro de la ciudad como el Bernabéu hay pocos, ¡pero es que en esa zona ni había ni siquiera vida!

Nada más entrar al recinto te dan la espalda tres jugadores (Best, Law y Charlton, que anotaron 665 goles entre las temporadas 1964-1968) que miran hacia su estadio.

DSC_0012
Estatua de Best, Law y Charlton
DSC_0009 2
Old Trafford

Entramos dentro del estadio y todo comienza por el Museo. Esta primera parte de recorrido la haces sin guía. Encontramos camisetas de otras épocas, fotos de jugadores míticos, imágenes con historia del club y, cómo no, todos los trofeos ganados. Dedican una mención especial al triplete que ganaron en 1999, con una sala en la que ponen imágenes del partido de final de Copa de Europa contra el Bayern de Munich que he mencionado anteriormente. Los Reds perdían 0-1 y entre los minutos 91 y 93 remontaron el partido. Tienen varios objetos del partido de recuerdo, como una entrada y el balón con el que se jugó.

DSC_0054
Colección de camisetas del Manchester United.
DSC_0039
Parte de la sala de trofeos.
DSC_0058
Pasillos informativos sobre el club.
DSC_0062
Espacio dedicado a la consecución de la Tercera Copa de Europa (1999)
DSC_0061
Entrada del partido Manchester United – Bayern de Munich correspondiente a la final de la Copa de Europa de 1999

Tras esto, toca la visita guiada por el Estadio. Durante el recorrido pasas por la gradas, desde donde tienes una vista panorámica de todo el estadio. Después, entras a los vestuarios. Aquí es donde están las camisetas de los jugadores colgadas en perchas. Cada camiseta en el lugar donde se supone que se sienta el jugador. En el mismo vestuarios están también las pizarras que usan los entrenadores para repasar estrategias, que digo yo…

Vesturario local de Old Trafford.
Vesturario local de Old Trafford.
Pizarra de entrenador.
Pizarra de entrenador.

Y por fin llega el momento de saltar al terreno de juego. Y aquí se cumplió uno de mis sueños… Justo antes de saltar al terreno de juego, el guía dijo que se pusieran a la izquierda todos los seguidores del United y a la derecha los del resto de equipos. Las personas del grupo de la izquierda simularían ser el Manchester United y el de la derecha… – “¿Qué equipo queréis ser?” – preguntó el guía.

Como nadie respondía (o yo no dejé tiempo para hacerlo), dije: el Real Madrid. ¡Bien! ¡Ya teníamos equipo! Un niño de siete u ocho años acertó quién era el capitán de los Reds y yo quién era el del equipo blanco. De esta manera, los dos seríamos los capitanes de nuestros equipos. Y, tras calentar un poco y darnos la manos entre capitanes, saltamos al terreno de juego entre el sonido ambiente de miles de aficionados. Tengo que decir que es una de las experiencias futbolísticas más emocionantes que recuerdo jajaja.

Una vez en el césped, solo puedes acceder a la banda donde se encuentran los banquillos. Estos son muy característicos, un muro de ladrillo donde detrás están los asientos. No son como los típicos de la liga española.

DSC_0114
Los capitanes del United y Real Madrid nos damos la mano.
DSC_0138
Terreno de juego de Old Trafford.
DSC_0125 2
Banquillos de Old Trafford.

Y aquí termina nuestro tour por el Teatro de los Sueños, uno de los grandes estadios de la Premier League y de Europa. Espero que la próxima vez que vuelva ser a vivir un partido de fútbol en toda regla.

Si deseas hacer el tour por este magnífico estadio, pásate por su web antes y reserva.

DSC_0140 2
Old Trafford.

La entrada Old Trafford, el Teatro de los Sueños. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/old-trafford-teatro-los-suenos/feed/ 0
De paseo por Salamanca. http://makionroad.es/de-paseo-por-salamanca/ http://makionroad.es/de-paseo-por-salamanca/#respond Sun, 10 Jul 2016 23:17:28 +0000 http://makionroad.es/?p=1026 ¿A quién no le suenan la casa de las conchas o el huerto de Calixto y Melibea? Salamanca es un ciudad pequeña pero con muchas cosas que ver. Es la segunda vez que la visito y vuelve a ser en el mes de julio. Seguro que no hay ese ambiente de gente joven que da la …

La entrada De paseo por Salamanca. aparece primero en Maki On Road.

]]>
¿A quién no le suenan la casa de las conchas o el huerto de Calixto y Melibea? Salamanca es un ciudad pequeña pero con muchas cosas que ver. Es la segunda vez que la visito y vuelve a ser en el mes de julio. Seguro que no hay ese ambiente de gente joven que da la época universitaria, pero nunca defrauda.

Podría haber titulado esta entrada “¿Qué ver en Salamanca en 24 horas?” o “¿Qué hacer en Salamanca en dos días?”. Pero es que eso en España es imposible. Aquí las rutas es difícil que vayan tan cuadradas cuando tenemos terrazas con cerveza y tapas en cada esquina, ¿o no? Hay quien no se para, quien se toma una o dos y quien ya no hay quien lo levante… jaja. Así que, aquí os presento el itinerario que realicé yo. Recomiendo, como en casi todos los sitios, apurar la mañana para visitar lugares que por las tardes cierren temprano. Y ya después, nos paramos a degustar la gastronomía salmantina que es muy muy rica. Todas las cosas están bastante cerca, pudiéndose realizar de un vistazo todo, excepto los lugares a los que quieras entrar que llevan más tiempo, claro.

Empezamos la ruta entrando al casco antiguo de la ciudad por el norte, por la calle Toro. Esta es una calle comercial que llega hasta la Plaza Mayor. Lo primero que encontraremos a mano de derecha, además de cientos de tiendas, es la iglesia San Juan de Sahagún. Se construyó en el año 1896. Está dedicada al patrón de la ciudad, San Juan de Sahagún, y es de estilo neorrománico.

Salamanca
Iglesia San Juan de Sahagún.

Mientras vas avanzando por la calle Toro, vas viendo cada vez más cerca una de las puertas de entrada a la Plaza Mayor. “Es un cuadrilátero. Irregular, pero asombrosamente armónico.”, así la definió Miguel de Unamuno. Es una de las plazas más bellas y grandes de España. De estilo barroco, es el centro neurálgico de la ciudad. Siempre está llena de gente, tanto en las terrazas como en suelo comiendo un helado o admirando la belleza de sus fachadas.

salamanca
Plaza Mayor de Salamanca.

Si dejas la fachada principal a tu espalda y coges la última puerta de la plaza de la derecha sales a la calle Prior. Al finalizar esta calle nos topamos con el Palacio de Monterrey. Se construyó en 1539 y ha sido una de las residencias oficiales de la Duquesa de Alba. Solo se terminó una de las cuatro alas proyectadas para este inmenso edificio pero, a pesar de ello, se convirtió en un modelo arquitectónico nacional. Justo enfrente de la fachada que mira hacia la izquierda encontramos la iglesia de la Purísima. Es una iglesia conventual patrocinada por el conde de Monterrey, quien encargó la construcción a dos artistas italianos. Si desde la fachada principal del Palacio echamos a andar hacia la derecha, nos topamos primero con la Casa de Miguel de Unamuno, a continuación, la Casa de las Muertes y, frente a estas dos, El Convento de las Úrsulas, custodiado por una figura del escritor.

La casa de Unamuno pasaría desapercibida si no fuera por la placa que tiene en la que informa que allí vivió y murió. De hecho, la casa museo se sitió en la zona de las universidades.

La casa de las Muertes no puede visitarse. Se llama así por la leyenda que cuenta que cada persona que vivía allí, moría. Que digo yo que como en todas las casas… pero su misterio tendría.

En cuanto al Convento de las Úrsulas fue fundado entre 1460 y 1470, aunque el que vemos hoy día no es exactamente como era antes sino que ha ido ampliándose.

salamanca
Palacio de Monterrey.
salamanca
Iglesia de la Purísima
salamanca
Casa de Miguel de Unamuno
salamanca
Casa de las Muertes
salamanca
Convento de las Úrsulas.
salamanca
Estatua de Miguel de Unamuno.

Volvemos de nuevo a la Plaza Mayor para, esta vez, salir por el arco que va a la Plaza del Corrillo. Aquí nos topamos con la Iglesia de San Martín. Es de estilo románico, como la catedral vieja, y data del año 1103. Ha tenido que ser restaurada varias veces por problemas de estabilidad. Desde la Plaza del Corrillo, una de las calles que sale en dirección opuesta a la Plaza Mayor es la Rúa Mayor. Es una de las calles más famosas de Salamanca, ya que finaliza en las catedrales, aunque a simple vista lo que más predomina son las terrazas, que ocupan toda la parte central de esta calle peatonal. Si empezamos a recorrerla, en la segunda calle a la derecha veremos el Palacio de la Salina, ahora la diputación provincial. Si terminas de bajar la calle y giras a la derecha encontrarás unas puertas de hierro por las que puedes entrar y ver el patio interior. Merece la pena.

DSC_0237 (2)
Patio interior del Palacio de la Salina.

Aprovechando que estamos en la calle San Pablo, os desviaremos un poco de la ruta hacia las catedrales para visitar el convento de Las Dueñas y el convento e iglesia de San Esteban. Hay que continuar la calle de San Pablo hacia abajo y te los encontrarás a mano izquierda. El convento de Las Dueñas fue fundado en 1419 y se creó con la idea de tener un beaterio en el que pudieran retirarse nobles señoras, por eso se le conoce con el sobrenombre de Convento de Las Dueñas. 

En cuanto al convento San Esteban, su obra comienza en 1524 sobre el solar de otro que fue derruido que databa de los años 1255 – 1256. Según la tradición, Cristóbal Colón se alojó en este convento (en realidad en el anterior), cuando fue a Salamanca para defender ante los geógrafos de la Universidad la posibilidad de llegar a las Indias navegando hacia Occidente.

DSC_0233
Convento de las Dueñas.
DSC_0225
Monasterio de San Esteban.
DSC_0227
Monasterio de San Esteban.

Volvemos a la Rúa Mayor, podemos hacerlo por la vía Palominos y así nos toparemos de frente con la famosa Casa de las Conchas, de estilo gótico. Es un palacio urbano representativo de la nobleza del siglo XVI. No hace falta decir qué adorna su fachada… jeje. La parte más chula es la que está al girar a la derecha y meterte por la calle que la separa de la Clerecía y la Universidad Pontífica. También ahí está la puerta de entrada al patio, en la que encontramos un pozo en el centro y unos balones muy chulos. Si te vas al fondo y miras hacia arriba, puedes ver parte de la Clerecía. Y si lo hacer desde la parte de arriba (subiendo unas escaleras), la imagen es aún más bonita.

Según cuenta la leyenda, la familia propietaria del edificio escondió sus joyas en una de las conchas de la fachada. Dejó escrita a cantidad de dinero que había pero no la concha en la que estaba. Quien quiera puede buscar el tesoro, pero dejando antes una fianza. Si el dinero está donde se ha dicho, recupera la fianza y se lo lleva. Si no, pierde el dinero dejado. ¿Os atrevéis? Jaja.

DSC_0094
Casa de las Conchas y la Clerecía detrás.
DSC_0104
Casa de las Conchas.
DSC_0106
Fachada de la Clerecía.
DSC_0111
Patio interior de la Casa de las Conchas.
DSC_0119
Vista desde el primer piso del patio interior de la Casa de las Conchas.

A continuación nos dirigiremos a la zona de la universidad. ¿Preparados para buscar la rana? Siguiendo la fachada de la Clerecía, la primera calle a la izquierda nos lleva a la Universidad. Te encontrarás con su imponente fachada y unas cuantas personas buscando la rana… Si no tienes pistas es bastante difícil encontrarla, pero siempre escuchas al vecino que le señala a su amigo dónde está y tú intentas guiarte con su dedo… Yo era la segunda vez que iba y también me ha vuelto a costar encontrarla…

DSC_0244
Fachada de la Universidad. ¿Encontráis la rana?

Volveremos a la Rúa, porque lo que mola es entrar a la  Plaza de Anaya desde esta calle, divisándose poco a poco cada vez más la Catedral Nueva. Y sí, por fin llegamos a la zona de las catedrales. El juego de colores marrón de los edificios y verde de los jardines da para mucho, al menos para los fotógrafos. Es una imagen muy bonita. A la izquierda tenemos una librería y el Palacio de Anaya, actual facultad de Filología. El edificio actual es de 1760, aunque anteriormente había otro en el mismo lugar, fundado por Diego de Anaya y Maldonado en 1411 para acoger a estudiantes para que recibieran una enseñanza selectiva lejos de la masificación de la Universidad. Vamos, como sigue actualmente sucediendo seis siglos después.

Frente a este, la Catedral Nueva. Con una decoración gótica y un astronauta que buscar en su fachada principal, ¿lo encontraréis? La entrada cuesta 4,75 euros y da acceso tanto a esta como a la Catedral Vieja. En un principio, la Catedral Nueva se construyó para sustituir a la Vieja, pero como tardaron tanto en construirla, no quisieron derribar la vieja para que se pudiera seguir dando misa. Finalmente, decidieron dejar las dos anexionadas. Se pasa de una a la otra por la capilla de San Lorenzo.

DSC_0004
Plaza de Anaya con las catedrales al fondo.
DSC_0013
Palacio de Anaya.
DSC_0057
Interior de la Catedral Nueva.

Al salir de las catedrales, podemos optar por subir a sus torres medievales por el “Ieronimus“, previo pago de nuevo, claro. Esta vez 3,75 euros. Te permite subir a las torres de ambas catedrales, al campanario y ver las dos catedrales por dentro desde el primer piso. Yo lo recomiendo. Las vistas son muy chulas, no solo de Salamanca sino de la parte alta de las fachadas de las catedrales.

DSC_0126
Vista desde lo alto de las Catedrales.

Hacia la parte de atrás de las catedrales, nos encontramos con unas callecitas estrechas que nos llevan a la Cueva de Salamanca y el Huerto de Calixto y Melibea.

La cueva en sí no tiene nada. De hecho, me encontré a muchos turistas extranjeros intentando buscar algo para fotografiar, lo que tiene de curioso es su historia…

DSC_0164
Cueva de Salamanca
DSC_0161
Leyenda de la Cueva de Salamanca.

El Huerto de Calixto y Melibea es un jardín rodeado en partepor una muralla y con unas bonitas vistas de las Catedrales y de la ribera del Tormes.

Está ubicado en el lugar en el que se cree que Fernando de Rojas situaba a los protagonistas de su novela “La Celestina”. A la entrada hay un busto de La Celestina con una inscripción que dice: “Soy una vieja cual Dios me hizo, no peor que todas. Si bien o mal vivo, Dios es el testigo de mi corazón.”, palabras sacadas de la novela.

DSC_0167
Entrada al Huerto de Calixto y Melibea.
DSC_0169
¡Qué lugar más bonito para una buena lectura!

Al salir del huerto, seguimos bajando en dirección al río por la calle Patio Chico y rodeando por destrás las catedrales (qué bonito no perderlas nunca de vista)  y veremos la Casa Lis, que alberga el museo Art Nouveau. Nosotros no pudimos entrar por falta de tiempo, pero parte de las vidrieras que lo caracterizan se ven desde fuera, tanto por esta parte como cuando bajamos al río, por la parte de atrás.

DSC_0214
Fachada principal de la Casa Lis.
DSC_0266 (2)
Fachada trasera de la Casa Lis. Desde la orilla del río Tormes.

Si andamos unos pasos más, nos encontramos con el Archivo de la Guerra Civil. La entrada es gratuito y me pareció una visita bastante interesante, por lo que cuenta y porque con el calor que hacía un poco de aire fresco venía muy bien…

DSC_0215
Fachada del Archivo de la Guerra Civil.

Ya por último, llegamos a la parte más al sur del casco antiguo de la ciudad. Y tan antiguo… como que es un Puente Romano, así que fijaros si tiene años…

Este puente formaba parte de la Vía de la Plata, una de las tres calzadas romanas que unían Emérita Augusta (Mérida) con Cesar Augusta (Zaragoza) y con Astorga.

Es puente en sí es precioso, pero las vistas desde él lo son aún más. Cómo no, con las catedrales como protagonistas.

DSC_0250
Puente Romano de Salamanca
DSC_0263
Vistas desde el Puente Romano

 

La entrada De paseo por Salamanca. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/de-paseo-por-salamanca/feed/ 0
Salamanca desde el cielo. http://makionroad.es/salamanca-desde-cielo/ http://makionroad.es/salamanca-desde-cielo/#respond Sun, 10 Jul 2016 23:15:32 +0000 http://makionroad.es/?p=1095 Una de las vistas más bonitas que tienen las ciudades son las vistas desde las alturas. Siempre que voy a una ciudad intento subir a algún mirador para divisar todos los edificios, parques, calles… En Salamanca tenemos la posibilidad de subir a las Torres Medievales de la Catedral, con una altura de 100 metros. La entrada coincide con …

La entrada Salamanca desde el cielo. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Una de las vistas más bonitas que tienen las ciudades son las vistas desde las alturas. Siempre que voy a una ciudad intento subir a algún mirador para divisar todos los edificios, parques, calles… En Salamanca tenemos la posibilidad de subir a las Torres Medievales de la Catedral, con una altura de 100 metros.

La entrada coincide con la salida de la catedral vieja, a mano derecha veréis una puerta que pone Ieronimus y se accede por ahí. Cuesta 3,75 euros y, desde mi punto de vista, vale mucho la pena. Eso sí, prepararos para hacer ejercicio físico porque hay de escaleras…

El nombre de Ieronimus procede del latín y se refiere a D. Jerónimo de Perigueux, obispo francés destinado a Salamanca y encargado de la construcción de la Iglesia de Santa María. Se iniciaba así el camino que ha llevado a Salamanca a tener un Conjunto Catedralicio formado por dos templos: la Catedral Vieja (s. XII-XV) y la Catedral Nueva (XVI- XVIII).

La visita comienza visitando la Mazmorra y la Estancia del Carcelero, ambas construidas en el siglo XIII. La primera fue abierta al exterior en el siglo XVII. Aquí llegaban los que huían de la justicia buscando la protección de la Catedral.

Tras esto, pasamos a la Sala del Alcaide. Fue incialmente, y como indica su nombre, el lugar del Alcaide, el jefe de la fortaleza. Ahora, rinde homenaje a la música de las catedrales, que durante el Renacimiento y el Barroco fueron referencia en España y en Europa. Desde esta sala se puede tener también una panorámica de la Catedral Vieja desde a primera planta.

DSC_0089
Sala del Alcaide.
DSC_0092
Sala del Alcaide
DSC_0090
Vista de la Catedral Vieja.

La Sala de la Bóveda se encuentra en el interior de la Torre de las Campanas, construida en el siglo XIII. En esta sala se muestra la vida en la catedral, sus habitantes y oficios y la respuesta de las dos torres al incendio de la Torre de las Campanas en 1705 y el terremoto de Lisboa de 1755.

Salimos al exterior, a la Terraza de la Torre Mocha. Tiene vistas hacia la ciudad y el río Tormes pero, sin duda, las más espectaculares son hacia el conjunto catedralicio. La terraza es amplia y dispone de unas placas informativas donde te indican qué es cada parte de las torres de la Catedral que estás viendo.  De la misma terraza sale un pasillo exterior con una pasarela metálica para poder apreciar desde más cerca la Torre del Gallo.

Toda esta zona exterior es mi favorita, podría tirarme horas haciendo cientos de fotos. ¿Qué opináis vosotros?

DSC_0095
Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0116
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0109
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0110
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.
DSC_0113
Vistas desde el pasillo metálico en la Terraza de la Torre Mocha.

Continuamos la visita y entramos de nuevo a la catedral, esta vez a la primera planta de la Catedral Nueva, desde donde tendremos una panorámica espectacular. Es un estrecho pasillo en el que apenas pueden cruzarse dos personas, pero bastante largo para que no haya dificultad para poder apreciar la grandiosidad de la Catedral.

Y ahora nos toca hacer un poco de ejercicio. Poco, que lo duro viene después… Por medio de unas escaleras de caracol del siglo XVI llegaremos a la terraza situada sobre la fachada principal, la Terraza de Anaya. Desde aquí arriba se ve todo el casco antiguo de Salamanca, predominando La Clerecía y la Universidad Pontífica.

DSC_0122
Vista interior de la Catedral Nueva desde la primera planta.
DSC_0128
Vistas desde la Terraza de Anaya.
DSC_0130
Vistas desde la Terraza de Anaya.
DSC_0132
Terraza de Anaya.
DSC_0137
Torre del Campanario desde la Terraza de Anaya.

Nos quedan las dos últimas salas. La primera, la Sala del Reloj. En esta sala se habla, cómo no, del reloj de la Torre, que fue uno de los primeros en instalarse en las catedrales de España. Se puede ver la maquinaria original del reloj.

Por último, y ahora sí tras subir un buen puñado de escaleras en caracol, llegaremos a la Sala de las Campanas. En esta sala, como bien indica su nombre, se encuentran las campanas de la catedral. Es el punto más alto de la edificación y  la segunda torre histórica más alta de España, tras la Giralda. Tiene vista en las cuatro direcciones aunque unas redes impiden poder hacer buenas fotos.

Ten cuidad cuando vayas que no te pase lo que a mí, que subí a las 12 de la mañana y las campanas empezaron a resonar. Uno o dos campanazos hacen gracia pero llega un momento… ajaja. Además, como hay un semáforo para subir y bajar no pude bajar cuando quise y tuve que esperar unos minutos mientras las campanas estaban en todo su esplendor. ¿Te animas a visitarlas?

DSC_0148
Sala de las campanas.
DSC_0144
Vista desde a sala de las Campanas.

La entrada Salamanca desde el cielo. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/salamanca-desde-cielo/feed/ 0