Inicio / Alsacia / Alsacia (día 2). Estrasburgo.

Alsacia (día 2). Estrasburgo.

Tras el increíble y pintoresco día de ayer, visitando esos pueblos de cuento como Eguisheim, hoy toca explorar a tope la capital de la Navidad: Estrasburgo. Es una pena que los mercados navideños los quitaran un par de días antes de nuestra llegada (26 de diciembre) porque estoy segura de la ciudad luciría aún más espectacular.

Un buen desayuno para coger fuerzas.

El día de ayer fue agotador, por lo que hoy no hemos madrugado mucho. Habíamos quedado a las 9 para salir pero se nos ha hecho un poco más tarde. Antes de partir, hemos pasado por recepción a reclamar los 10 euros que habíamos pagado del parking ya que no pudimos aparcar el coche porque estaba lleno. Esta mañana ha habido más suerte y lo hemos podido dejar.

Cafetería donde desayunamos
Cafetería donde desayunamos

Casi a las 9:30 salíamos del apartahotel y nuestra primera parada iba a ser para desayunar. Nada más cruzar el río para adentrarnos en el centro de la ciudad, hemos visto un sitio muy cuco para poder llenar el estómago. Tenían un escaparate lleno de cosas con muy buena pinta. Pero nosotros somos muy clásicos y hemos ido los cinco a por un cruasán para cada uno… ¡estamos en Francia! Eso y un vaso de leche con una piruleta de chocolate que tienes que meter en la leche para que se derrita. Al final queda una mezcla de cola cao y chocolate… ¡riquísimo! Eso sí, pagamos 33 euros entre los 5. La cafetería tiene una planta arriba con una cristalera y vistas al río. Ningún lugar mejor para cargar las energías del día.

¡Desayuno energético!
¡Desayuno energético!

La parte más pintoresca de Estrasburgo.

Ya con el estómago lleno comienza la ruta por Estrasburgo. Empezamos a pasear rodeando el río y con lo primero que nos encontramos es con la iglesia Saint Pierre Le Vieux, que tiene una parte católica y otra protestante. En realidad son como dos iglesias una pegada a la otra, bien diferenciada, pero no hemos podido pasar a ninguna.

Seguimos, siempre llevando el río a nuestra derecha, perdiéndonos por las calles de la ciudad. Al poco, llegamos a una preciosa zona de canales y puentes, conocida como la Petit France, ¡qué bonita! Para cruzar uno de los canales hemos usado un puente cubierto por el que puedes pasar por dentro o por arriba. Sin duda, las vistas desde lo alto merecen mucho más la pena.

Una vez en la otra parte del río, nos perdemos por estas bonitas calles. Entre callejuelas y casas de cuento hemos descubierto uno de nuestros rincones favoritos de la ciudad, donde han caído cientos de fotos… ¿Qué os parece a vosotros? ¿No os quedaríais aquí siempre?

iglesia Saint Pierre Le Vieux
Iglesia Saint Pierre Le Vieux
Desde lo alto del puente cubierto
Desde lo alto del puente cubierto
Preciosas vistas de los canales
Preciosas vistas de los canales
Vistas de los canales
Vistas de los canales
Nuestro rincón favorito, ¿se nota?
Nuestro rincón favorito, ¿se nota?
No nos queremos marchar de aquí
No nos queremos marchar de aquí

La alucinante catedral de Notre Dame de Estrasburgo.

Decoración en Estrasburgo
Decoración en Estrasburgo

Una vez conseguimos alejarnos un poco de este encantador lugar, comenzamos a ver, a lo lejos, la torre de la catedral de Estrasburgo, la de Notre Dame, así que nos hemos dejado llevar hasta ella. Callejeando en su dirección, a orillas del río, encontramos otra de las zonas más navideñas de la ciudad. Se trata de la Rue du Maroquin, llena de tiendas de souvenirs y restaurantes decorados a más no poder. Aquí la gente se agolpa para hacer fotografías a las fachadas de la calle que llevan a la plaza de la catedral.

Tras atravesar la marabunta de personas llegamos a la catedral. No exagero si digo que me pareció espectacular. ¡Qué fachada tan bonita! Se empezó a construir en 1015 y se acabó 4 siglos después. Pero es que algo tan increíble lleva su tiempo. Una cola de 45 minutos y 330 escalones es lo que no separa de su torre y no dudamos en subir hasta arriba. ¡Cómo nos gustan las alturas!

Una vez arriba, no son las mejores vistas que haya visto nunca, pero dicen que en días muy claros se puede ver hasta la Selva Negra. La verdad es que el día claro estaba, lo que ocultaba las vistas a lo lejos era la gran cantidad de contaminación que se veía. En el centro de la terraza de lo más alto a lo que se pude subir de la torre hay un pequeño mapa circular que te indica qué se pude ver alzando la vista a cada lado.

Decoración en Estrasburgo
Decoración en Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo
Torre alta de la catedral desde lo alto del mirador
Torre alta de la catedral desde lo alto del mirador
Mapa circular
Mapa circular
Vistas al bajar de la torre
Vistas al bajar de la torre

Llega nuestra hora favorita… ¡la de comer!

De nuevo abajo ya va siendo la hora de comer (la hora de comer aquí, en Francia… porque es la 1… jaja). Frente a la puerta principal de la catedral sale una calle llena de restaurantes. Desde la calle, mirando hacia la catedral, sale una de las fotos más chulas de la ciudad, la catedral de Estrasburgo entre una de sus calles con esas fachadas tan pintorescas.

Elegimos uno de los restaurantes de esta calle para comer. Nada más entrar tiene en la pared la foto que hemos estado un buen rato intentando sacar de la catedral. Claro que en la del restaurante no hay gente y está perfecta. Nos suben a la planta de arriba y nos sirve un camarero que habla español. ¡Qué suerte! Porque ya era difícil encontrar alguno que hable inglés…

Para comer pedimos al centro foi gras (es obligatorio probarlo aquí en Francia) y unas hamburguesas alsacianas. Lo que las hacían alsacianas era el queso que llevaba, que era típico de la zona. La verdad es que estaba buenísima. Y de beber, la birra de Noel, que es una cerveza especial que sacan en Navidad. Su vaso típico para servir tiene forma de bota, pero no es todos los restaurantes te lo ponen. Estuvimos a nada de llevárnoslo de souvenir… La comida nos costó 124 euros. La más cara hasta el momento, ¡pero muy rico todo!

Hamburguesa alsaciana
Hamburguesa alsaciana
Birra de Noel
Birra de Noel
Nuestra foto estrella de la catedral
Nuestra foto estrella de la catedral

Seguimos la ruta por Estrasburgo

Tras la comida fuimos directos a ver la catedral por dentro. Las vidrieras son enormes y espectaculares. Está abarrotada de gente pero eso no impide que podamos disfrutarla igualmente. Al fondo, hay una sala con un impresionante reloj. Cada cierto tiempo empiezan todos sus muñecos a moverse y entonces el que no te puedes mover ere tú de la gente que hay. Pero merece mucho la pena verlo.

Tras salir de la catedral, cogemos una de las calles que sale de la plaza, justo la que queda a la derecha de iglesia según sales por la puerta principal (rue des Orfèvres). Es una calle llena de tiendas y de luces de navidad. Es un espectáculo. La calles es estrechita y está llena de gente pero, más que caminando, ¡haciendo fotos! Así que es casi imposible hacerse una…

Al terminar la calle, nos topamos con la Iglesia du Temple Neuf y, de ella, sale una plaza alargada (Place Broglie) que nos llevará a la Ópera. Y, al cruzar el río, a la Plaza de la República. Aquí nos encontramos con una ciudad diferente. La parte más centroeuropea está latente ante nosotros. Edificios de carácter imperial dominan nuestras vistas: el Palais du Rhin, la Biblioteca y el Palacio Nacional, entre otros.

Empieza a anochecer y aún nos queda por ver la Iglesia de Sanit Paul, construida entre 1892 y 18971 durante la época del Territorio Imperial de Alsacia y Lorena. Echamos a andar por la avenida de la Libertad y, entre el cruce del río  con un canal (o eso parce) vemos cómo destaca su gran altura. Sobre todo para lo pequeña que es. Algo que llama la atención también es su gran número de puertas, resultado de la necesidad de acomodar personal militar, incluyendo al emperador, en caso de que él llegara.

Vidrieras de la catedral
Vidrieras de la catedral
Reloj de la catedral
Reloj de la catedral
Reloj de la catedral
Reloj de la catedral
Rue des Orfèvres
Rue des Orfèvres
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Edificios de la Plaza de la República
Iglesia de Saint Paul
Iglesia de Saint Paul

 Terminamos el día en una extraña iglesia…

Ahora sí que es ya de noche y nos queda volver al centro. Vamos a orillas de Río III hasta que en uno de sus puentes cruzamos para encaminarnos a la última parada, la Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune. Para ello volvemos a cruzarnos con la Plaza de la Catedral, igual de bonita de noche que de día y la con plaza Kleber, que ya vimos anoche cuando llegamos con su inmenso árbol de Navidad.

Por fuera la iglesia no llama a atención. De hecho, entramos porque hacía mucho frío y nos vendría bien un poco de calorcito. Pero por dentro… no se parecía a ninguna iglesia que hubiera visto antes. Todas las paredes pintadas (aunque les hacía falta un repaso). Había una especie de altar muy raro. Diferente a uno tradicional y, detrás de él, otra sala. Allí nos dirigimos. La sala tenía imágenes muy extrañas y una especie de ángel sentado en una silla. Creo que ningunos duramos ahí más de un minuto… Para colmo, cuando fuimos hacia la puerta para irnos, ¡estaba cerrada! Menos mal que el encargado de la iglesia tardó apenas dos segundos en aparecer y no nos dio tiempo a asustarnos… jajaja.

Ya eran más de las 7 de la tarde. Nuestra visita a Estrasburgo había terminado. Llegaba la hora de ir pensando qué cenar e irnos para el apartamento a descansar. Mañana tocaba otro largo día.

 Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune
Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune
 Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune
Iglesia protestante de Saint Pierre le Jeune

¿Quieres seguir leyendo el resto de días por la ruta de Alsacia? Pincha en el enlace.

Día 1. Mulhouse, Eguisheim y Obernai.

Día 3. Haut-Koenigsbourg, Riquewihr y Kayserberg.

About Irene Saiz Olivares

Te puede interesar

Perú. Episodio IX. El Lago Titicaca.

Hace mucho tiempo, en una Galaxia muy, muy lejana… Las jóvenes Jedi continúan sus aventuras …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *