Irene Saiz Olivares – Maki On Road http://makionroad.es Blog de viajes Wed, 11 Apr 2018 22:39:23 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.7.10 Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/ http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/#respond Sun, 11 Feb 2018 21:36:31 +0000 http://makionroad.es/?p=2176 Casitas de colores mirando al mar, rutas de senderismo en acantilados, baños en las aguas del Mar de Liguria y cenas en el país de la pasta, ¿qué más se puede pedir? Todo esto (y alguna cosilla más) son las que ofrece la bonita zona de Cinque Terre, en la costa italiana. Sonaba de maravilla …

La entrada Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Casitas de colores mirando al mar, rutas de senderismo en acantilados, baños en las aguas del Mar de Liguria y cenas en el país de la pasta, ¿qué más se puede pedir? Todo esto (y alguna cosilla más) son las que ofrece la bonita zona de Cinque Terre, en la costa italiana.

Sonaba de maravilla pero, en cuanto empezamos a planificar el viaje, vino la primera duda… ¿cuánto tiempo deberíamos dedicarle? Buscando en blogs, los hay desde los que en un día ven rápidamente todos los pueblos desplazándose en tren hasta los que dedican cuatro o cinco días pasando algunas noches en estos encantadores lugares.

Nosotras, finalmente, les dedicamos tres días, teniendo nuestra base en La Spezia y desplazándonos desde allí todas las mañanas.

Día 1. Monterosso y Vernazza, primera ruta de Cinque Terre.

Nos habíamos alojado en Pisa, pues el vuelo llegó de noche y era lo más práctico. Es una de las ciudades más de paso que conozco. La gente suele llegar, ver la torre, fotografiarla de mil maneras diferentes y partir hacia su verdadero destino, Cinque Terre, la Toscana, Florencia…

Cogimos el tren sobre las 11 de la mañana hacia la Spezia. El billete cuesta unos 7 – 8 euros, el más el barato, y tarda 1h y 20 minutos. Hay otro un poco más caro que tarda 50. Al llegar a la estación, quisimos comprar las tarjetas de Cinque Terre, pero había una cola enorme, así que decidimos comprarlas cuando volviéramos para empezar a ruta por los pueblos. Nos dirigimos al alojamiento que teníamos contratado, dejamos las cosas y comimos en un restaurante cerca de la estación.

Sobre las 14:30 estábamos de nuevo en la estación de tren, compramos la tarjeta que incluye el pase al parque de Cinque Terre y los trenes durante 2 días por 29 euros.

Primera noche, Pisa.
Primera noche, Pisa.
Vistas desde el hotel.
Vistas desde el hotel.

Monterosso al Mare.

Es el pueblo situado más al norte. La idea era empezar desde arriba e ir bajando. Llegamos sobre las 15 horas y lo primero que nos encontramos al bajar del tren fue la playa. Aunque te puedes pegar un chapuzón en casi todos los pueblos, este es el que tiene lo que puede considerarse una playa, aunque con demasiada gente. Está taaaan llena que es prácticamente imposible dejar la toalla en las piedras para darte un baño. Sí, en las piedras, porque la playa no es de arena. Casi toda la zona está plagada de sombrillas y tumbonas de pago y solo hay un pequeño espacio libre. Más tarde, camino al pueblo, por el que hay que atravesar un túnel, descubrimos que hay otro pedazo de playa menos concurrido más al sur. De haberlo sabido antes, hubiéramos ido allí directamente.

El pueblo es muy mono. Calles estrechas llenas de tiendas y casitas de no más de 3 o 4 pisos de color pastel. La típica estampa italiana. Lo bonito de ellos es callejear y entrar a sus tiendas. Una vez recorrido, nos pusimos en marcha con la primera ruta por el sendero azul, la que va de Monterosso al Mare a Vernazza. Son 3230 metros que tardamos algo menos de 2 horas en hacer. Un recorrido precioso por la costa, aunque con mucho calor.

Callecitas
Callecitas
Pequeña plaza en Monterosso
Pequeña plaza en Monterosso
Sendero azul de Cinque Terre
Sendero azul de Cinque Terre

Vernazza.

Lo bonito de este pueblo es la vista que tienes desde arriba cuando te vas acercando. Desde que lo divisamos, fuimos parando en cada hueco entre matorrates para intentar hacer la mejor foto. Y la verdad es que las vistas son muy chulas.

Una vez abajo, era tanta la sed que traíamos, que hicimos un alto en el primer bar que pillamos con vistas al mar. Unas Peroni con el aperitivo típico italiano y a disfrutar del momento.

Las mejores vistas de Vernazza, aparte de las de lo alto en el camino, son desde el pequeño muelle que tiene. Si vas hasta el final, podrás ver la pequeña zona con arena donde dejan las barquitas y las casas justo detrás, además de la iglesia.

Este pueblecito también cuenta con una especie de torre a la que puedes subir para volver a ver Vernazza desde lo alto y unas bonitas vistas desde otro ángulo.

Anochecía ya y decidimos cenar aquí antes de coger el tren que nos llevaría de nuevo a La Spezia.

De camino a Vernazza
De camino a Vernazza
De camino a Vernazza
Desde lo alto, Vernazza
Vernazza desde el muelle
Vernazza desde el muelle

Día 2. Corniglia, Manarola y Riomaggiore, segundo día en Cinque Terre.

Corniglia

Apenas hora y media tardamos en hacer el recorrido de Vernazza a Corniglia. Aunque es un poco más corto, comienza con muchos escalones hacia arriba que lo hacen bastante cansado. Este pueblo es el único que no “toca” el mar, pues está bastante en alto.

Habíamos oído la posibilidad de pegarte un baño por la zona donde está la estación del tren, pero por mucho que buscamos no encontramos un lugar algo asequible pues, aunque llegamos a la altura del mar, no vimos ninguna zona que nos apañara…

Para llegar desde el pueblo a la estación hay un autobús (gratuito con la tarjeta), aunque si lo quieres hacer andando es posible caminando un empinado trayecto. Hacia la estación cuesta abajo, hacia el pueblo, al revés. Recomendamos siempre el autobús, aunque va hasta arriba de gente.

Quizá la mejor comida de viaje la hicimos aquí. Callejeando encontramos una bodega pequeñita donde nos sirvieron una tabla de quesos, unos platos de pasta y un buen vino hecho por el mismo dueño. El lugar tenía un encanto especial, con fotos del dueño por todas partes y un vídeo que aparecía en la pequeña tele donde también salía. Así, sin protagonismo casi. Claro, que por eso es su restaurante…

Después, un café en una terracita a la que ya le habíamos echado el ojo nada más llegar y a preparar nuestro siguiente destino.

 

Parece que estamos llegando a Corniglia.
Parece que estamos llegando a Corniglia.
Nuestro rincón favorito de descanso.
Nuestro rincón favorito de descanso.

Manarola

El resto de senderos de la ruta de las “Cinque Terre” continuaba cortado, así que no nos quedó otra que terminar nuestras etapas en tren. Volvimos a coger el autobús hasta la estación y en apenas cinco minutos llegamos a Manarola.

Parece mentira que viniendo de la zona mediterránea de donde venimos tuviéramos “mono” de baño… Y eso que yo no soy muy de playas,  pero es que cuando vimos a toda esa gente tomando el sol en la rampa por donde bajan los barcos y bañándose en esas apetecibles agua (sobre todo debido al calor), ¡no pudimos resistirnos!

Y aquí, entre sol y agua, pasamos parte de la tarde. Nos apetecía bastante unas horas de descanso simplemente observando las preciosas vistas que teníamos enfrente.

Tras este pequeño kit kat, subimos por la parte que queda a la espalda de la zona de baño, desde donde se ven las mejores vistas del pueblo. Y en lo alto hay un bar donde bien merece la pena pararse a tomar algo.

Ya de camino a la estación, en la calle principal del pueblo, probamos por fin la tan famosa focaccia de la zona. Y no, no decepciona. ¡Estaba buenísima!

¡Llegamos a Manarola!
¡Llegamos a Manarola!
Tomamos un poquito el sol...
Tomamos un poquito el sol…
¡Y un baño refrescante!
¡Y un baño refrescante!
Preciosas vistas de Manarola
Preciosas vistas de Manarola
Y hacia el mar...
Y hacia el mar…
¡A la rica focaccia!
¡A la rica focaccia!

Riomaggiore

De nuevo al tren y bajamos en la última parada de las “Cinque Terre”. Riomaggiore dicen que tiene el mejor atardecer de todos y no nos lo quisimos perder. No dudamos ni un momento de cuál era el mejor lugar para ver la puesta de sol, pues ya estaba hasta arriba de gente. Menos mal que somos hábiles para hacernos un hueco…

Y la respuesta es sí. Sí que merece la pena hacer todo lo posible por acabar el día en este precioso lugar. Tras un buen rato haciendo fotos, pues no solo son bonitas las vistas desde la muralla de la puesta de sol sino también del pueblo, buscamos un lugar para cenar. No fue fácil.  Estaba todo lleno y, al contrario que en el resto de pueblos, la gente iba muy arreglada.

Finalmente, una ensalada y unas pizzas para compartir, junto con unas cervezas llenaron nuestros estómagos. De postre un helado y camino a la estación.

En dos días nos ha dado tiempo a ver los cinco pueblos de “Cinque Terre”. Sin detenernos en exceso en ellos, pero sin prisa.

atardecer
Atardecer
riomaggiore
Riomaggiore

Día 3. Paseo en barco y Portovenere.

Último trayecto en tren hacia las “Cinque Terre”. De nuevo a la situada más al norte, Monterosso, para coger desde allí el barco que nos daría otra perspectiva de estos encantadores pueblos. Los barcos salen cada hora aproximadamente desde las 9:45 de la mañana. Había distintos tipos de billetes. Nosotras lo cogimos hasta Portovenere y luego con extensión a La Spezia.

Menos en Corniglia, el barco hace parada en todos los pueblos. Como nosotras ya los habíamos visitado, no bajamos en ninguno, solo disfrutábamos (a pesar del calor que hacía) de las vistas desde el mar. Todo de postal.

El trayecto dura casi hora y media si no bajas en ninguna parada. Cuando el barco hizo el último giro hacia Portovenere entendimos el por qué se le llama el sexto pueblo. El puerto es bastante más grande que el del resto de pueblos, pero el encanto es el mismo.

Paseamos un poquito por el pueblo en busca de un lugar donde comer. Nos decidimos por una terraza en la plaza que hay antes de entrar al casco antiguo. Teníamos algo de prisa ya que habíamos contratado una excursión de cuarenta minutos alrededor de un archipiélago cercano al pueblo, que se compone de tres islas: Palmaria, Tino, Tinetto. Estas islas son parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La excursión cuenta con un audio en inglés e italiano. No entiendo qué les cuesta ponerlo en español también, pero bueno. Tuvimos la suerte de coincidir con unos chicos que hablaban español y nos iban explicando un poquito las cosas que se nos escapaban.

Tras el paseo en barco, volvimos a Portovenere para terminar de ver el pueblo, helado en mano. Subimos hasta la fortaleza, desde donde hay unas bonitas vistas. Sobre las 17:30 volvimos al puerto para coger el último barco del día, hacia la Spezia.

Habíamos reservado para nuestra última noche una mesa en Pepe Nero, lugar que habíamos visto en Internet que tenía buena fama. Y estuvo bastante bien.

Vistas a la entrada de Portovenere
Vistas a la entrada de Portovenere
Portovenere
Portovenere

Y así terminaba nuestra andadura por las “Cinque Terre”, por este país que me tiene enamorada y que raro es el año que no piso… ¿caerá este verano otra vez?

Más Italia.

Cerdeña. Top 5 en playas.

Golfo di Orosei.

La entrada Cinque Terre, el encanto de la costa italiana. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/cinque-terre-costa-italiana/feed/ 0
Fotografía. Ruta del oro, Alaska. Verano 2017 http://makionroad.es/alaska-ruta-del-oro/ http://makionroad.es/alaska-ruta-del-oro/#respond Sun, 11 Feb 2018 18:37:32 +0000 http://makionroad.es/?p=2251 Alaska. Solo el nombre ya suena a remoto. Viajé hasta allí sin saber muy bien lo que me esperaría. Y lo que me esperó fue uno de los paisajes que jamás olvidaré. Más de dos horas en tren recorriendo parte del camino hacia el Yukón que hicieron los buscadores de oro entre finales del siglo …

La entrada Fotografía. Ruta del oro, Alaska. Verano 2017 aparece primero en Maki On Road.

]]>
Alaska. Solo el nombre ya suena a remoto. Viajé hasta allí sin saber muy bien lo que me esperaría. Y lo que me esperó fue uno de los paisajes que jamás olvidaré. Más de dos horas en tren recorriendo parte del camino hacia el Yukón que hicieron los buscadores de oro entre finales del siglo XIX y principios del XX.

La idea que llevaba era de una Alaska blanca de glaciares y, aparte de esa, encontré la verde de tundra. Con lagos y ríos de azul muy clarito a más de 2000 metros de altura.

alaska
Alaska

La entrada Fotografía. Ruta del oro, Alaska. Verano 2017 aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/alaska-ruta-del-oro/feed/ 0
Sur de Inglaterra. Bournemouth. http://makionroad.es/sur-de-inglaterra-bournemouth/ http://makionroad.es/sur-de-inglaterra-bournemouth/#respond Wed, 07 Feb 2018 20:12:44 +0000 http://makionroad.es/?p=2168 Siempre supe que volvería. Aquel agosto de 2012 abandoné Bournemouth sabiendo que lo pisaría de nuevo. Habían sido tres semanas llenas, sobre todo, de experiencias nuevas. ¡Y como revitaliza eso! Así que con mi hermano viviendo en Southampton, era una buena oportunidad para mi regreso. El emblema de Bournemouth, su embarcadero. Tras el día anterior …

La entrada Sur de Inglaterra. Bournemouth. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Siempre supe que volvería. Aquel agosto de 2012 abandoné Bournemouth sabiendo que lo pisaría de nuevo. Habían sido tres semanas llenas, sobre todo, de experiencias nuevas. ¡Y como revitaliza eso! Así que con mi hermano viviendo en Southampton, era una buena oportunidad para mi regreso.

El emblema de Bournemouth, su embarcadero.

Tras el día anterior en Arundel, viendo su castillo, hoy tocaba algo de playa, que para eso es verano. A eso de las 11:30 estábamos en el parque sur de Bournemouth. A diferencia de la última vez que estuve, había unas jaulas enormes con pájaros de diferentes tipos y no estaba su característico “Balloon”. Dejando a la izquierda su famoso Pavilion Theatre, donde siempre tienen algo interesante que ofrecer, esta ver era Dirty Dancing, bajamos hasta la orilla de la playa.

La parte más concurrida de la playa es la que está pegada al bonito embarcadero, quizá lo más típico del Bournemouth, que ahora han puesto de pago… Una vez aquí, hacia la izquierda del embarcadero se encuentran las famosas minicasitas de colores, colocadas por tonalidades. La gente del lugar guarda aquí sus cosas de la playa y algunos tiene montada una especie de habitación con cocina y todo. Parece increíble lo que puede caber ahí.

Hacia el otro lado de la playa hay diferentes restaurantes y bares, algunos con terraza y un lugar donde celebran bodas en la playa. Tuvimos la tentación de colarnos en la boda que había pero intuimos que en cuanto empezáramos a hablar se darían cuenta de que no casábamos ahí…

Y, frente al embarcadero, el acuario. En esta visita no he estado pero sí que entré la otra vez que estuve y me gustó bastante. También una noria, algunas atracciones y puestos de helados. En el edificio central hay algunas tiendas y un bar con una terraza en la plata de arriba con unas vistas maravillosas al mar.

Bournemouth
Bournemouth

Bournemouth

El centro de Bournemouth, the square.

Atravesamos el parque de nuevo y llegamos a su conocida “Square”, la plaza principal. ¡Vaya ambientazo! Claro, que llegaba ya su hora de comer. Para nosotros era la hora del aperitivo, así que una cervecita no vendría mal al cuerpo. Para recordar tiempos pasados, fuimos al The Moon in the square, típico pub inglés donde, cuando estudiaba aquí, solíamos venir a tomar algo por la noche (hablamos de noche a las 9…). Está frente a la plaza, antes de llegar al enorme complejo de cines y restaurantes que han hecho nuevo, donde comimos.

Para después de comer, tenía preparadas unas de las mejores cookies que he probado en mi vida, las que venden en Greggs, una cadena de pastelerías con cosas dulces y saladas para llevar. Sí, llevan kilos de mantequilla, pero también de chocolate y están riquísimas.

Con el estómago más que lleno dimos un último repaso a Bournemouth por sus calles comerciales. De la misma square, por la parte de atrás sale una calle peatonal, Commercial Road, llena de tiendas. Para mí, la más curiosa es una que vende ositos de peluche que puedes vestir de mil maneras diferentes.

La otra calle comercial, Old Christchurch Road, está hacia el otro lado. También es una calle peatonal bastante acogedora y con tiendas de diferentes tipos. La cruza Post Office Road, con algunos sitios de comida rápida.

Y así terminó mi breve pero intensa vuelta a Bournemouth, del que guardo un bonito recuerdo. Así que esta entrada va dedicada a todos los que compartieron conmigo esas semanas hace cinco año aquí.

Parque de Bournemuth
Parque de Bournemuth

La entrada Sur de Inglaterra. Bournemouth. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/sur-de-inglaterra-bournemouth/feed/ 0
Sur de Inglaterra. Castillo de Arundel. http://makionroad.es/castillo-de-arundel/ http://makionroad.es/castillo-de-arundel/#respond Fri, 02 Feb 2018 23:01:01 +0000 http://makionroad.es/?p=2164 Entre Southampton y Brighton, en la costa sur de Inglaterra, se encuentra un pequeño pueblecito inglés con sus casas más características. A simple vista, podría parecer un pueblo cualquiera de la campiña inglesa pero, ya desde los ventanales del tren, se pude observar su imponente fortaleza, el castillo de Arundel. Nos vamos a Arundel Apenas …

La entrada Sur de Inglaterra. Castillo de Arundel. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Entre Southampton y Brighton, en la costa sur de Inglaterra, se encuentra un pequeño pueblecito inglés con sus casas más características. A simple vista, podría parecer un pueblo cualquiera de la campiña inglesa pero, ya desde los ventanales del tren, se pude observar su imponente fortaleza, el castillo de Arundel.

Nos vamos a Arundel

Apenas una hora y cuarto tardamos en llegar a Arundel desde Southampton, con un trasbordo en Chichester. El tren es bastante cómodo y son unas 15 libras el trayecto de ida y vuelta si se cogen con antelación (con un día vale). Sabes que estás llegando a Arundel cuando ver a lo lejos el castillo sobre una colina y la iglesia que sobresalen en el centro del pueblo.

La estación de tren está a un kilómetro de Arundel. Tras caminar unos diez minutos cruzamos el río y a mano izquierda está señalizada la entrada al castillo. Hay varios tipos de entradas según lo que interese ver (pinchando aquí puedes ver los tipos de tickets). Nosotros nos decidimos por el Gold, que nos permitía entrar a muchas de las estancias del castillo de Arundel, entre ellas, la biblioteca, una de las más bonitas que he visto.

Arundel
Arundel

El castillo de Arundel

Los alrededores del castillo están muy bien cuidados, con algunos jardines y una capilla donde descansan algunos de los duques que un día lo habitaron. A la hora de comer (su hora de comer, vamos, a las 12:30 del mediodía) muchas familias aprovechan que hace buen día para sacar su mantel y algún sandwich en los mismos jardines.

Biblioteca
Biblioteca

Ya desde fuera el castillo impone. No recuerdo si he estado en alguno más grande. Y mira que me gustan los castillos y no dejo pasar ninguno… jaja.

Una vez dentro y de primeras, nos encontramos con la tienda y el restaurante, para no variar. Pero una vez atravesados, entramos de lleno en el castillo de Arundel. Es una pena que no dejen hacer fotos en muchos de los lugares, como la capilla que tienen dentro, que es impresionante. También visitamos varios salones que aún mantienen muchos objetos de siglos y décadas pasadas, al igual que joyas. Pero para mí, lo más bonito es su biblioteca. Ya no por su tamaño, sino por lo acogedora que es. Imagino una tarde de lluvia a partir de las 6, cuando ya no queda nadie. Libro en mano y en un rinconcito al que ya le eché el ojo, rodeada de globos terráqueos y cientos de ejemplares.

Unas escaleras nos llevaban al torreón, desde donde había unas bonitas vistas, tanto del pueblo como de un patio interior de la fortaleza. Son más de 100 escalones, pero valen la pena.

Una vez fuera del castillo, paseamos un poquito por sus alrededores, fuimos a la capilla que tiene en los jardines, con un patio muy bonito y a un pequeño jardín con un reloj de sol. Este jardín debe ser precioso en primavera con todas sus flores. Por la parte de atrás del castillo, continúan aún más y más.

Jardines
Jardines
Jardines
Jardines

A bajar la comida con un paseo

A la hora de comer (la nuestra), salimos del castillo (te ponen un sello por si quieres volver) y nos fuimos a comer. Nos dirigimos al centro de Arundel, al que llegamos rápido porque es muy pequeñito. Comimos en un típico pub unas hamburguesas y, después, decidimos pasear un poquito en dirección a un lago muy acogedor por la parte trasera del castillo.

El camino es muy tranquilo, con un pequeño arroyo que nos acompañó casi todo el tiempo donde pudimos ver muchos patos y ocas. Anduvimos durante unos 20 minutos hasta llegar al lago, donde descansamos un poco y disfrutamos del paisaje. Eran las 5 y la cafetería que hay estaba cerrando, así que volvimos al pueblo y nos tomamos la merienda allí. Nos quedó por ver la catedral. Preciosa seguro, pero el tren salía a las 6 y ya no nos daba tiempo.

Se acababa nuestra visita al castillo de Arundel. Sin duda, una gran sorpresa.

Castillo de Arunel
Castillo de Arunel

La entrada Sur de Inglaterra. Castillo de Arundel. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/castillo-de-arundel/feed/ 0
Perú. Episodio X. Puno http://makionroad.es/peru-episodio-x-puno/ http://makionroad.es/peru-episodio-x-puno/#respond Fri, 02 Feb 2018 22:38:19 +0000 http://makionroad.es/?p=2117 Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Las jóvenes Jedi llevan ya media galaxia recorrida y el viaje cada vez se aproxima más a su fin. Están Puno, donde han tenido que cambiar sus planes tras la imposibilidad de quedarse en las islas del Lago Titikaka a dormir. ¿Qué les tiene preparado el …

La entrada Perú. Episodio X. Puno aparece primero en Maki On Road.

]]>
Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

Las jóvenes Jedi llevan ya media galaxia recorrida y el viaje cada vez se aproxima más a su fin. Están Puno, donde han tenido que cambiar sus planes tras la imposibilidad de quedarse en las islas del Lago Titikaka a dormir. ¿Qué les tiene preparado el día de hoy?

Más alto que el Lago Titikaka

Los planes de las chicas se habían modificado un poco. No habían dormido en las islas del Lago Titikaka, por lo que no seguirían su visita por allí. Pero pronto habían buscado otra alternativa. El hotel donde habían dormido les ofrecía una excursión por la tarde a Sillustani por 35 soles cada una. La salida era a las 14:15, por lo que la mañana la dedicarían a explorar Puno.

Así que, sobre las 9 de la mañana, las Jedi cogen sus cámaras de fotos y se van a recorrer Puno. En sí no tiene mucho que ver, pero ayer se fijaron en que en la parte opuesta a donde está el lago Titikaka hay una montaña con distintos miradores y allá que van.

Cruzan la Plaza de Armas y, a mano derecha sale una pequeña calle (si se puede llamar así) muy inclinada con una especie de escaleras aunque algo tapadas por las hierbas y el barro. Ese es el camino que tienen que seguir. Está señalizado como Cerro de Huajsapata. No es mucha la subida y en apenas diez minutos están arriba. En lo alto, un Inca señala al Lago Titikaka recordándonos cuál es el elemento principal de la ciudad.

Tienen toda la mañana disponible para relajarse, por lo que se toman su tiempo disfrutando del lugar. Hasta ahora, lo llevaban todo tan cronometrado que un día así les sienta de maravilla. Al final, no hay mal que por bien no venga.

Puno
Puno

A vista de cóndor.

Tras muchas fotos, deciden bajar y dirigirse al otro mirador de la ciudad. Desde abajo, se aprecia un cóndor en la cima de una colina. “No parece que esté muy alto”, comentan las chicas. Seguro que ahora no dirían lo mismo, ya que fue una gran cantidad de escaleras las que tuvieron que subir para llegar hasta allí. Pero, como suele pasar en estos casos, el esfuerzo bien merece la pena.

El espacio es muy bonito y el mirador con el cóndor tiene unas escaleras por las que subir. Ahora sí que pueden comprobar qué ve un cóndor cuando sobrevuela el lago Titikaka.

Se respira una enorme tranquilidad y las chicas pasan un buen rato en el lugar (y no solo porque estén agotadas de las escaleras, que también). Miran hacia el lago. Es enorme a pesar de que solo se ve una muy pequeña parte de él. Y Puno a sus pies. La ciudad en sí no es muy bonita de ver desde lo alto, pero impresiona igualmente.

Puno
Puno
Puno
Puno
Puno
Mirador de Puno

Un gran rato y muchas fotos después, deciden bajar. Ahora las escaleras parecen menos… jaja. A una lado de la plaza de Armas, tropiezan con una pequeña terraza interior que les parece encantadora para picar algo. Y no dudan en parar.

Sillustani y sus famosas torres funerarias.

A las 14:15 las chicas esperaban ya en la recepción de su hostal a que vinieran a recogerlas. Como ya iba siendo costumbre en esta Galaxia, tuvieron que esperar un buen rato hasta que vieron aparecer la nave.

A unos 33 kilómetros de Puno se encuentra el yacimiento arqueológico de Sillustani, un cementerio de la cultura Kolla. Las tumbas son una especie de torres con forma de cilindros enormes hechos de piedra (hasta 12 metros) y dentro iban metiendo a los muertos. La entrada cuesta 10 soles, que van incluidos en el precio del tour.

Sinceramente, el lugar les sorprendió para bien. Era una excursión que no tenían prevista, pues iba a quedarse en el Lago Titikaka a pasar un día más, pero unos altercados tuvieron que pasar la noche en Puno. El lugar es precioso. De mucha tranquilidad, aunque no deja de haber los típicos puestos que intentan vender de todo.

El chico les explica cómo enterraban a sus muertos y los diferentes tipos de chullpas (cómo se llaman las tumbas) que hay. Desde el desorden pre-inca hasta el ordenado inca.

Tras casi dos horas de visita, suben de nuevo a la nave que las traerá de vuelta a Puno, pero antes hacen una parada en un casa donde les dan a probar algunos platos típicos de la zona, una especie de queso, unas patatas con una salsa extraña (parecía barro) y unas tostas dulces. Todo ello a cambio de alguna compra se sus productos tejidos o una propina.

"<yoastmark

"<yoastmark

"<yoastmark

"<yoastmark

Una vez en Puno, solo les queda recoger sus cosas del hotel y partir hacia la estación. Allí cogerán una nave de Cruz del Sur que les llevará a Cuzco. Esta estación no es propiedad de Cruz del Sur, por lo que hay que pagar una tasa en una taquilla independiente antes de subirse al autobús.

Mañana amanecerán en Cuzco, lugar donde empieza el sueño del Machu Picchu.

Puno
Vistas del Lago Titikaka.

La entrada Perú. Episodio X. Puno aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/peru-episodio-x-puno/feed/ 0
Alsacia (día 3). Haut-Koenigsbourg, Riquewihr y Kayserberg. http://makionroad.es/alsacia-dia-3-haut-koenigsbourg/ http://makionroad.es/alsacia-dia-3-haut-koenigsbourg/#comments Mon, 12 Jun 2017 17:16:15 +0000 http://makionroad.es/?p=2057 Comienza nuestro tercer día por los pueblo de la Alsacia francesa. Tras un primer día por Mulhouse, Eguisheim y Obernai y un segundo en Estrasburgo, hoy nos toca conocer el castillo de Haut-Koenigsbourg y los pueblos de Riquewihr y Kayserberg antes de hacer noche en Colmar. El castillo de Haut-Koenigsbourg. Sobre las 9:30 de la …

La entrada Alsacia (día 3). Haut-Koenigsbourg, Riquewihr y Kayserberg. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Comienza nuestro tercer día por los pueblo de la Alsacia francesa. Tras un primer día por Mulhouse, Eguisheim y Obernai y un segundo en Estrasburgo, hoy nos toca conocer el castillo de Haut-Koenigsbourg y los pueblos de Riquewihr y Kayserberg antes de hacer noche en Colmar.

El castillo de Haut-Koenigsbourg.

Sobre las 9:30 de la mañana salíamos del hotel, tras quitarle al coche una gruesa capa de hielo con un raspador que nos han dejado unas chicas del coche de al lado. ¡Vaya noche helada ha tenido que hacer!

Eran las 10:20 cuando llegábamos al castillo tras recorrer una carretera preciosa de curvas. Aunque todo el camino lo hemos pasado con mucha niebla y los campos estaban congelados. El castillo de Haut-Koenigsbourg se encuentra en lo alto de una colina y , así que las vistas deben ser aún más espectaculares sin niebla.

Vistas de camino al castillo
Vistas de camino al castillo
Vistas desde las afueras del castillo
Vistas desde las afueras del castillo

Pensábamos que a esa hora seríamos de los primeros en llegar… ¡pero no! Ya había una fila de coches aparcados delante nuestra. Aún así, aparcar no fue difícil, los coches se van dejando en la orilla de la carretera. El problema es que cuanto más tarde, más lejos lo tienes que dejar y el trayecto hasta la entrada en es subida.

Aparcado el coche, nos dirigimos a la entrada. Las vistas por el camino eran espectaculares porque había nubes bajas cubriendo todo el paisaje y le daba un aire siniestro al castillo.

La entrada al castillo Haut-Koenigsbourg cuesta 9 euros y tienen guías en todos los idiomas… Y cuando digo todos… son todos… ¡hasta en esperanto! Según los carteles, había audioguías, pero ni nos las ofrecieron ni vimos a nadie con ellas. El recorrido del castillo está marcado y no puedes salirte mucho de él. También para no hacerte un lío con los pasillos… ¡qué construcciones más raras hacían antes!

castillo de Haut-Koenigsbourg
Castillo de Haut-Koenigsbourg
Patio del castillo de Haut-Koenigsburg
Patio del castillo de Haut-Koenigsbourg

Los primeros cimientos del Castillo de Haut-Koenigsbourg datan de 1147. Se pueden visitar gran parte de las dependencias. Entre las cosas que más nos llamaron la atención fueron unas chimeneas de azulejos verdes, de época posterior, claro. Pero creo que mi estancia favorita es la de la sala de trofeos. Más que nada por lo original que me pareció. Evidentemente, los trofeos no eran copas ni medallas, sino cuernos de ciervos. Las lámparas también estaban hechas de huesos de animales.

Interior del castillo de Haut-Koenigsburg
Interior del castillo de Haut-Koenigsbourg
Lámparas con sus trofeos
Lámparas con sus trofeos

La visita nos ha llevado una hora y media y sobre las 12 estábamos ya en el coche almorzando las sobras de la noche anterior… ¡qué hambre teníamos!

Otro bello pueblo, Riquewihr.

Coche en marcha y el siguiente destino era otro pueblo típico de la Alsacia: Riquewihr. Apenas consta de una calle principal…  ¡pero qué calle! De ella, salen otras más pequeñas por las que callejear. La decoración navideña de su calle más importante está muy lograda, creo que es la que más me ha gustado de las vistas hasta ahora.

El coche lo hemos dejado en un pequeño terreno de arena que hay pegado a la rotonda que da acceso al pueblo. Más cerca de la entrada a Riquewihr hay algunos aparcamientos más, pero de pago y hasta arriba porque son muy pequeños. Aún así, son apenas diez minutos a pie los que separan el pueblo de la rotonda. Una vez dentro, cuando lo recorrimos por su calle principal hasta arriba, descubrimos que por la otra entrada también hay más aparcamientos.

Riquewihr está apenas a media hora del castillo, por lo que a la 1 estábamos ya recorriendo esa preciosa calle cuesta arriba. A la entrada, hay un plano grande del pueblo con un posible recorrido para hacer, aunque ya sabemos que lo guay de estos pueblos es perderse en ellos sin rumbo fijo.

Las casas son un poco más grandes que las que vimos el primer día y en los establecimientos vendían todo tipo de productos de la zona, aunque lo que más vimos fue gente saliendo con botellas y cajas de vino… ¡habrá que probarlo! Y es que el pueblo se encuentra entre unos inmensos viñedos que hoy estaban helados.

Se hacía la hora de comer y, tras intentarlo en un par de sitios que ya estaban llenos, nos hemos alejado un poco del centro, metiéndonos por una calle a mano izquierda justo antes del arco de salida del pueblo. Había pizzas, pasta y tostas de queso de cabra. También ensaladas y caldos (lo favorito de Rosi, que no falla una). La comida a los cinco nos ha costado 70 euros.  No estaba tan buena como la de ayer… ¡pero nos ha valido!

Tras la comida, últimas compras de chocolate y a coche de nuevo.

Riquewihr
Vistas de Riquewihr desde la puerta norte
Riquewihr
Calle principal de Riquewihr
Riquewihr
Calles aledañas de Riquewihr

Frío, mucho frío en Kayserberg.

Apenas 15 minutos separan los dos pueblos y pasadas las cuatro estábamos ya en Kayserberg. A orillas del pueblo hay aparcamientos por 2 euros para todo el día.

Aunque llegamos al pueblo de día, pronto se empezaron a encender las luces de las casas. ¡Qué bonitos son estos pueblos de noche! Si no fuera por el frío… porque no recuerdo haber pasado más frío en mi vida… Llevamos todos el día entre -1 y -5 grados. Así que nada mejor que un vino caliente para entrar en calor. O, al menos, para calentar las manos… los venden en muchos puestos.

Este pueblo también es pequeñito pero, a diferencia de los que hemos visto estos días, el río que lo atraviesa le da un encanto especial. Aunque siempre nos pasa lo mismo con el último pueblo del día, el cansancio y el frío hace que lo veamos más deprisa. Aún así, una buena sesión de fotos y unos crepes han caído. Eso y una visita a una tienda justo al lado del río de relojes de madera preciosa.

Apenas 10 minutos nos separaban de Colmar y, en cuanto hemos dejado las cosas en el apartamento (algo que parecía una odisea), hemos salido a cenar. El lugar elegido ha sido “La Pergola” donde hemos comido unas pizzas y unos escalopes muy buenos. La decoración es muy original, lleno de brujas que cuelgan en el techo. Lástima que no dejaran hacer fotos… La cena, los 5 por 88 euros. Y tras esto, a descansar, ¡que mañana toca descubrir Colmar!

Anocheciendo en el pueblo
Anocheciendo en el pueblo
Anocheciendo en el pueblo
Anocheciendo en el pueblo

¿Quieres seguir leyendo el resto de días por la ruta de Alsacia? Pincha en el enlace.

Día 1. Mulhouse, Eguisheim y Obernai.

Día 2. Estrasburgo.

La entrada Alsacia (día 3). Haut-Koenigsbourg, Riquewihr y Kayserberg. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/alsacia-dia-3-haut-koenigsbourg/feed/ 1
Irlanda del Norte. Ruta Juego de tronos. Capítulo 1. http://makionroad.es/irlanda-juego-de-tronos-capitulo-1/ http://makionroad.es/irlanda-juego-de-tronos-capitulo-1/#respond Mon, 29 May 2017 19:00:05 +0000 http://makionroad.es/?p=2103 Hoy nos hemos levantado con muuuuchas ganas. Y es que empezaba nuestro recorrido por los escenarios de la serie del momento: Juego de Tronos. Íbamos a bajar a la zona sureste de Irlanda del Norte para visitar por aquí distintas localizaciones. Eran ya las 10:30 cuando hemos conseguido arrancar. Y es que antes hemos ido …

La entrada Irlanda del Norte. Ruta Juego de tronos. Capítulo 1. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Hoy nos hemos levantado con muuuuchas ganas. Y es que empezaba nuestro recorrido por los escenarios de la serie del momento: Juego de Tronos. Íbamos a bajar a la zona sureste de Irlanda del Norte para visitar por aquí distintas localizaciones.

Eran ya las 10:30 cuando hemos conseguido arrancar. Y es que antes hemos ido a desayunar al George Market, que quedaba cerca de donde teníamos el apartamento. Un chocolate (algo aguachado) y unos bollos riquísimos y en marcha.

Conocemos los primeros escenarios de Juego de Tronos.

La primera parada fueron las Montañas Mourne. Tardamos una hora en llegar y, poco antes de que el GPS nos dijera que nuestro destino está a la derecha, vimos un bonito mirador, justo al pasar la presa. Había unos bancos y unas vistas bastante bonitas. Más que las de las montañas en sí. Decidimos subir un poquito más con el coche y descubrimos que la gente hacía ruta de senderismo por la zona. Las montañas en sí no son bonitas, pero es curioso su color y si forma tan diferente al resto del paisaje que nos esperaba en Irlanda del Norte. Pero por lo que más merece la pena es por el trayecto de verdes prados y caminos estrechos. ¿Qué se grabó aquí?

  • En estas montañas es donde Khal Drogo y Daenerys se asientan después de convertirse en marido y mujer.
  • También forma parte de viaje de Sansa y Meñique hacia el Nido de Águilas.

La siguiente parada fue el Leitrim Lodge, a los pies de las Montañas Mourne. Se supone que esta zona se convirtió en las tierras al norte de Invernalia, donde Bran conoció a Jojen y Meera por primera vez en el bosque. Pero nosotros no encontramos nada especial. O no llegamos a encontrar el lugar… Solo vimos una zona donde empezaban distintos senderos que se pueden hacer andando hasta nuestro siguiente destino, Tollymore Park. Pero nada más y nada menos que de 38 kilómetros…

Vistas de las Montañas Mourne desde el mirador.
Vistas de las Montañas Mourne desde el mirador.

Tollymore Forest Park, mucho más que un lugar de rodaje.

Eran algo más de las 12:30 cuando aparcábamos en el aparcamiento de Tollymore Forest Park. ¡Aquí lo hemos pasado en grande! Solo la puerta ya dio para estar un rato cámara en mano. Y es que transportaba a unos cuantos siglos atrás. La entrada al parque cuesta 5 libras por coche, pera ya os digo que vale muchísimo la pena. Al pagar, nos dan un mapa con varios senderos para hacer, dependiendo de el tiempo que le queramos dedicar. Como, por desgracia, nosotros no teníamos mucho, elegimos el mediano, que son 6 km, pero acortándolo en un punto intermedio por el que se puede cruzar por un puente. Nos gustó este porque el sendero va al lado de un río… ¡y cómo nos gusta el agua!

Cuando hablamos de Tollymore Forest Park hablamos del Bosque Encantado de Juego de Tronos, donde se grabaron las siguientes escenas:

  • Aquí, los tres hombres de la Guardia de la Noche cabalgaron hacia el Bosque Encantado y se enfrentaron a un temible Caminante Blanco.
  • También tuvo lugar el intento de huida de Theon y su captura a manos de Ramsay Bolton.
  • Bran tuvo el encuentro con el cuervo de tres ojos que se le aparece en sueños.
  • En el primer capítulo, es en este bosque donde los Stark encuentran los cachorros de huargo.

Por desgracia, no nos hemos podido entretener tanto como nos hubiera gustado. Llegaba la hora de comer ¡y a la tarde nos esperaba Invernalia!

Mientras subíamos al coche, buscábamos en Internet un lugar de paso donde comer y nos decidimos por uno llamado The Maghera Inn. Tampoco había mucho donde elegir… La especialidad era una especie de pollo a a barbacoa con pan y ensalada. Y como somos tan variados, ¡pues pedimos cuatro iguales! Y con agua. Pues intentamos pedir unas cervezas y no dijo algo así como que hasta las 5 de la tarde no podíamos… nos quedamos perplejos. Pero más sorprendidos nos quedamos aún cuando llegó nuestro plano. Era una especie de hamburguesa con tiras finitas de pollo braseado. ¡Estaba riquísima! Todo nos ha costado 39,75 libras.

Entrada principal a Tollymore Forest Park
Entrada principal a Tollymore Forest Park
Paseos por Tollymore Forest Park
Paseos por Tollymore Forest Park
Los paisajes son espectaculares
Los paisajes son espectaculares
¿Veremos algún caminante blanco?
¿Veremos algún caminante blanco?

Y de aquí… ¡a Invernalia!

Tardamos apenas media hora en llegar a lo que es un complejo enoooorme. Al entrar, hay una mujer que te explica un poquito y te pide “la voluntad”. Esa voluntad no sabemos si son las 8 libras que pone que vale entrar o si ese precio era para visitar el castillo, que no pudimos ver porque cerraba temprano. El caso es que le dimos 5 y tiramos para dentro con un mapa en las manos pero entre varios caminos muy liosos.

Tras aparcar, recorrimos un caminito que nos llevó a Castle Ward, donde ondeaba la bandera de la Casa Stark y unos arqueros practicaban en el patio el tiro con arco (como en el primer capítulo de la primera temporada). La verdad, hay que echarle un poco de imaginación para ver Invernalia, pero era algo con lo que ya contábamos. Sabemos que la mayoría de las localizaciones están muy modificadas por ordenador. Este lugar sirvió como casa de los Stark solo en la primera temporada, pues las demás fueron rodadas en otros lugares, alguno de ellos también lo visitaremos en los próximos días.

Tras una vuelta por Castle Ward, cogimos un sendero que nos llevaría por Audley Field a Audley Castle. El camino es bonito y dar la vuelta entera lleva como una hora.

  • En este escenario el Rey Robert Baratheon y su séquito llegan a Invernalia.
  • También es conocido como el campamento de Robb Stark en la segunda temporada de Juego de Tronos y el lugar donde por primera vez se reúne con Talisa.
  • Más tarde, este campo de Audley es donde Alton Lannister es encarcelado con Jaime (y no vive para contarlo).
  • El torreón medieval del castillo de Audley sirve de inspiración para recrear en Juego de Tronos el Foso Cailin, una fortaleza en ruinas situada estratégicamente en El Cuello, la estrecha región de Poniente donde se unen el Norte y el Sur.
  • En algún foro he leído que también se usó como la fortaleza de los Guardianes de la Noche, pero no he podido corroborarlo. De todas formas, os sonará a muchas escenas de la serie. 

A la vuelta hemos tenido el susto del día. Resulta que la puerta por la que habíamos salido de Invernalia estaba cerrada… ¡nos habíamos quedado a las puertas del castillo! Nos agobiamos durante unos segundos, hasta que vimos, a lo lejos, otra pequeña puerta que permitía el paso de nuevo a los caminos que nos llevarían al coche.

Llegamos a Invernalia
Llegamos a Invernalia
¿Practicamos el tiro con arco?
¿Practicamos el tiro con arco?
Al fondo, Invernalia
Al fondo, Invernalia
Audley Castle
Audley Castle

Aguasdulces y el campamento de Robb Stark.

Apenas 10 minutos nos separan del río Quole. Desde la carretera que va de Castle Wars a Inch Abbey, sale a mano derecha una más estrecha que sigue el río. Al poco de tomarla, os encontraréis con un pequeño aparcamiento, donde dejamos nosotros el coche, pero recomendamos seguir un poquito más hasta el siguiente. Aparcando ahí, estaréis a pocos metros del famoso embarcadero de Aguasdulces. El entorno es precioso y, aunque el embarcadero está algo cambiado, perfectamente puedes reconocer el lugar.

  • El río Quoile fue el emplazamiento elegido para dar vida a las Tierras de los Ríos, hogar de los Tully, y a la Forca Roja.
  • También ha sido utilizado también como el lugar en el que se celebró el funeral del padre de Catlelyn, Hoster Tully, en lo que sería Aguasdulces.
  • Además, es el Viejo Canal Valyria en Essos, donde Jorah y Tyrian navegan hacia Meereen, después de que Jorah robe un barco y tome cautivo a Tyrion.

La siguiente parada en nuestra ruta por los escenarios de Juego de Tronos es visitar la Abadía de Inch, de 800 años de antigüedad y testigo de alguno de los momentos más emocionantes de la serie. Aquí sí que parece que estamos inmersos en la serie de Juego de Tronos. Se distingue claramente el lugar y el ángulo desde donde están tomadas las escenas (buscando en el móvil la foto, claro). Y es que es aquí donde el ejército de Robb Stark llega al Tridente y Catelyn Stark se entera de la muerte de Ned. Robb es coronado rey del Norte y la madre del joven va a negociar el cruce con Walder Frey. ¿Quién no lo recuerda?

Son ya las 19:30 y estamos algo cansados. Aún así decidimos acercanos a Saintfields. Tardamos unos 15 minutos en llegar al centro del pueblo, donde paramos. Aquí, en los alrededores de este pueblo, se rodó la Batalla de los Bastardos del penúltimo capítulo de la sexta temporada. Nosotros no llegamos a encontrar el lugar exacto, si es que estaba señalizado, pero sí que pudimos imaginar, mirando a lo lejos los verdes campos, a Jon Nieve luchando con su ejército.

En Aguasdulces
En Aguasdulces
Abadía de Inch, escenario de Juego de Tronos.
Abadía de Inch, escenario de Juego de Tronos.
Abadía de Inch, escenario de Juego de Tronos.
Abadía de Inch, escenario de Juego de Tronos.

Termina el capítulo de hoy… Continuará…

Y de aquí a Belfast de nuevo. La idea ira cenar en The Crown Pub, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, pero a las 20:45 ya no servían cena… Ains!! ¡Es lo que peor llevamos! Lo que sí pudimos es pasar a ver el lugar y es espectacular. El suelo, los mini reservados con puertas de madera.. ¡muy chulo!

Nos costó preguntar en varios sitios para cenar, donde siempre nos decían que habían cerrado la cocina, hasta que encontramos un lugar, un restaurante italiano llamado Fratelli. Pizza, risoto, lasaña y ravioli. Todo riquísimo y valió la pena que nos “rechazaran” del resto de sitios jaja. 75 libras la cena los cuatro, la cena con unas cervezas.

Ya casi a las 11 acababa el día para nosotros. Mañana tocaría seguir con esta emocionante ruta de Juego de Tronos.

Termina nuestra ruta de Juego de Tronos por hoy...
Termina nuestra ruta de Juego de Tronos por hoy…

La entrada Irlanda del Norte. Ruta Juego de tronos. Capítulo 1. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/irlanda-juego-de-tronos-capitulo-1/feed/ 0
Eslovenia y Croacia. Episodio VI. Zagreb. http://makionroad.es/eslovenia-y-croacia-episodio-vi-zagreb/ http://makionroad.es/eslovenia-y-croacia-episodio-vi-zagreb/#respond Wed, 26 Apr 2017 18:56:59 +0000 http://makionroad.es/?p=1806 Hace muchos años, en una Galaxia muy, muy lejana… Y… ya vamos por el tercer país, ¡Croacia! Tras descubrir Trieste (Italia), las cuevas y lagos de Eslovenia, Liubliana y Maribor (Eslovenia), la siguiente parada del Halcón Milenario será Zagreb, capital de Croacia. ¿Una de fútbol? Tras hora y media de vuelo en el Halcón Milenario …

La entrada Eslovenia y Croacia. Episodio VI. Zagreb. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Hace muchos años, en una Galaxia muy, muy lejana…

Y… ya vamos por el tercer país, ¡Croacia! Tras descubrir Trieste (Italia), las cuevas y lagos de Eslovenia, Liubliana y Maribor (Eslovenia), la siguiente parada del Halcón Milenario será Zagreb, capital de Croacia.

¿Una de fútbol?

Tras hora y media de vuelo en el Halcón Milenario (116 km), los Jedi llegan a la capital croata. Antes de aparcar la nave en su alojamiento, tienen preparada su primera visita: el estadio Maksimir, donde juega el Dinamo de Zagreb, situado al Este de la ciudad. Tienen la intención de recorrerlo por dentro y ver sus instalaciones, pero la mañana no iba a comenzar del todo bien… Y es que el soldado imperial que franquea la puerta no les permite el paso. El estadio no es visitable, les dice.

Pero ellos han venido hasta aquí con una idea y no se irán sin, al menos, intentar conseguirla. Así que comienzan la inspección dando una vuelta al estadio, aunque sea por fuera, rodeándolo, para ver dónde encuentran la mejor vista. Comienzan a andar y la valla que les separa del campo está tan lejos, que apenas pueden ver nada, excepto por uno de sus lado, por donde se alarga un pequeño camino que les acerca un poco la vista y donde encuentran una pequeña caseta con la puerta abierta. Mientras el resto de Jedi debaten sobre qué hacer, Tomy decide “pasarse” por la puerta abierta e inspeccionar qué hay allí. En apenas diez minutos, lo ven salir y les dice que vayan para la puerta principal, que les van a dejar pasar.

Estadio del Dinamo de Zagreb
Estadio del Dinamo de Zagreb

Al entrar a la caseta, Tomy se había encontrado con dos soldados rebeldes que decían tener contactos con el estadio. Ellos harían una llamada para que les dejasen pasar y otra para que un droide les enseñara las principales instalaciones. Y así fue. Los Jedi consiguieron entrar y pudieron estar a pie de campo. Ese campo que antes pisaron Luka Modric y Mateo Kovacic. Pudieron ver los banquillos, las gradas y la sala de prensa.

Estadio del Dinamo de Zagreb
Estadio del Dinamo de Zagreb
Banquillo
Banquillo
Sala de prensa
Sala de prensa

Paseo por el Imperio Austrohúngaro

Después de esta primera parada, van directos a su alojamiento a dejar sus cosas. Y comienzan a explorar Zagreb por la llamada Herradura Verde. Se trata de una enorme área en forma de U al sur de la ciudad compuesta por unas 8 manzanas de parques, jardines y paseos arbolados. Nada mejor que un paseo por la zona para ver edificios de la época del Imperio Austrohúngaro. ¡Qué bonitos son! El paseo dura más de lo previsto por que la zona es enooooorme y cada edificio merece ser disfrutado.

"<yoastmark

"<yoastmark

"<yoastmark

"<yoastmark

De ruta por el caso histórico

Bonito paseo y ahora se dirigen hacia la Plaza Ban Jelačić, centro neurálgico de Zagreb, donde su elemento más destacable es la estatua de Josip Jelačić, que fue un destacado general del Imperio austriaco, conocido por su intervención en la abolición de la servidumbre en Croacia.

Llega la hora de tomar camino hacia el norte, para toparse con el mercado Dolac, un mercado al aire libre tradicional (desde 1930) donde se pueden encontrar todo tipo de productos locales, desde verduras, frutas y carnes, hasta flores y artesanía. Pero, para no variar y tal y como ya les ha ocurrido en otras ocasiones, llegan tarde y ya están los puestos quitados. En uno de sus lados se puede ver la escultura de Petrica Kerempuh, un personaje literario nacido de las manos del poeta croata Miroslav Krleza.

Hacia el Estese sitúa la Catedral de Zagreb, localizada desde toda la ciudad debido a sus dos enormes torres góticas. El templo original fue construido en 1093, pero entre invasiones y terremotos, ha tenido que ser reconstruido desde cero varios veces. Muy cerca de allí, la iglesia de San Francisco.

Plaza Ban Jelačić
Plaza Ban Jelačić
Catedral de Zagreb
Catedral de Zagreb

El otro lado de la ciudad de Zagreb

¿Dónde vamos?
¿Dónde vamos?

Para pasar al lado Oeste de la ciudad, datraviesan calle Tkalčića, animadísima calle con decenas de terrazas y un gran ambiente a cualquier hora. Una vez en esta calle… ¡no querían salir! Y con razón… ¡qué ambiente! Terrazas y más terrazas… ¡con lo que le gustan a ellos! Aunque ahora no es el momento de sentarse a descansar, a la tarde, tras terminar su ruta, acabarán aquí la jornada, nada mejor que con una cerveza y viendo un partido entre equipos croatas.

Aquí se encuentra también la escultura de Marija Juric Zagorka, la primera periodista profesional en Croacia y defensora de los valores del feminismo en los primeros años del siglo XX. Pero, además de disfrutar del paseo, la comida y la cerveza, nada mejor que pasear por las callejuelas perpendiculares, donde se encuentrar bonitos rincones que explorar.

Tras comer toca explorar la parte Oeste de la ciudad. Lo primero que ven aquí es la Puerta de Piedra, la única de estas antiguas puertas de la ciudad que se conserva hoy en día. Se le atribuyen poderes milagrosos ya que se salvó inexplicablemente de un incendio ocurrido en 1731. Por ello, dentro hay una especie de altar.

Calles con encanto en Zagreb
Calles con encanto en Zagreb
Terraceo que enamora
Terraceo que enamora
Puerta de piedra
Puerta de piedra

¿Tenéis el corazón partío?

Tras pasar la puerta, lo siguiente con lo que se encuentran es con la Iglesia de San Marcos. Sin duda el símbolo de Zagreb. La iglesia de San Marcos se caracteriza por su bonito tejado, que representan el escudo del Reino tripartito de Croacia, Dalmacia y Eslavonia y el de la ciudad de Zagreb.

La siguiente parada es un curioso museo, el Museo de las Relaciones Rotas, una de las visitas más originales de la ciudad. La entrada cuesta unos 4 euros y, aunque al principio puede parecer un poco ñoño, a los chicos les gusta bastante y pasan un rato muy entretenido.

Junto al Museo de las Relaciones Rotas, tenemos la Torre Lotrščak, construida como parte de la muralla defensiva. Está situado en una de las zonas más agradables para pasear, el Paseo Strossmayer (Strossmayerovo šetalište), desde el cual se tienen unas magníficas vistas de la ciudad. Hay puestecillos de gente vendiendo cosas y algunos bancos para sentarse a descansar. Cuenta la leyenda que un cañonazo lanzado desde allí salvo la ciudad del ataque de los Otomanos, pues el disparo fue a caer en el plato del dirigente del ejército y, aterrado, canceló el ataque a la ciudad. En conmemoración, todos los días a las 12 de la mañana se dispara un cañón.

Catedral de St. Mark
Iglesia de San Marcos
Museo de las Relaciones Rotas
Museo de las Relaciones Rotas
 Torre Lotrščak
Torre Lotrščak desde el Museo de las Relaciones Rotas
Paseo Strossmayer
Paseo Strossmayer
Vistas de Zagreb desde lo más alto.
Vistas de Zagreb desde lo más alto.

¿Quieres conocer el resto de aventuras durante este Road Trip?

Eslovenia y Croacia. Episodio I. Trieste.

Eslovenia y Croacia. Episodio II. Cuevas eslovenas y castillo de Predjama.

Eslovenia y Croacia. Episodio III. Liubliana.

Eslovenia y Croacia. Episodio IV. Naturaleza eslovena. Sus lagos y cañones.

Eslovenia y Croacia. Episodio V. Maribor.

 

La entrada Eslovenia y Croacia. Episodio VI. Zagreb. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/eslovenia-y-croacia-episodio-vi-zagreb/feed/ 0
Alsacia (día 2). Estrasburgo. http://makionroad.es/alsacia-dia-2-estrasburgo/ http://makionroad.es/alsacia-dia-2-estrasburgo/#respond Sun, 26 Mar 2017 21:16:14 +0000 http://makionroad.es/?p=1978 Tras el increíble y pintoresco día de ayer, visitando esos pueblos de cuento como Eguisheim, hoy toca explorar a tope la capital de la Navidad: Estrasburgo. Es una pena que los mercados navideños los quitaran un par de días antes de nuestra llegada (26 de diciembre) porque estoy segura de la ciudad luciría aún más …

La entrada Alsacia (día 2). Estrasburgo. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Tras el increíble y pintoresco día de ayer, visitando esos pueblos de cuento como Eguisheim, hoy toca explorar a tope la capital de la Navidad: Estrasburgo. Es una pena que los mercados navideños los quitaran un par de días antes de nuestra llegada (26 de diciembre) porque estoy segura de la ciudad luciría aún más espectacular.

Un buen desayuno para coger fuerzas.

El día de ayer fue agotador, por lo que hoy no hemos madrugado mucho. Habíamos quedado a las 9 para salir pero se nos ha hecho un poco más tarde. Antes de partir, hemos pasado por recepción a reclamar los 10 euros que habíamos pagado del parking ya que no pudimos aparcar el coche porque estaba lleno. Esta mañana ha habido más suerte y lo hemos podido dejar.

Cafetería donde desayunamos
Cafetería donde desayunamos

Casi a las 9:30 salíamos del apartahotel y nuestra primera parada iba a ser para desayunar. Nada más cruzar el río para adentrarnos en el centro de la ciudad, hemos visto un sitio muy cuco para poder llenar el estómago. Tenían un escaparate lleno de cosas con muy buena pinta. Pero nosotros somos muy clásicos y hemos ido los cinco a por un cruasán para cada uno… ¡estamos en Francia! Eso y un vaso de leche con una piruleta de chocolate que tienes que meter en la leche para que se derrita. Al final queda una mezcla de cola cao y chocolate… ¡riquísimo! Eso sí, pagamos 33 euros entre los 5. La cafetería tiene una planta arriba con una cristalera y vistas al río. Ningún lugar mejor para cargar las energías del día.

¡Desayuno energético!
¡Desayuno energético!

La parte más pintoresca de Estrasburgo.

Ya con el estómago lleno comienza la ruta por Estrasburgo. Empezamos a pasear rodeando el río y con lo primero que nos encontramos es con la iglesia Saint Pierre Le Vieux, que tiene una parte católica y otra protestante. En realidad son como dos iglesias una pegada a la otra, bien diferenciada, pero no hemos podido pasar a ninguna.

Seguimos, siempre llevando el río a nuestra derecha, perdiéndonos por las calles de la ciudad. Al poco, llegamos a una preciosa zona de canales y puentes, conocida como la Petit France, ¡qué bonita! Para cruzar uno de los canales hemos usado un puente cubierto por el que puedes pasar por dentro o por arriba. Sin duda, las vistas desde lo alto merecen mucho más la pena.

Una vez en la otra parte del río, nos perdemos por estas bonitas calles. Entre callejuelas y casas de cuento hemos descubierto uno de nuestros rincones favoritos de la ciudad, donde han caído cientos de fotos… ¿Qué os parece a vosotros? ¿No os quedaríais aquí siempre?

iglesia Saint Pierre Le Vieux
Iglesia Saint Pierre Le Vieux
Desde lo alto del puente cubierto
Desde lo alto del puente cubierto
Preciosas vistas de los canales
Preciosas vistas de los canales
Vistas de los canales
Vistas de los canales
Nuestro rincón favorito, ¿se nota?
Nuestro rincón favorito, ¿se nota?
No nos queremos marchar de aquí
No nos queremos marchar de aquí

La alucinante catedral de Notre Dame de Estrasburgo.

Decoración en Estrasburgo
Decoración en Estrasburgo

Una vez conseguimos alejarnos un poco de este encantador lugar, comenzamos a ver, a lo lejos, la torre de la catedral de Estrasburgo, la de Notre Dame, así que nos hemos dejado llevar hasta ella. Callejeando en su dirección, a orillas del río, encontramos otra de las zonas más navideñas de la ciudad. Se trata de la Rue du Maroquin, llena de tiendas de souvenirs y restaurantes decorados a más no poder. Aquí la gente se agolpa para hacer fotografías a las fachadas de la calle que llevan a la plaza de la catedral.

Tras atravesar la marabunta de personas llegamos a la catedral. No exagero si digo que me pareció espectacular. ¡Qué fachada tan bonita! Se empezó a construir en 1015 y se acabó 4 siglos después. Pero es que algo tan increíble lleva su tiempo. Una cola de 45 minutos y 330 escalones es lo que no separa de su torre y no dudamos en subir hasta arriba. ¡Cómo nos gustan las alturas!

Una vez arriba, no son las mejores vistas que haya visto nunca, pero dicen que en días muy claros se puede ver hasta la Selva Negra. La verdad es que el día claro estaba, lo que ocultaba las vistas a lo lejos era la gran cantidad de contaminación que se veía. En el centro de la terraza de lo más alto a lo que se pude subir de la torre hay un pequeño mapa circular que te indica qué se pude ver alzando la vista a cada lado.

Decoración en Estrasburgo
Decoración en Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Torre alta de la catedral desde lo alto del mirador
Torre alta de la catedral desde lo alto del mirador
Mapa circular
Mapa circular
Vistas al bajar de la torre
Vistas al bajar de la torre

Llega nuestra hora favorita… ¡la de comer!

De nuevo abajo ya va siendo la hora de comer (la hora de comer aquí, en Francia… porque es la 1… jaja). Frente a la puerta principal de la catedral sale una calle llena de restaurantes. Desde la calle, mirando hacia la catedral, sale una de las fotos más chulas de la ciudad, la catedral de Estrasburgo entre una de sus calles con esas fachadas tan pintorescas.

Elegimos uno de los restaurantes de esta calle para comer. Nada más entrar tiene en la pared la foto que hemos estado un buen rato intentando sacar de la catedral. Claro que en la del restaurante no hay gente y está perfecta. Nos suben a la planta de arriba y nos sirve un camarero que habla español. ¡Qué suerte! Porque ya era difícil encontrar alguno que hable inglés…

Para comer pedimos al centro foi gras (es obligatorio probarlo aquí en Francia) y unas hamburguesas alsacianas. Lo que las hacían alsacianas era el queso que llevaba, que era típico de la zona. La verdad es que estaba buenísima. Y de beber, la birra de Noel, que es una cerveza especial que sacan en Navidad. Su vaso típico para servir tiene forma de bota, pero no es todos los restaurantes te lo ponen. Estuvimos a nada de llevárnoslo de souvenir… La comida nos costó 124 euros. La más cara hasta el momento, ¡pero muy rico todo!

Hamburguesa alsaciana
Hamburguesa alsaciana
Birra de Noel
Birra de Noel
Nuestra foto estrella de la catedral
Nuestra foto estrella de la catedral

Seguimos la ruta por Estrasburgo

Tras la comida fuimos directos a ver la catedral por dentro. Las vidrieras son enormes y espectaculares. Está abarrotada de gente pero eso no impide que podamos disfrutarla igualmente. Al fondo, hay una sala con un impresionante reloj. Cada cierto tiempo empiezan todos sus muñecos a moverse y entonces el que no te puedes mover ere tú de la gente que hay. Pero merece mucho la pena verlo.

Tras salir de la catedral, cogemos una de las calles que sale de la plaza, justo la que queda a la derecha de iglesia según sales por la puerta principal (rue des Orfèvres). Es una calle llena de tiendas y de luces de navidad. Es un espectáculo. La calles es estrechita y está llena de gente pero, más que caminando, ¡haciendo fotos! Así que es casi imposible hacerse una…

Al terminar la calle, nos topamos con la Iglesia du Temple Neuf y, de ella, sale una plaza alargada (Place Broglie) que nos llevará a la Ópera. Y, al cruzar el río, a la Plaza de la República. Aquí nos encontramos con una ciudad diferente. La parte más centroeuropea está latente ante nosotros. Edificios de carácter imperial dominan nuestras vistas: el Palais du Rhin, la Biblioteca y el Palacio Nacional, entre otros.

Empieza a anochecer y aún nos queda por ver la Iglesia de Sanit Paul, construida entre 1892 y 18971 durante la época del Territorio Imperial de Alsacia y Lorena. Echamos a andar por la avenida de la Libertad y, entre el cruce del río  con un canal (o eso parce) vemos cómo destaca su gran altura. Sobre todo para lo pequeña que es. Algo que llama la atención también es su gran número de puertas, resultado de la necesidad de acomodar personal militar, incluyendo al emperador, en caso de que él llegara.

Vidrieras de la catedral
Vidrieras de la catedral
Reloj de la catedral
Reloj de la catedral
Reloj de la catedral
Reloj de la catedral
Rue des Orfèvres
Rue des Orfèvres
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Iglesia de Saint Paul
Iglesia de Saint Paul

 Terminamos el día en una extraña iglesia…

Ahora sí que es ya de noche y nos queda volver al centro. Vamos a orillas de Río III hasta que en uno de sus puentes cruzamos para encaminarnos a la última parada, la Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune. Para ello volvemos a cruzarnos con la Plaza de la Catedral, igual de bonita de noche que de día y la con plaza Kleber, que ya vimos anoche cuando llegamos con su inmenso árbol de Navidad.

Por fuera la iglesia no llama a atención. De hecho, entramos porque hacía mucho frío y nos vendría bien un poco de calorcito. Pero por dentro… no se parecía a ninguna iglesia que hubiera visto antes. Todas las paredes pintadas (aunque les hacía falta un repaso). Había una especie de altar muy raro. Diferente a uno tradicional y, detrás de él, otra sala. Allí nos dirigimos. La sala tenía imágenes muy extrañas y una especie de ángel sentado en una silla. Creo que ningunos duramos ahí más de un minuto… Para colmo, cuando fuimos hacia la puerta para irnos, ¡estaba cerrada! Menos mal que el encargado de la iglesia tardó apenas dos segundos en aparecer y no nos dio tiempo a asustarnos… jajaja.

Ya eran más de las 7 de la tarde. Nuestra visita a Estrasburgo había terminado. Llegaba la hora de ir pensando qué cenar e irnos para el apartamento a descansar. Mañana tocaba otro largo día.

 Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune
Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune
 Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune
Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune

¿Quieres seguir leyendo el resto de días por la ruta de Alsacia? Pincha en el enlace.

Día 1. Mulhouse, Eguisheim y Obernai.

Día 3. Haut-Koenigsbourg, Riquewihr y Kayserberg.

La entrada Alsacia (día 2). Estrasburgo. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/alsacia-dia-2-estrasburgo/feed/ 0
Perú. Episodio IX. El Lago Titicaca. http://makionroad.es/peru-episodio-ix-lago-titicaca/ http://makionroad.es/peru-episodio-ix-lago-titicaca/#respond Wed, 22 Mar 2017 22:27:35 +0000 http://makionroad.es/?p=1947 Hace mucho tiempo, en una Galaxia muy, muy lejana… Las jóvenes Jedi continúan sus aventuras por el planeta peruano y, tras la gran experiencia de ayer en el Cañón del Colca, hoy les espera la visita al lago navegable situado a mayor altitud del mundo, el lago Titicaca. El día comenzaba con incertidumbre. La excursión …

La entrada Perú. Episodio IX. El Lago Titicaca. aparece primero en Maki On Road.

]]>
Hace mucho tiempo, en una Galaxia muy, muy lejana…

Las jóvenes Jedi continúan sus aventuras por el planeta peruano y, tras la gran experiencia de ayer en el Cañón del Colca, hoy les espera la visita al lago navegable situado a mayor altitud del mundo, el lago Titicaca.

El día comenzaba con incertidumbre. La excursión al lago Titicaca la habían contratado con American Tours desde Arequipa pero nadie se había encargado de informarles sobre la hora de salida. Las chicas recibieron un mensaje la noche anterior preguntando por su alojamiento y respondieron dando el nombre del lugar y preguntando hora de salida. Pero nadie contestó. Ante el desconcierto, interrogaron al recepcionista y este les informó de que los tours de 2 días (que era el que tenían contratado), suelen salir sobre las 7:30 de la mañana. Y con esa única información se fueron a dormir.

Son las 7 cuando están desayunando tranquilamente. De repente, asoma por la puerta un soldado de la Fuerza Imperial preguntando por las jóvenes Jedi. Tiene prisa y dice que llegan tarde a su excursión por el lago Titicaca. Las chicas suben rápidamente a su habitación a por las cosas mientras escuchan al soldado refunfuñar por la tardanza. Por más que tratan de explicarle que nadie les había dicho nada, no les presta atención y lo único que quiere es que se den prisa.

Salen del hotel y entran rápidamente en la nave que las estaba esperando en la puerta. Ya iba llena de gente y, en apenas cinco minutos, se plantan en el puerto de Puno. Las llevaron corriendo hasta su barco correspondiente, en el que solo faltaban ellas y las personas que las acompañaban en la mininave.

Barcas de los Uros
Barcas de los Uros.

Paseo por el Lago Titicaca, Islas Uros.

Apenas 5 kilómetros separan Puno de las Islas Uros. Estas son un conjunto de islas flotantes que construyen las familias que viven allí (aunque dudo de que ya lo hagan). Esta parte del viaje se hace amena. No es muy larga y las vistas son muy bonitas, además de saber que van navegando por el lago navegable a mayor altitud del mundo, el lago Titicaca.

Sobre las 8 y media están en una de las islas. Son varias las que hay visitables y dependiendo del barco que tomes te llevan a una u otra. En esta viven cuatro familias que ya tienen muy a la vista todas las cosas que quieren vender a los turistas. El “jefe” de la isla los reúne a todos en el centro para explicarles cómo las construyen y algunas costumbres y tradiciones de su etnia. La charla es bastante interesante porque usa materiales reales para que la gente conozca cómo elaboran las islas.  Tras esto, “invitan”, previo pago de 10 soles, a todos los asistentes a pasear por el lago en sus barcas tradicionales, también elaboradas por ellos.

Durante el paseo, prueban su banana, que en realidad es una planta blanca llamada totora. Se llama así porque se pela igual que un plátano. Tras aproximadamente media hora, vuelven a la isla, donde terminan de fotografiar esta curiosa forma de vivir.

Paseo por el Lago Titicaca
Paseo por el Lago Titicaca
Nos explican cómo fabrican sus islas
Nos explican cómo fabrican sus islas
Las mujeres hacen a mano los productos que venden
Las mujeres hacen a mano los productos que venden
Pelando la banana
Pelando la banana

Segunda parada, Isla de Taquile.

Son algo más de las 9 cuando están de nuevo en el barco. La visita es muy interesante para conocer cómo vivía esta etnia, pero está enfocadísima al turismo. De hecho, las chicas dudan de que sigan viviendo allí.

Anuncian que la siguiente parada es la isla de Taquile. A las chicas les extraña porque pensaban que esta isla la verían al día siguiente y que irían directamente a Amantani. Con el lío de nombres que llevan, piensan que quizá  son ellas las que están equivocadas, pero aún así, deciden preguntar al droide que las guía. Este les dice que si se quedan a dormir es en Taquile, así que cuando desembarquen, deben coger todas sus cosas y no dejar nada en el barco. Las chicas obedecen. Han tardado más de dos horas en llegar navegando por el lago Titicaca, así que esperan que merezca la pena.

La isla de Taquile no tiene nada que ver con las Uros. Esta es una isla “de verdad”. Bajan del barco y, para llegar a su plaza principal, tienen que subir una inclinada escalera de piedras que, a esas altitudes, cuentan bastante. La subida les lleva una media hora, aunque se hace amena con el preciosa paisaje que las rodea.

Una vez en la plaza principal, lugar más alto de la isla, con más de 3900 metros de altitud es momento de fotos. La plaza en sí no tiene nada de especial, quizá lo mejor sean las vistas al lago.  Una vez todo el grupo en lo alto, el droide los reúne para hablarles sobre la isla.

Vistas del Lago Titicaca desde la plaza de Taquile
Vistas del Lago Titicaca desde la plaza de Taquile
Plaza de Taquile
Plaza de Taquile

Llegan los problemas…

Tras la charla y un pequeño rato por si quieren comprar algo en los establecimientos de la plaza, se dirigen a la otra parte de la plaza para comenzar a bajar. A pocos metros se encuentra el lugar donde comerán. El menú es igual en todos los restaurantes de la isla. Nada de competencia ni siquiera en el precio. Una especie de tortilla francesa y pescado. Puedes pedir una de las dos cosas o la mitad de las dos para probarlas. Las chicas eligen esta última opción y les parece todo riquísimo.

El problema viene a la hora de pagar. Se supone que ellas tenían incluida la comida en la excursión que contrataron. Al igual que una noche en una de las islas. El guía se empeña en que no y ellas piden hablar con el representante. Ellas les enseñan el recibo que tienen en el que aparece la comida incluida y este les dice que hablará con su superior. Ante el desconcierto creado, las chicas preguntan por el lugar donde dormirán. Ya no están tan seguras de querer quedarse a dormir allí. El guía les dice que no ha podido hablar con su superior porque no hay cobertura y que no sabe muy bien dónde tienen que dormir, por lo que las chicas deciden volverse a Puno con la excursión y reclamar su dinero a la empresa American Tours.

Abandonamos Taquile
Abandonamos Taquile
Salida de Taquile
Salida de Taquile
Uno de los embarcaderos de Taquile
Uno de los embarcaderos de Taquile

Balance del día.

Tras casi 3 horas de regreso, llegan de nuevo a Puno. Les toca buscar alojamiento, pues esta noche no la tenían pensado pasar aquí. Dormirán en el mismo lugar que la noche anterior. Lo primero que hacen es ponerse en contacto con la agencia American Tours y explicarles lo ocurrido. Desde el principio. Desde el no saber ni a qué hora venían a por ellas. La agencia se disculpa diciendo que fue un error, que las metieron en el grupo equivocado. Al mismo tiempo, se comprometen a devolverles parte del dinero. Dinero que por más que insistieron y quedaron varias veces con la empresa en que se lo llevarán, nunca llegarán a ver.

Tras un día complicado, las Jedi hacen balace. Las Islas Uros les han gustado mucho, aunque demasiado hecho para el turismo ya. Sin embargo, Taquile piensan que no merece la pena. No es que la isla sea fea, ni mucho menos, pero no vale la pena las más de 2 horas de recorrido para llegar y otras tantas para volver. O eso, o es la mala experiencia que se han traído…

Lago Titicaca
Lago Titicaca

 

Si quieres leer el resto de aventuras por el Perú de nuestras Jedi, pulsa en los siguientes enlaces:

Episodio I. Lima.

Episodio II. Reserva Nacional de Paracas.

Episodio III. Islas Ballestas.

Episodio IV. Huacachina, Ica.

Episodio V. Nazca.

Episodio VI. Arequipa.

Episodio VII. La campiña de Arequipa.

Episodio VIII. El cañón del Colca.

La entrada Perú. Episodio IX. El Lago Titicaca. aparece primero en Maki On Road.

]]>
http://makionroad.es/peru-episodio-ix-lago-titicaca/feed/ 0